Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Archivado el caso del bloque donde morían pájaros

El efecto espejo de los balcones causaba que decena de aves se estrellaran a diario. Ahora se han puesto unas pegatinas
Whatsapp
El tipo de cristal de los balcones hacen el efecto espejo con los árboles de delante.  Foto: Pere Ferré

El tipo de cristal de los balcones hacen el efecto espejo con los árboles de delante. Foto: Pere Ferré

Era un trampa mortal para muchos pájaros. Decenas de ellos perdieron la vida después de estamparse contra los paneles refractantes instalados en los balcones de un macroedificio de la Plaça Imperial Tarraco, en el tramo comprendido entre las avenidas Marquès de Montoliu y D’Andorra. Las aves veían –reflejados– los árboles de la plaza, pero en realidad no se posaban sobre unas ramas sino que estampaban contra unos cristales planchas. Entre las especies más afectaban estaban pinzones, jilgueros, petirrojos, verdecillos y gorriones.

El 19 de setiembre de 2013, un particular acudió a la Fiscalía Provincial de Tarragona para denunciar el caso. Fue el propio fiscal delegado de Medi Ambient, Ignacio Monreal, quien tomó la declaración, abrió diligencias e instó a los agentes rurales a abrir una investigación.

En octubre de 2007, una ciudadana ya denunció ante del Departament de Medi Ambient de al Generalitat la situación, desconociéndose en aquellos momentos la causa de la mortandad. En enero de 2008 se realizó la necropsia a dos ejemplares de tallarol de casquet  –curruca capirotada– y se determinó que la muerte había sido por traumatismo.

 

Las inspecciones

Los agentes rurales realizaron inspecciones oculares, se entrevistaron con personas asociadas a los comercios, de mantenimiento de parques y jardines, basureros, etc. Finalmente se determinó que la causa podría ser el impacto de los pájaros contra los balcones del edificio en cuestión.

Después de un tiempo sin novedades, en agosto de 2012 miembros colaboradores del Institut Català d’Ornitolodia (ICO) detectaron un grave problema de mortalidad de pájaros migratorios contra los cristales. En octubre, dichos voluntarios recogieron 32 pájaros de seis especies diferentes, todas ellas protegidas por la legislación vigente. Se entendía que la mortalidad tenía que ser mucho más cuantiosa ya que no todos los días habían podido recoger las aves, y también porque los servicios de limpieza municipal o los trabajadores de los comercios los retiran, mientras que otros caían en el interior de los balcones. Ante ello, los agentes rurales reemprendieron la investigación.

Los agentes rurales hablaron con técnicos de Medi Ambient del Ayuntamiento de Tarragona para analizar el tema y se pidió también informe al Servei de Fauna de la Direcció General de Medi Natural i Biodiversitat de la Generalitat de Catalunya.

 

Pegatinas

Finalmente, al parecer, los vecinos de los pisos afectados han instalado unas pegatinas para evitar el problema. Ante el ello, finalmente el fiscal decidió archivar las diligencias que tenía abiertas.

Paralelamente, desde el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural de la Generalitat se «invitó» al Ayuntamiento de Tarragona a que, mediante las ordenanzas municipales o normas constructivas urbanísticas, a emplear material de construcción respetuoso que evite los choques con la avifauna.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También