Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Andanzas y despistes de los peores delincuentes de Tarragona

Durante los últimos años, unos cuantos delincuentes han tenido muy mala fortuna a la hora de llevar a cabo sus fechorías. Y ello les ha costado muchas veces su detención
Whatsapp

Parecen historias más bien sacadas de películas mudas o comedias españolas donde los delincuentes son tan poco profesionales que se olvidan un DNI o un teléfono a su nombre en el lugar de los hechos. En los últimos años, en la zona de Tarragona se han vivido también ciertas escenas cómicas, con delincuentes que han sido identificados por su poco oficio. Ahí van algunas de sus historias más curiosas.

EN UN RESTAURANTE

Entra a robar... y se come los profiteroles

Un hombre con numerosos antecedentes penales entró a robar en un restaurante de la calle Trinquet Vell. Cuando se encontraba en el interior debió entrarle hambre, porque comenzó a comer profiteroles, combinándolos con cerveza –una mezcla no apta para gourmets–. Consiguió una recaudación de más de 3.000 euros. Al final lo pillaron por las huellas que dejó.

EN PLENA RÚA

Atraca en Carnaval un kiosco vestido de payaso

Mientras la ciudad de Tarragona disfrutaba de la rúa de Carnaval, un hombre aprovechó la circunstancia para vestirse de payaso y atracar un kiosco situado en la calle Apodaca. El individuo amenazó a la trabajadora con un cuchillo y con los dos mil euros abandonó el lugar, mezclándose con la multitud que desfilaba por las calles.

RAMBLA NOVA

Atraca un bar y se olvida el coche delante de la puerta

Un hombre  de 31 años vecino de Sant Pere i Sant Pau fue detenido por la Guàrdia Urbana de Tarragona como sospechoso de un robo con violencia en un bar de la Rambla Nova. Asaltó a la empleada y sustrajo 200 euros. Los agentes hallaron sospechoso un coche aparcado delante del local, en doble fila y con los intermitentes puestos. Tras las averiguaciones, supieron que se lo había dejado el sospechoso.

EN UN BANCO

Se olvida el móvil y le descubren fotos de menores

Unos turistas franceses se encontraron un teléfono móvil en un banco de la Rambla Nova y lo llevaron a las dependencias de la Guàrdia Urbana. Cuando los agentes miraron su contenido para poder averiguar a quién pertenecía, vieron unas fotos de menores de edad medio desnudos. Casi todas las imágenes habían sido tomadas en zonas privadas. También había material bajado de internet.

Un conocido del dueño del móvil llamó al mismo preguntando por su propietario. Los guardias le indicaron que dijese a su dueño que pasara a recogerlo por las dependencias de la Guàrdia Urbana. Cuando lo hizo, acabó detenido acusado de un delito contra la intimidad. Era un hombre de 33 años.

EN UNA PANADERÍA

Dispara para conseguir pan duro para sus gallinas

La lista de actos delictivos insólitos en la provincia se engrosa con los disparos en una panadería por no poder conseguir pan duro para las gallinas. Ocurrió en el barrio de La Plana, en Vila-seca. Al parecer, el acusado amenazó a los empleados de la panadería  de madrugada con una pistola que poseía de forma presuntamente ilegal. Tras su entrada solicitó que le diesen pan duro para sus gallinas. Los empleados del establecimiento le pidieron que se esperase a que llegase el encargado por la mañana, que ellos no podían dárselo. Pero el hombre no estaba dispuesto a esperar. Extrajo una pistola del calibre 9 mm y encañonó a los empleados exigiendo la entrega del pan seco. Durante el forcejeo el arma se disparó, con tan buena fortuna que no alcanzó a nadie. El proyectil impactó en la pared del establecimiento.

Tras el disparo, el hombre se marchó corriendo del lugar, aunque fue finalmente localizado e identificado y entregó a los agentes el arma y 20 cartuchos del calibre 9 mm.

ERAN EXTRANJEROS

Asaltan un bar al lado de la Comandancia de la Guardia Civil

Posiblemente por ser extranjeros y llevar poco tiempo en la ciudad de Tarragona se metieron en la boca del lobo. Intentaron dar un golpe en un bar desconociendo que a escasos cincuenta metros se encontraba la Comandancia de la Guardia Civil. Para más inri, lo hicieron a las dos de la tarde, justo cuando había más personal en dichas instalaciones, ya que se marchaba el turno de mañana y entraba el de la tarde.
Los hechos se remontan a minutos antes de las dos de la tarde en un bar-frankfurt situado en la calle López Peláez, la misma donde estaba antes la comandancia. Tres individuos entraron en el establecimiento y ya tenían distribuido su trabajo. Uno se sentó en la barra para pedir una consumición, a la vez que distraía a la persona que se encontraba en el bar, mientras que los otros dos se pusieron delante de la máquina tragaperras con la intención de tapar su visibilidad.

