Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arrestan a un polizón que intentaba entrar en Europa para pedir asilo

Ahmed R.A.A., saltó por un ojo de buey al mar nada más atracar. La Guardia Civil lo localizó en la terminal de hidrocarburos
Whatsapp
El mercante de reses está retenido en el Moll de Cantàbria y el polizón, custodiado en él. Foto: MarineTraffic.com

El mercante de reses está retenido en el Moll de Cantàbria y el polizón, custodiado en él. Foto: MarineTraffic.com

Ahmed R.A.A. sólo tenía una oportunidad: bajar a tierra en Tarragona y pedir asilo. Este ciudadano sirio (aunque no se descarta que sea egipcio y se haga pasar por ciudadano del país vecino para obtener con mayor facilidad el estatus de refugiado) subió a bordo del KO Lanta –mercante de ganado con bandera de Sierra Leona– cuando zarpó de Argelia hace unos días.

El polizonte confió en que nadie se percatara de su presencia durante la travesía y poder entrar en España por el puerto durante la operación de carga de animales. Sin embargo, la tripulación descubrió la presencia del polizonte durante el trayecto y el capitán lo encerró en un camarote hasta la llegada a Tarragona. El mismo capitán avisó de la situación anómala a las autoridades españolas y atracó en el Moll de Cantàbria este domingo por la mañana.

Cuando fueron a comprobar la situación de Ahmed, éste había escapado de su camarote. Había abierto un ojo de buey y había saltado al mar una vez el mercante africano había parado máquinas en Tarragona.

La Guardia Civil, tanto las unidades que están destinadas al Port como patrullas de fuera, y la Policía Portuaria empezaron una operación conjunta de búsqueda. Nadie sabía hacia dónde se había dirigido el fugitivo.

Poco después de las 22 horas, en las inmediaciones de la terminal de hidrocarburos, una patrulla localizó a un individuo que caminaba sin rumbo y cuya descripción física coincidía con la persona que buscaban desde primera hora de la mañana. Ahmed estaba cansado, deshidratado e indocumentado. Esta falta de papeles oficiales dificulta conocer el origen de este ciudadano de mediana edad, admitieron fuentes de la investigación.

Aunque aparentaba buen estado de salud, se le atendió rápidamente. Se le facilitó comida y bebidas energéticas para que recuperara fuerzas (llevaba demasiadas horas sin ingerir alimentos ni líquidos) y fue entregado a la Policía Nacional, cuerpo responsable en materia de extranjería. El polizonte había entrado de forma ilegal en España. La Policía Nacional lo interrogó y decidió trasladarlo de nuevo al carguero. Allí está de nuevo bajo custodia del capitán y de un vigilante para impedir una nueva fuga.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También