Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alta tensión en los comuns en Tarragona

Divergencias. Sentís cree que «falta un proyecto de ciudad», EUiA exige «unidad», y un sector de Podem rechaza a su propio candidato

Octavi Saumell

Whatsapp
Arga Sentís, en una imagen de archivo con miembros de Catalunya en Comú y Podemos. FOTO: Pere Ferré

Arga Sentís, en una imagen de archivo con miembros de Catalunya en Comú y Podemos. FOTO: Pere Ferré

Hoy faltan 123 días para la celebración de las próximas elecciones municipales y el espacio de los Comuns sigue sin tener ni alcaldable ni fondo ni forma en la ciudad de Tarragona. Quedan poco más de cuatro meses para los comicios y en la ciudad no se ha definido la marca electoral con la que este sector concurrirá a la cita del próximo 26 de mayo. Además, sigue siendo una incógnita si Podem formará parte o no de la coalición. De hecho, esto sucede en muchas localidades catalanas, un hecho que abre la puerta a que aparezcan más casos «Errejones» como los de Madrid. Y Tarragona puede no ser una excepción. 

La intención en la capital de la Costa Daurada es que Catalunya en Comú (que en la ciudad se denomina En Comú Tarragona y está formada por ICV, Tarragona en Comú y EUiA) se presente conjuntamente con los de Pablo Iglesias. En principio, en el guión pone que las dos formaciones deben llevar a cabo sus propios procesos internos para escoger a sus candidaturas y, una vez definidas –por primarias–, negociar con la otra parte la lista con los 27 integrantes que se presentará el próximo mes de marzo ante la Junta Electoral. Está por ver, sin embargo, cómo se definirá el ránking: si se harán nuevamente elecciones primarias entre todos los integrantes de las dos listas o si, en cambio, se decidirá mediante una negociación política, como sucedió con los comicios del 21 de diciembre de 2017 en los cuales Yolanda López fue la candidata. 

Muchas incógnitas
Muchas son las incógnitas que aún están en el aire. Además, los obstáculos no han tardado en aparecer. El primero se ha producido entre los Comuns, con la ausencia de ICV en la única candidatura que se ha presentado a las primarias, que está liderada por Carla Aguilar. «Me sabe mal que ni se valore el trabajo realizado ni nuestra experiencia. Esto indica divergencias sobre el proyecto de ciudad y las posibles alianzas postelectorales», indica la presidenta local de ICV, Arga Sentís, quien descarta hacer como Errejón y presentarse con otra coalición. «No lo tengo en mente. Tarragona necesita una amplia alianza de izquierdas», resalta. 

Especialmente significativo es que su socio durante los últimos años en Tarragona, Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), sí que forma parte de la candidatura encabezada por Aguilar, que será avalada el 30 de enero. «Empezamos a negociar en junio. Nosotros apostamos por la máxima unidad y, como reconocimiento al trabajo de Sentís, propusimos que Arga cerrara la lista. Pero ICV se centró sólo en que Pere Saura fuera el número ‘1’, no quisieron el ‘2’», indica la presidenta local de EUiA, Teresa Fortuny, quien lamenta que «después de renunciar a tener el candidato pedimos que el cabeza de lista se votara por primarias, pero no obtuvimos respuesta». Fortuny ocupa el número ‘9’ de la lista. «También nos dijeron que ICV se planteaba otras opciones», señala.  

Arenas movedizas en Podemos 
Mejor no están las cosas en Podemos. La formación morada escogió en noviembre a su secretario general en Tarragona, Hernán Pinedo, como su candidato para las municipales. Pinedo lideró una lista en la que también están, entre otros, Elena Isabel Terán, Toni Carmona, Beatriz García, Kevin Xavier Sambache, María Teresa Romeu y Ruth Pardo. 

Pese a ello, no es oro todo lo que reluce. «Las primarias fueron sólo telemáticas, resultaron un nuevo pucherazo», resaltan las fuentes de Podemos, que añaden que  «nueve de los trece integrantes del Consejo Ciudadano Municipal no quieren a Pinedo, que lleva muy poco tiempo en Tarragona y que, además, no habla catalán», por lo que no descartan que puedan producirse novedades. 

«Apostamos por que el candidato sea de ICV, que es el partido que puede atraer más fuerza electoral. Además, tiene experiencia en el Ayuntamiento», afirman las fuentes consultadas, las cuales no ven clara la posible coalición con En Comú Tarragona. «El equipo negociador está formado por cuatro personas y aún no se ha producido ningún tipo de contacto», resaltan para confirmar que la esperada unidad se mueve aún por arenas movedizas.     

Temas

Comentarios

Lea También