Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Analizan el consumo de drogas de los adolescentes tarraconenses

Tarragona es la primera localidad española en participar en el proyecto de prevención Youth in Europe. El primer paso será una encuesta que se aplicará a todos los nacidos en 1999 y 2000

Norián Muñoz

Whatsapp
En la ciudad hay unos 3.900 adolescentes empadronados que nacieron en los años 1990 y 2000, objeto del estudio. Foto: Lluís Milián

En la ciudad hay unos 3.900 adolescentes empadronados que nacieron en los años 1990 y 2000, objeto del estudio. Foto: Lluís Milián

Durante este mes los cerca de 3.900 adolescentes de 15 y 16 años que viven en la ciudad de Tarragona responderán un amplio cuestionario que permitirá conocer sus hábitos de consumo de distintas drogas y, sobre todo, descubrir cuáles son los factores que pueden resultar ‘protectores’ para evitar este consumo.

La encuesta es el eje principal del proyecto europeo ‘Youth in Europe, Evidencia basada en la prevención primaria’, que se realiza desde hace una década en veinte localidades de Europa. Tarragona, que se incorpora este año, será la primera ciudad española en participar.

Según explica Patricia Ros, directora del Servei de Prevenció en l’àmbit de les drogues i la sexualitat del Ayuntamiento de Tarragona, la encuesta se aplicará este mismo mes de octubre en todos los centros de educación secundaria de la ciudad a todos los alumnos nacidos en 1999 y 2000. Ya se ha informado por correo electrónico a los directores de los centros y se les continuará explicando de forma presencial. El proyecto está dotado con una beca de 10.000 euros.

 

Anónimo y confidencial

El cuestionario, que consta de 65 preguntas, pretende obtener una visión general del estilo de vida y las condiciones de bienestar de los jóvenes. Los aspectos a tratar son muy amplios y se tocan aspectos como el bullying, la violencia, los hábitos de consumo de tabaco, alcohol, cannabis, bebidas energéticas y el tiempo empleado frente al ordenador o el móvil, entre otros.

Se estudia, además, cuál es la actitud de los padres respecto a las conductas de sus hijos e hijas.

Recuerda Ros que la encuesta, que se responderá en la propia aula de clase y durará aproximadamente una hora, es anónima y su contenido es estrictamente confidencial, por lo que no tendrán acceso ni los profesores ni los padres de los alumnos. La encuesta es voluntaria, pero la intención es sensibilizar al conjunto de la población, porque mientras más amplio sea el grupo estudiado, más ajustados serán los resultados.

Los cuestionarios respondidos, que se meterán en sobres sellados, serán enviados al Centro de Investigaciones y Análisis Sociales (ICSRA) de Islandia, donde serán escaneados y se procesarán los datos.

En esta oportunidad, además de España (representada por Tarragona), también participan Turquía, Francia, Portugal, Lituania, Italia y Grecia. Todos aplicarán el mismo cuestionario.

Se estima que los resultados estén disponibles entre enero y febrero del año que viene, cuando se harán públicos. Con estos datos se espera poder confeccionar estrategias ‘a medida’ para la ciudad, basadas, especialmente, en los factores que han demostrado ser ‘protectores’ frente al consumo de drogas.

 

La experiencia de Islandia

Justamente con la intención de preparar toda logística, esta semana el coordinador del proyecto, el islandés Jón Sigfússon, tuvo un encuentro con los organizadores en Tarragona. Participaron, además de los técnicos del ayuntamiento, representantes de los Serveis Territorials d’Ensenyament de la Generalitat.

Sigfússon, todo un referente en la materia, también les aproximó el caso de Islandia, donde se están aplicando encuestas y realizando acciones para prevenir el consumo desde hace mas de 20 años. En este tiempo ese país ha conseguido rebajar el consumo de alcohol entre los jóvenes de 15 y 16 años del 42% al 5%; el tabaco, del 23% al 3%, y el cannabis, del 17 al 5%.

La clave del éxito, explica Sigfússon, es poder contar con datos locales y poder realizar acciones a medida fijándose en los aspectos protectores. Han aparcado, por ejemplo, los programas genéricos de prevención que antes realizaban en las escuelas y los han sustituido por acciones para tratar de que los padres pasen más tiempo con sus hijos, que se disminuya el tiempo que pasan los chicos en la calle hasta muy tarde o la posibilidad de que los adolescentes puedan realizar actividades extracurriculares organizadas.

Ahora, explica, Tarragona contará con datos muy valiosos que, espera, le permitan discutir y tomar medidas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También