Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Análisis: Independentismo independiente

Los 23.536 tarraconenses que el pasado 9 de noviembre votaron a favor de que Catalunya tenga un Estado propio podrían dispersarse hasta en cinco candidaturas diferentes en las municipales del 24 de mayo.
Whatsapp
Imagen de colas para votar el pasado 9 de noviembre en el Institut Vidal i Barraquer. Foto: Lluís Milián

Imagen de colas para votar el pasado 9 de noviembre en el Institut Vidal i Barraquer. Foto: Lluís Milián

Aquién apoyarán en las elecciones municipales del próximo 24 de mayo los 23.536 tarraconenses que, el pasado 9 de noviembre, votaron a favor de la independencia de Catalunya? Sin lugar a dudas, ésta será una de las claves que podría decidir la configuración del próximo Saló de Plens del Ayuntamiento de Tarragona, ya que a sólo cuatro meses para los comicios plebiscitarios del 27 de septiembre, la postura de cada sigla sobre el proceso soberanista tendrá un importante peso específico entre el electorado que hace poco más de cien días optó por el ‘Sí-Sí’.

Se da la circunstancia, sin embargo, de que –como ya ocurriera en 2011– las personas independentistas de la ciudad volverán a tener overbooking de ofertas de partidos que apuestan porque Catalunya tenga un Estado propio. Hace cuatro años se presentaron CiU, ERC, CUP y Solidaritat Catalana. Pese a los 13.770 votos que sumaron entre las cuatro formaciones, lo cierto es que al final sólo se vieron canalizados en los siete ediles de Convergència i Unió, mientras que los otros tres partidos se quedaron fuera del pleno municipal, ya que no llegaron al mínimo del 5%.

2015: una situación aún peor

Pese a que dicen que rectificar es de sabios, en los comicios que tendrán lugar dentro de 53 días podría no sólo mantenerse la oferta independentista de cuatro partidos, sino que podría verse incluso incrementada.

Sea como fuere, lo cierto es que el votante independentista tiene varios factores a valorar y muchas dudas respecto a las siglas que se presentarán. Las dos formaciones que repiten como opciones respecto a 2011 son Esquerra Republicana y la CUP, las cuales son las que presentarán un programa más decididamente a favor de la independencia, lideradas –respectivamente– por Pau Ricomà y Laia Estrada.

Una de las grandes dudas, sin embargo, será CiU. Teóricamente, CDC es una formación que está completamente a favor de la marcha de Catalunya del Estado español –un hecho que no sucedía en 2011–, mientras que Unió Democràtica no decidirá su postura hasta la consulta interna que llevará a cabo el próximo 14 de junio.

Sin embargo, en Tarragona se da la circunstancia de que el alcaldable Albert Abelló ha fichado a independientes que no están a favor del ‘Sí-Sí’. Se trata, sin lugar a dudas, de un importante factor que genera dudas entre los votantes independentistas, más cuando Convergència Democràtica de Catalunya ha firmado recientemente la hoja de ruta –junto a ERC, Òmnium y la ANC– para que Catalunya pueda ser independiente en 2017 y también ha calificado las municipales como la primera vuelta de las plebiscitarias...

El Ara cambia de rumbo

Especialmente significativo es el cambio de opinión de la formación municipalista Ara Tarragona. En una entrevista publicada por el Diari el pasado 17 de octubre, el candidato Emili Rivelles se manifestó a favor del Dret a Decidir, si bien matizó que «no soy independentista, pero quiero a Catalunya».

Pese a ello, ahora este partido ha expresado públicamente su apoyo a la independencia de Catalunya y, de hecho, ha incorporado a varios integrantes de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Un enigmático cambio de rumbo...

El quinto actor que podría aparecer en escena es Reagrupament. El partido liderado por Joan Carretero da a nivel nacional su apoyo al President Artur Mas, pero en los comicios municipales cada agrupación tiene libertad para pactar con quien crea oportuno o presentarse en solitario.

Esta formación iniciará una ronda de negociaciones con el resto de siglas para decidir qué postura tendrá en Tarragona. Uno de sus portavoces, Albert Soriano, afirma que –aparte de la apuesta independentista– Reagrupament quiere un proyecto de «regeneración democrática» que se base en la limitación de sueldo y de mandatos de los representantes públicos.

Con todo este panorama, podría darse la circunstancia de que el voto se dividiera demasiado y que la representación de las fuerzas soberanistas en la Plaça de la Font incluso disminuyera, con lo que se repetiría la historia de 2011 y dejaría al movimiento independetista de la ciudad en una especie de Día de la marmota. Los unos contra los otros y la casa por barrer...

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También