Uno de los individuos, armado con una ganzúa (que le fue incautada en el momento de la detención), abrió la máquina recreativa y simulaba que jugaba con la misma a la vez que recogía monedas, haciendo ver que le había tocado un premio. Pero la propietaria se percató de las malas intenciones de los individuos y salió a la calle a pedir ayuda. Chillando, decía que le estaban robando.

En esos momentos salían de la Comandancia de la Guardia Civil tres agentes que habían terminado su jornada laboral. Para mala suerte de los ladrones, también salían tres agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Reus que habían acudido a recoger un premio del concurso de tiro organizado por la Benemérita con motivo de la fiesta patronal. Entre los seis procedieron a la detención de los ladrones, tres ciudadanos rumanos sin domicilio conocido.

IBA A SU NOMBRE

Olvida el bote de metadona en el coche que intenta robar

La Policía Nacional detuvo a un joven de 24 años y vecino de Tarragona como presunto autor del robo en un establecimiento y de efectos del interior de un turismo. Se da la circunstancia de que los agentes encontraron un bote de metadona a su nombre en el interior del vehículo. La intervención policial se produjo sobre las cuatro de la madrugada, cuando un agente fuera de servicio observó que el sospechoso daba una patada a la puerta de un establecimiento de la calle Rovira i Virgili y posteriormente entraba a su interior.

El policía llamó a la Comisaría para pedir refuerzos. Cuando llegó la patrulla detuvo al individuo, que huía de la zona sin botín alguno. Los agentes estaban buscando al sospechoso por un robo cometido en el interior de un vehículo aparcado en la avenida de Catalunya, junto al párking Saavedra. Cuando el propietario del coche fue a recogerlo, observó que tenía uno de los cristales de la ventanilla roto. De su interior le habían sustraído el equipo de música, una mochila y una maleta. Los agentes de Policía encontraron en el suelo del vehículo un frasco de metadona –un fármaco que se suministra médicamente a los heroinómanos para su desintoxicación– que incluso llevaba inscrito el nombre del sospechoso posteriormente detenido.

A PUNTA DE PISTOLA

Queda encerrado en la tienda que pretendía atracar

Un hombre que pretendía atracar un establecimiento de la calle Higini Anglés de Tarragona pudo ser detenido finalmente porque quedó encerrado en su interior hasta la llegada de los agentes. El robo con intimidación se produjo sobre las 12.20 horas, cuando un individuo entró en dicho establecimiento, portando una pistola y un cuchillo de grandes dimensiones. Cuando intentó salir y observó la presencia de mucha gente, optó por tirar al suelo dichas armas y se introdujo de nuevo en la tienda.

En ese momento, el personal que se encontraba en el interior salió a la calle y, al cerrar la puerta, se quedó trabada, por lo que el delincuente no pudo salir. Una mujer se acercó hasta las dependencias de la Guàrdia Urbana para alertar de lo que estaba ocurriendo. Dos agentes salieron hacia el establecimiento y a ellos se unió un policía nacional. Al llegar comprobaron que la puerta no se podía abrir, con lo que incluso tuvieron que utilizar una barra de hierro de uno de los coches patrulla para forzarla.

Una vez dentro, los agentes no encontraban al individuo hasta que, finalmente, lo hallaron escondido en un almacén del altillo. Para poder detenerlo tuvieron que reventar la puerta y lo encontraron detrás de una estantería. En aquellos momentos el establecimiento estaba rodeado por casi una decena de agentes. Sin embargo, el individuo se resistió al arresto y se produjo un forcejeo con los agentes. Dos de ellos resultaron heridos.

HALLADA POR LA VÍCTIMA

Se olvida la mochila en la casa que robaba

La Policía Nacional detuvo a un vecino de Constantí como sospechoso de cuatro robos en viviendas, todas ellas en barrios de Ponent. Actuaba entre las tres de la madrugada y las ocho de la mañana y siempre con el mismo modus operandi: accedía a la vivienda a través de la ventana. Actuaba de prisa y cogía lo primero que encontraba. La detención se produjo después de un robo en un domicilio de la calle La Secuita, en Torreforta. El inquilino aseguró a la Policía que poco antes de las ocho menos cuarto de la mañana, cuando dormía en la planta superior, oyó unos ruidos en la planta inferior. Cuando bajó, escuchó que se cerraba la puerta principal. Salió rápido y vio a un individuo cuando salía de la finca abriendo la valla perimetral.
Posteriormente comprobó que tenía abierta la ventana corredera del comedor y la persiana levantada. El propietario entregó a los agentes una mochila que se dejó olvidada el ladrón, y que contenía medicamentos. El hombre había sido arrestado en 27 ocasiones. 

