Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

Alumnos de la URV crean una moto para competir en una carrera internacional

La escudería ‘URVoltage Racing’ está formada por once estudiantes de ingeniería que se medirán en octubre con 74 equipos de 17 países en el circuito de Alcañiz. Buscan piloto y patrocinadores para su ambicioso objetivo 

Norian Muñoz

Whatsapp
Alumnos de la URV crean una moto para competir en una carrera internacional

Alumnos de la URV crean una moto para competir en una carrera internacional El equipo con los elementos a partir de los cuales deben construir su moto eléctrica. FOTO: Pere Ferré


«Queremos convertirnos en la escudería de referencia de las comarcas de Tarragona», explica convencido Víctor Barcelón, miembro del ‘URVoltage Racing’. El equipo está formado por 11 alumnos de diversos grados de ingeniería de la URV que se han juntado con un objetivo de los más ambicioso: construir una moto eléctrica para participar en el certamen internacional MotoStudent que tendrá lugar en octubre en Alcañiz.

En la competición, que se celebra cada dos años, participan 74 equipos universitarios de 17 países, la mayoría europeos, aunque también hay competidores de otros países como Canadá, Brasil, India o México

En el campeonato hay dos categorías: en una se compite por construir una moto de gasolina y en la otra por crear una eléctrica. El equipo tarraconense participa en la segunda.

El reto es crear, prácticamente de cero, una moto que cumpla una serie de requisitos y, además, se mida en una carrera en el mismo circuito de Alcañiz. 

El único punto de partida con el que contarán los futuros ingenieros, es el material que entrega la organización a todos los participantes para que compitan en igualdad de condiciones: un motor eléctrico, las ruedas y las pinzas y bombas de freno. A partir de allí todo el resto de componentes eléctricos y electrónicos, así como el chasis y la parte exterior, deben ser de creación propia. 

La moto se va construyendo por fases siguiendo los plazos de los organizadores. Durante la competición, los proyectos primero son juzgados y analizados desde un punto de vista industrial y se evalúan aspectos como: coste, diseño, innovación, industrialización, diseño de ingeniería y presentación. 

En la segunda fase la motocicleta es testada para determinar sus capacidades en cuanto a seguridad y funcionalidad, mediante diversas pruebas estáticas y dinámicas, entre las cuales destaca: la inspección técnica, la prueba de frenado, comportamiento dinámico, así como de resistencia estructural, entre otras. 

Se busca piloto...

Pasada esta fase llega la carrera propiamente dicha, para la cual están en la fase de selección del piloto. Esperan tenerlo hacia el mes de junio para poder adaptar la moto a sus características.
Su objetivo, como no, es ganar la competición, pero tal como explicaba el rector de la universidad, Josep Anton Ferré, esta también es una manera de despertar el interés por estudiar ingeniería, en  general y en particular entre las jóvenes porque es un campo muy masculinizado. En esta escudería, eso sí, hay tres mujeres.

...Y patrocinadores

El equipo ya cuenta con la importante colaboración del Port de Tarragona y la empresa tarraconense Klever software y sistemas, pero necesitan patrocinadores tanto para adquirir componentes como en metálico. En su página web www.urvoltageraciong.com se puede ver con más detalle cómo participar en el proyecto.

Temas

Comentarios

Lea También