Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Antonio Faura Sanmartí: "Tiene vigencia y muchísimo recorrido"

Uno de los tres diputados tarraconenses que vivieron en primera persona el nacimiento de la Constitución recuerdan el momento   

Diari de Tarragona

Whatsapp
Antonio Faura.

Antonio Faura.

Antonio Faura Sanmartí era hace cuarenta años diputado de UCD. De hecho, era uno de los diputados más jóvenes. Recuerda que vivió aquellos momentos tan cruciales «con tensión, porque el acuerdo, alcanzar un consenso, no era fácil. Entendiendo el consenso –aclara– no como ahora, que es un cambio de cromos, sino que había que conseguir dar forma a algo que garantizara una  continuidad a la convivencia y a la democracia. Había muchas y grandes dificultades».

Dice Antonio Faura que la ponencia principal se resolvió más o menos de forma rápida, gracias al esfuerzo de Alfonso Guerra y Abril Martorell, «pero los flecos pendientes dieron mucho trabajo y se resolvieron fuera del horario laboral, en reuniones maratonianas que duraban hasta altas horas de la madrugada».

Por ejemplo, cita las dificultades para encontrar un encaje de las autonomías que agradara a todos. «Algunos eran partidarios de primar a Catalunya y el País Vasco, incluso a Galicia, pero al final se impuso el café para todos y ahora estamos donde estamos. Resolver esto hoy es imposible».

Faura defiende la Constitución. «Tiene vigencia y muchísimo recorrido. A veces se habla de cambiarla, pero no se dice cómo ni, sobre todo, para qué, y esto no conduce a nada. Quizá haya algunos detalles que se puedan actualizar, pero el sustrato constitucional sigue siendo absolutamente válido. La Constitución es más que un compendio de leyes, lo admite todo. Se puede legislar con leyes orgánicas pertinentes adaptadas a la ideología del partido que ostenta el poder». 

Cuando se le pregunta si hoy sería posible lograr algo así, responde con rotundidad. «No, en absoluto. Estamos viviendo tiempos políticos muy complicados, con mucha dificultad para llegar a acuerdos, en los que se utiliza el insulto por el insulto y en los que conseguir sumar cuatro votos más prima sobre los principios en que se basa la convivencia». 

Temas

Comentarios

Lea También