Y ENCIMA LO DENUNCIA

Huye de la Policía y se deja una riñonera con una pistola

Un hombre que huyó cuando los agentes iban a identificarlo en Tarragona se dejó en el lugar una riñonera con un arma de fuego. Posteriormente, el individuo acudió a la comisaría a Reus a denunciar que le habían robado, lo que se comprobó que era falso.

Los hechos ocurrieron en la calle Barcelona, en Tarragona. Una patrulla de paisano de los Mossos d’Esquadra se acercó a una persona para identificarla. Ésta se marchó corriendo, pero dejó una riñonera. Los agentes la abrieron y comprobaron que contenía un arma de fuego. 

El individuo se subió a un turismo Citroën C-4 y huyó del lugar. El propietario del vehículo figuraba censado en Tarragona.

A la mañana siguiente, el hombre se personó en la comisaría de Reus para presentar una denuncia falsa sobre lo ocurrido el día anterior. Los mossos, que ya habían sido advertidos, detuvieron al individuo. Éste tiene antecedentes por robos con violencia y contra la salud pública.

TENÍA LA MANO ESCAYOLADA

A un ladrón se le cae el ‘currículum vitae’

A un joven que había sustraído un teléfono móvil –en compañía de una cómplice, que sí fue arrestada– se le cayó el currículum vitae cuando era perseguido por un vigilante de seguridad cerca de la estación de Renfe de Tarragona. Una pareja denunció que cuando iba andando desde la estación de Renfe en dirección al Vial J. Bryant fue parada por un conocido de la mujer. La pareja denunciante dijo que había dejado un teléfono móvil al chico y a la chica para hacer una llamada.

En el momento de coger el teléfono, ambos ladrones salieron corriendo hacia la calle Orosi. En esta calle, la mujer denunciante interceptó a los delincuentes. La ladrona le dio un empujón para facilitar su fuga y la de su acompañante. Ambos huyeron hacia el interior de la estación. Con la ayuda del vigilante de la instalación consiguieron retener a los delincuentes. El autor del hurto comenzó a golpear al denunciante y se escabulló en dirección a la calle Apodaca. Empezó una nueva persecución a pie, momento en que al ladrón se le cayó un papel, que resultó ser su currículum vitae.

El joven que participó en el hecho delictivo –llevaba una mano escayolada– quedó plenamente identificado gracias a su currículum vitae.

EN LA PLAYA DEL MIRACLE

Se tira al mar para evitar que lo detengan

Un hombre que había agredido a personal de limpieza de playas y posteriormente a un mosso d’esquadra se echó al mar cuando le querían detener. No fue hasta tres horas después cuando salió del agua pensando que la Policía se había marchado, momento en que fue arrestado por agentes de paisano. Cuenta con varios antecedentes policiales y numerosas denuncias por infracciones administrativas. Mientras los operarios limpiaban la zona de párking del Miracle mojaron un poco al hombre, por lo que éste reaccionó tirándose encima del trabajador. La agresión fue vista por una patrulla de los Mossos d’Esquadra, que intentó calmar los ánimos.

El agresor no quiso identificarse y cuando le dijeron que lo iban a detener, emprendió la fuga, empujó a un agente y le dio una patada en el tobillo. Tras tirarse al suelo, entró en el agua y comenzó a nadar hacia las boyas. Por precaución, se alertó a Salvamento Marítimo y también a Bombers, además de Creu Roja. Finalmente, el hombre llegó hasta las rocas situadas en la parte inferior del Fortí de la Reina. Eran ya las diez de la mañana. Hasta ahí acudió, por tierra, una psicóloga de Creu Roja, que intentó que desistiera de su fuga.

Pero el hombre no quería razonar y finalmente se tiró al agua. Cuando vio que las patrullas uniformadas de los Mossos se habían retirado de la playa, él fue nadando hacia la arena. Lo que desconocía es que allí le esperaban agentes de paisano.

TRAS ROBAR A UNA AMIGA

Deja un rastro de billetes en su fuga

Dos conocidos –un hombre y una mujer– se encontraron en un bingo de Tarragona. Después de que ella consiguiese ganar 1.400 euros, accedió a acompañar al hombre hasta la Plaça dels Carros, donde tenía su coche. Pero el individuo, durante el trayecto, le sustrajo el dinero después de agredirla. La mujer llamó a los Mossos d’Esquadra. Una patrulla acudió al lugar y la víctima explicó a los agentes que había sido víctima de un robo por parte de un conocido. 
El ladrón, con el botín en la mano, huyó del lugar. Sin embargo, no se percataba de que durante su fuga iba perdiendo parte del dinero, dejando así un rastro, cual Pulgarcito.

La mujer lo fue siguiendo y de esta manera consiguió recuperar unos 700 euros. Poco después, una patrulla de paisano detuvo al individuo cuando iba a buscar su coche, en la Plaça dels Carros. Los agentes se quedaron cerca del coche del sospechoso. 

Temas

Comentarios

Lea También