Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

Aparcaments y EMT serán la misma empresa el 31 de julio

El pleno de este viernes aprobará el primer paso para la fusión de las compañías municipales

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Un autobús municipal, ayer por la tarde, circulando frente al cartel de acceso al parking de Lluís Companys. FOTO: PERE FERRÉ

Un autobús municipal, ayer por la tarde, circulando frente al cartel de acceso al parking de Lluís Companys. FOTO: PERE FERRÉ

La Empresa Municipal de Transports (EMT) y Aparcaments Municipals de Tarragona (AMT) se fusionarán y serán la misma compañía el próximo 31 de julio. Según se aprecia en el orden del día del pleno de este viernes, el Saló de Plens aprobará –presumiblemente por unanimidad– «iniciar el expediente para la absorción de Aparcaments por parte de la EMT», en el que será el primer trámite administrativo para llevar a cabo la unificación de ambas firmas e iniciar la reordenación de la estructura paralela del Ayuntamiento. «Debido al mayor presupuesto, mayor número de trabajadores y más volumen de cifra de negocio se propone que la empresa absorbente sea la EMT», afirma el acuerdo al que ha tenido acceso el Diari y que esta semana será avalado por el Saló de Plens.

«Lo que hasta ahora era una declaración de intenciones pasará a ser firme a partir de este viernes. Será el primer paso para la fusión», afirma el segundo teniente de alcalde y concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny (ERC). Así, mientras que la EMT se ocupa del transporte público –con el autobús municipal–, Aparcaments tiene los siete parkings cerrados –Saavedra, Torroja, Avinguda Catalunya, Joan XXIII, Rambla Lluís Companys, Imperial Tarraco y Francesc Bastos–, además de las plazas de estacionamiento regulado en la vía pública, con las zonas azules, verdes y naranjas, generando en total un volumen de negocio de 5,6 millones de euros. Durante 2019, el Consistorio aportó 8,8 millones de euros a la EMT, mientras que la AMT generó recursos. La intención a medio plazo, con la «mejora del equilibrio financiero», es la de poder destinar menos dinero a la empresa de transporte público.

«Simplificación administrativa»

En el acuerdo que se llevará a votación este viernes se encargará a los consejos de administración de ambas empresas «la redacción y la suscripción del proyecto de fusión», ya que la unificación pretende, entre otras medidas, «centralizar la planificación y la toma de decisiones para poder incidir en el mejor desarrollo de las actividades», así como «controlar las iniciativas de las entidades municipales para lograr una mayor coordinación y el aprovechamiento de los recursos de cada empresa».

El acuerdo establece «la preservación de los puestos de trabajo» de las dos empresas

Asimismo, el documento pone de relieve que la operación apuesta por «racionalizar la estructura societaria, dotándola de mayor transparencia», así como «simplificar la gestión administrativa, contable, mercantil y fiscal de las entidades, evitando duplicidades de estructuras y de costes». En este sentido, el proceso pretende «racionalizar las funciones de los empleados, y obtener una mayor sinergia y eficiencia», siempre que «la reordenación societaria garantice la preservación de los puestos de trabajo» y, asimismo, se puedan «unificar estrategias y crear grupos de trabajo conjuntos para facilitar una mejora en la calidad de los servicios prestados».

Auditorías en marzo

Una vez que el viernes se apruebe el inicio del expediente, el siguiente paso para que la fusión pueda ser una realidad el 31 de julio será llevar a cabo las auditorías de cuentas de ambas firmas a lo largo del mes de marzo. Una vez estos análisis sean positivos, se redactará el proyecto común de fusión, que deberá ser aprobado por los consejos de administración de ambas compañías a finales del mes de abril, y por las juntas generales –el pleno municipal– antes del 20 de junio.

Cuando el Saló de Plens haya dado el visto bueno a la operación –un hecho que si nada cambia será con el OK de los 27 concejales que integran el organismo de la Plaça de la Font– se deberá llevar a cabo la posterior publicación en el Butlletí Oficial del Registre Mercantil antes del 30 de junio para firmar inmediatamente la escritura pública ante notario y presentarla en el registro Mercantil un mes después.

Cabe destacar que, pese a que la operación finalice a mediados de año, los efectos contables serán retroactivos desde el 1 de enero de 2020, ya que ambas compañías son de titularidad cien por cien municipal.

Temas

Comentarios

Lea También