Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arnau Dolç, con un 9,75, la mejor nota de la selectividad en Tarragona

Está dudando entre estudiar Medicina o el doble grado de Matemáticas y Física; lo decidirá en los próximos días

Núria Riu

Whatsapp
Arnau Dolç es el tarraconense que ha sacado la mejor nota en la selectividad.

Arnau Dolç es el tarraconense que ha sacado la mejor nota en la selectividad.

A las diez de la mañana a Arnau Dolç le despertó el teléfono. Le llamaron para comunicarle que, con un 9,75, era el estudiante con la mejor nota de selectividad en la demarcación de Tarragona. Este estudiante del instituto Martí i Franquès solo se ha quedado a cinco centésimas del 9,8 que tres estudiantes han sacado, y que son la mejor puntuación de Catalunya.

Este joven de 17 años, que vive en Els Pallaresos, está en uno de los momentos más decisivos: tiene que escoger entre estudiar Medicina en la URV o el doble grado de Matemáticas y Física en la UAB. «Son carreras muy diferentes, pero las dos me gustan mucho. Tendré que pensármelo muy bien», afirma. Sobre la primera valora que, «aparte de ganarme la vida, me permitiría ayudar a la gente». Mientras que las matemáticas y la física, junto con la literatura, son sus asignaturas preferidas. «No sé muy bien qué es lo que podré hacer, quiero hablarlo con un chico que lo está estudiando».

En filosofía y castellano ha sacado un diez

Esta decisión no tan solo afectará a la carrera que quiere estudiar, sino que implica tener que irse a vivir a Barcelona o poder quedarse en casa. «Me gustaría mucho poder irme a vivir a fuera y, aunque si finalmente me decanto por el grado de Medicina también lo podría hacer en Barcelona, me quedaré en Reus. Tengo dos hermanos pequeños y ellos también deben poder estudiar». Explica que éste es el consejo de sus padres que, por otro lado, le han dado carta libre para escoger su futuro.

Pese a que ha habido muchas críticas por la puntuación del examen de filosofía, ya que algunos estudiantes se han quejado porque las notas han sido muy bajas, Arnau Dolç ha sacado un diez. Junto con el examen de castellano es en el que ha obtenido una mejor puntuación, mientras que la más baja ha sido en química, donde sacó un 9. «El profesor de filosofía nos enseñó muy bien cómo teníamos que responder», afirma. 

Recomienda a los jóvenes que tendrán que pasar por este trámite de cara el próximo curso que se organicen muy bien. Sobre todo con el Treball de Recerca. Lo hizo sobre ‘L’actualitat de les distòpies’ y en él analizó algunos de estos factores en la actualidad, como el consumismo y el fanatismo. Le sirvió de motivación el libro ‘Un mundo feliz’, de Aldous Huxley. «Fue brutal. Creí que es un trabajo que me haría pensar», dice.

Dolç es un joven con intereses muy variados y que asegura que estos dos últimos años ha tenido tanto trabajo que no ha podido dedicarse a sus hobbies. «Tendré que buscarlos este verano», asegura. Unos meses en los que «aprovecharé para descansar y quedar con los amigos».

Temas

Comentarios

Lea También