Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Algún día nos ha faltado arroz por la alta demanda’

Whatsapp
Los responsables de la Arrosseria del Serrallo, contentos con la ruta de tapas. FOTO: LLU�S MILI�N

Los responsables de la Arrosseria del Serrallo, contentos con la ruta de tapas. FOTO: LLU�S MILI�N

La Arrosseria del Serrallo participa en Tàrraco Tapes con un arroz caldoso, que ofrece acompañado por un quinto o una caña de cerveza Estrella Damm y que es básicamente una versión en miniatura del que sirven habitualmente en el restaurante. Lleva arroz bomba, caldo de pescado, crema de marisco, gamba, mejillón, almeja y un alga deshidratada para dar un toque de salazón. La citada alga es la llamada ‘musgo de Irlanda’, procedente de Galicia. Va presentado en una cazuelita de barro de colores. Alberto Mateu, encargado del establecimiento, tiene grandes expectativas para este año. Al reducirse las rutas a una sola, cree que eso les beneficia y les sitúa en el mapa, ya que en la zona del Serrallo «es más difícil», afirma, que la gente se desplace, puesto que la mayoría de tapas se encuentran en el centro o en la Part Alta. Encontrarse en la ruta del Tàrraco Tapes está aportando al local bastante publicidad, ya que muchas veces han llegado a quedarse sin arroz por la alta demanda del plato. Mateu considera que hay menos proporción de locales de tapeo en El Serrallo que en otras zonas, pero que aun así este año está siendo un éxito. Sábados y domingos sirven entre 300 y 400 tapas. «Tal vez en otras zonas hagan 2.000 ó 3.000», dice Mateu, pero añade que por la parte de la ciudad en la que se encuentran, «está muy bien», además, «el arroz le gusta a todo el mundo».

El encargado del local también recuerda que su tapa es apta para todos, adultos, niños y celíacos, lo que le abre el mercado.

Aun así, dado el bajo precio de la tapa y la compra de todas las vasijas necesarias, hay un bajo margen de beneficio, pero Mateu espera que gracias a la ruta «a la gente le guste lo que hacemos y luego vuelva».

La ayuda del chef profesional Diego Campos en su caso no fue necesaria. Tenían tan claro qué receta querían ofrecer, que él se limitó a dar el visto bueno y nada más, puesto que ya lo tenían decidido desde el principio. Ahora, sólo queda acercarse a El Serrallo y probarla.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También