Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aparecen unas 80 pintadas en la Part Alta

Se realizaron en numerosos puntos del barrio, incluyendo edificios como la iglesia de la Trinitat o el Museu Arqueològic
Whatsapp
La puerta de la iglesia de la Trinitat, en la Plaça del Rei, amaneció también con una pintada anticapitalista. Foto: Lluís Milián

La puerta de la iglesia de la Trinitat, en la Plaça del Rei, amaneció también con una pintada anticapitalista. Foto: Lluís Milián

La Part Alta amaneció este sábado con unas 80 pintadas, en su mayoría consignas reivindicativas de izquierdas, anticapitalistas o conmemorativas de la muerte, el 11 de abril de 1993 (precisamente ayer hacía 22 años), del joven activista Guillem Agulló. «Guillem Agulló, ni oblit ni perdó» era una de las consignas, de hecho, más repetidas, aunque aparecieron otras como «Contra el capital, violència obrera». Según el Ayuntamiento, fueron realizadas la noche del viernes al sábado. Testigos directos precisaron que debieron efectuarse en algún momento entre la 1 y las 3 de la madrugada.

Entre los lugares que fueron atacados se incluyen fachadas como la iglesia de la Trinitat, el Museu Arqueològic o el Museu d’Art Modern, lo mismo que la valla del andamio de Ca l’Ardiaca, en el Pla de la Seu, o la entrada al Antic Escorxador (ahora rectorado de la URV), entre otros.

En cuanto se detectaron las pintadas, hacia las 6 de la mañana, se dio orden a laBrigada y a los servicios de limpieza de actuar, y prácticamente todas estaban borradas ayer mismo, si bien algunas costarán algo más de eliminar porque se realizaron sobre superficies porosas. La Guàrdia Urbana, por su parte, está intentando identificar a los autores de este acto vandálico.

«Es indignante lo que ha pasado esta noche en Tarragona. Es una vergüenza que existan personas que piensen que todo vale y hagan del vandalismo su forma de expresión. ¡Así no!», lamentó al respecto el alcalde, Josep Fèlix Ballesteros.

También se refirió al incidente el candidato del PP a la alcaldía, Alejandro Fernández: «Se vuelve a demostrar el grave error que cometió Ballesteros rebajando las sanciones a los incívicos, ya que al autor de las pintadas le puede costar la sanción 75 euros, mientras que nosotros proponemos una sanción de 750 euros para este tipo de actos para crear un efecto disuasorio y que así se les quiten las ganas de repetir».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También