Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aparecen miles de peces pequeños muertos en el Moll de Costa

Una embarcación del Port fue la encargada de recoger los peces que, supuestamente, cayeron de un pesquero

Carla Pomerol

Whatsapp
Se encontraron boga, sardina y boquerón en la zona conocida como la

Se encontraron boga, sardina y boquerón en la zona conocida como la "piscineta". Foto: Lluís Milian

Los turistas que ayer paseaban tranquilamente por El Serrallo se vieron sorprendidos por la presencia de miles de peces muertos que flotaban en una zona del Moll de Costa, conocida como la piscineta. Los peces, según los expertos boga, sardina y boquerón de pequeñas dimensiones, llegaron a la zona a través de las fuertes corrientes que protagonizaron ayer la jornada pesquera. Aparte de los peces, también se podían observar cajas de madera y envoltorios de refrescos.

Los turistas que pasaban por allí decidieron alertar a la Policia Portuària, que acudió al lugar y pasó el parte. Según el director de desarrollo corporativo y sostenibilidad del Port de Tarragona, Joan Basora, «todo parece indicar que los peces se han caído de alguna embarcación y que la fuerte corriente los ha trasladado hasta aquí». Basora aseguró que era la primera vez que ocurría esto, aunque algunos testigos, vecinos del barrio marinero, aseguraban que es habitual encontrar este escenario. «A veces, como hoy –ayer para el lector– la corriente va bien, porque nos ha permitido encontrar todos los peces juntos y no escampados», explicaba Basora.

Los vecinos también contaron que sospechaban que no se trataba de un accidente. «Algunos pescadores cogen material pequeño –sardina y boquerón– y, como no se puede comercializar, lo tiran al mar otra vez», y añaden que «normalmente este pescado se lo comen los propios peces porque si lo sacan de la Confraria les pueden multar».

Al cabo de un rato, una embarcación, propiedad de la Autoritat Portuària, se trasladó hasta el lugar para recoger los peces y la basura. «No sé lo que ha pasado y por lo tanto no quiero culpar a nadie. Pero lo que puedo asegurar es que no se trata de ningún problema del medioambiente o de contaminación», decía Joan Basora, quien añadió que «es la primera vez que pasa algo así». Por su parte, desde la Confraria de Pescadors no quisieron hacer ninguna declaración. Giovany, un joven que pasaba por la zona, destacaba la mala imagen que daba al barrio marinero del Serrallo. «Hay gente que comenta que han tirado algún producto tóxico. Yo lo único que sé es que esto no es una cosa común y se debe encontrar al responsable», aseguraba Giovany.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También