Más de Tarragona

Apartado del servicio un mosso de Tarragona por abofetear a una detenida

La mujer se hallaba muy exaltada y tenía que ser llevada al hospital. A otros dos agentes se les ha abierto un expediente

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en la zona de calabozos de la comisaría de Campclar de la Policía Autonómica. Foto: Lluís Milián/DT

Los hechos ocurrieron en la zona de calabozos de la comisaría de Campclar de la Policía Autonómica. Foto: Lluís Milián/DT

La Direcció General de la Policia (DGP) ha apartado a un cabo de los Mossos d’Esquadra por la agresión a una persona detenida en el Àrea de Custòdia i Detenció de la comisaría de Tarragona, en la zona de calabozos de la comisaría de Campclar, en la planta inferior. A otros dos agentes se les ha abierto un expediente sancionador, aunque siguen de servicio. De los hechos se ha informado al Juzgado de Guardia.

La mujer, de 45 años y vecina de Tarragona, fue detenida durante la noche-madrugada del sábado al domingo en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Supuestamente se encontraba muy alterada en el interior de un local y un responsable solicitó la presencia policial. Los Mossos acudieron al lugar y conminaron a la mujer a abandonar el establecimiento. Pero ella se negó, siendo finalmente detenida por los delitos de atentado a agentes de la autoridad y violación de domicilio jurídico.

La patrulla trasladó a la detenida a la comisaría de Campclar. En los calabozos, ella seguía muy excitada, por lo que optaron por llevarla al Hospital de Santa Tecla. En el momento de ponerle las esposas, y ante la actitud de la mujer, un cabo le dio una bofetada. Finalmente la detenida fue trasladada al hospital. Pero ni el cabo ni los otros dos agentes presentes informaron de lo sucedido.

Fue sobre las siete de la mañana del domingo, durante el traspaso de novedades del turno saliente con el entrante, cuando estos últimos encontraron algo raro en la cara de la detenida. Vieron que la información recibida no cuadraba con lo que le contaban los del turno anterior. Y lo comunicaron a sus superiores de la Regió Policial del Camp de Tarragona. Estos revisaron las imágenes de las cámaras de seguridad y vieron lo ocurrido. Comunicaron los hechos a la Divisió d’Aferns Interns –que abrió una investigación– y al juez de guardia. Asimismo, se informó a la mujer de la posibilidad de presentar denuncia por la agresión. Hasta ayer no lo había hecho, al menos ante los Mossos.

Como consecuencia de la investigación hay tres mossos expedientados. El cabo está suspendido de empleo y sueldo y se le ha retirado el arma y la credencial policial. Los otros dos agentes, que se encontraban presentes en la actuación, no están apartados del cuerpo pero se les ha abierto un expediente sancionado al haber sido investigados y denunciados por un presunto delito de omisión del deber de perseguir delitos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También