Algunas familias denuncian que faltan plazas públicas entre los colegios de Tarragona

Desde la Generalitat aseguran que «no se quedará ningún niño sin plaza pública». Por su parte, los padres afectados piden que se amplíe una línea en la Escola El Miracle

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen de archivo de la Escola El Miracle. Quince niños han quedado fuera por falta de plazas. FOTO: LL. MILIÁN/DT

Imagen de archivo de la Escola El Miracle. Quince niños han quedado fuera por falta de plazas. FOTO: LL. MILIÁN/DT

Algunas familias de Tarragona se están organizando para denunciar la falta de plazas públicas en los colegios de la ciudad. Según explica la FaPaC –Federació d’Associacions de Pares i Mares d’Alumnes de Catalunya–, entre las zonas de escolarización 1 i 3, referentes a la Part Alta i Part Baixa de la ciudad, faltan un total de 18 plazas para dar cobertura al conjunto de la demanda de plaza pública de proximidad. Por su parte, el director territorial de Ensenyament, Jean-Marc Segarra, calma los ánimos y asegura que habrá plazas públicas para todas aquellas familias que lo deseen.

En la zona 1 hay un total de tres colegios públicos –El Miracle, L’Arrabassada y Saavedra– y cuatro privados o concertados –Lestonnac, Mare Nostrum, Sant Pau y Teresianes–. En relación a la demanda que ha habido en la zona, en la pública faltarían 21 plazas y en la concertada sobrarían 40.

En la zona 3, ubicada entre la zona centro y la Part Baixa de la ciudad, hay dos escuelas públicas –Pau Delclòs y El Serrallo– y otras dos concertadas o privadas –El Carme y el Joan Roig–. En el caso de El Serrallo faltan 15 plazas, y en el Pau Delclòs sobran 20. Por lo tanto, solo quedan libres tres plazas en centros públicos, lo que imposibilita que esta zona pueda absorber la demanda de la zona 1, donde quedan colgadas 21 familias. Por lo tanto, seguirían faltando 18 plazas públicas entre las dos zonas, mientras que en el conjunto están sobrando un total de 60 plazas en concertados.

«Observamos que, pese a que las familias apuestan claramente por la educación pública, en la ciudad de Tarragona se insiste en potenciar la red privada y concertada para forzar el traspaso de alumnos», opinan desde la FaPaC, entidad que añade que «queremos recordar que todos los niños tienen derecho a la escuela pública, de proximidad, laica y gratuita, y que es obligación de la administración garantizarlo».

Una lucha conjunta

José Amores forma parte del grupo de padres afectados por la falta de plazas públicas en la ciudad. «Hemos visto como no tenemos opciones para llevar a nuestros hijos a colegios públicos cerca de nuestros domicilios», explica Amores, quien quiere dejar claro que «no se trata de una reivindicación particular, sino de una lucha conjunta en la que defendemos la escuela pública».

Se trata de un grupo de una veintena de familias tarraconenses que han visto cómo sus hijos quedaban fuera de las primeras opciones. «Nos hemos dado cuenta que en las zonas más céntricas de la ciudad solo hay una oferta pública de colegios del 36,6% respecto a la concertada y privada», apunta Amores. Con los datos encima de la mesa, estos padres se reunieron con el concejal de Educació del Ayuntamiento de Tarragona, Manel Castaño, y el director territorial de Ensenyament, Jean-Marc Segarra.

Ha llegado el momento de buscar soluciones. «Creemos que la escuela pública con capacidad para absorber la demanda de plazas es El Miracle. Ahora, solo cuenta con una línea. Pedimos que se amplíe a dos», dice Amores. Cabe recordar que son 15 los niños que se han quedado fuera de este centro escolar.

«Somos padres preocupados por nuestros hijos, que estamos viéndonos obligados a llevarlos a colegios religiosos por no haber de conducir media hora para dejarlos a la puerta de la escuela. Y esto no puede ser», concluye Amores, quien pide a las administraciones tarraconenses cambiar estas dinámicas de impulso a los centro privados o concertados.

Garantizan una solución

Por su parte, el director territorial de Ensenyament a Tarragona, Jean-Marc Segarra, se mostraba ayer convencido de que habrá oferta pública para todas las familias que lo pidan. «Ahora, estamos revisando las cifras y analizando la oferta y la demanda. En breves, celebraremos una reunión para tomar las decisiones pertinentes», aseguraba Segarra. La idea es que en un plazo de diez días se celebre la comisión mixta, formada por la Generalitat y el Ayuntamiento, para acabar de ajustar las cifras y decidir si se añade o se quita líneas en algunos centros escolares. La intención, insiste el director territorial, es que «no haya ningún niño que se quede sin plaza en un colegio público». La pasada semana, Segarra tuvo un encuentro con algunas de las familia afectadas por la falta de oferta inicial, para tranquilizar los ánimos.

Temas

Comentarios

Lea También