Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Art you talking to me?', arte para interpelar

Creadores de la Escola d’Art i Disseny de la Diputació abren con sus obras un diálogo con el espectador. En el Centre d'Art Tarragona

Gloria Aznar

Whatsapp
Oriol Enguany y sus tres colaboradores tras la performance ‘Calvari 19’. Foto: Pere Ferré

Oriol Enguany y sus tres colaboradores tras la performance ‘Calvari 19’. Foto: Pere Ferré

Art you talking to me? preguntan los creadores a los espectadores que se acercan hasta el Centre d’Art Tarragona, sito en el Tinglado 2 del Moll de Costa. El interrogante, que es también el título de la muestra, pretende «establecer un diálogo y generar una storytelling», explica Manel Margalef, comisario de la exposición.

Art you talking to me? presenta una selección transversal de propuestas de alumnos -algunos ya exalumnos- de la Escola d’Art i Disseny de la Diputación en Tarragona.

«Hay planteamientos muy asentados, muy profesionales y rigurosos. Otros ofrecen un discurso más débil pero muy sinuoso y sugerente. Son diferentes maneras de que el visitante se pueda enfrentar a cada una de las piezas. Con un lenguaje artístico muy renovado se ha conseguido potenciar lo interdisciplinario», comenta Manel.

La artista Mireia Martínez sugiere una de esas charlas sin corsés. A distància. Converses il·lustrades es su proyecto final que plantea un diálogo a través de postales en el que la imagen es la vía de comunicación, con una voluntad implícita de manipulación.

Mireia Martínez con su proyecto ‘A distància. Converses il·lustrades’. Foto: Pere Ferré

«No quería que fuera yo la única que hablara», cuenta. Mireia escogió dos tamaños. Las más grandes partían con una ilustración suya para recorrer un círculo de amistades más o menos cercano. «Enviaba una imagen y el receptor tenía que intervenir y a su vez volverla a enviar, como una cadena con la idea de que se hiciera sin reglas. Las pequeñas muestran unas conversaciones con una amiga que vive en Francia con la que a través de las imágenes nos explicábamos cómo nos iba el día a día», aclara Mireia. 

Otra perspectiva es la de Pau Nogueiro, creador que posa su mirada en aquellos elementos que pasan desapercibidos para el resto, desechables a ojos de los demás.

«Reciclado. Pensaba todo el tiempo qué podía hacer con lo que encontraba por la montaña y también hay mucha vía de tren», relata Pau. Elementos que son la esencia de Reeixir, un plasmar un sentimiento destructivo hacia toda obra anterior. «De un día para otro no me interesó la pintura, que es lo que había hecho hasta el momento. Lo quise quemar todo. Hasta que dejé de dibujar».

‘Reeixir’, de Pau Nogueiro. Foto: Pere Ferré

Pau cayó entonces en brazos de la escultura, como quien lo hace en los de una musa. Reeixir es el resultado de esa búsqueda personal. «Entiendo que el espectador pueda identificar las piezas como basura», sostiene. Cada cual se pronunciará.

Expresiones, sentimientos, mitos, lenguajes y también creencias se funden en el Tinglado 2. «El reto era interesante y a la vez nos hacía ilusión formar parte del tejido de la ciudad porque la escuela está un poco alejada», manifiesta Manel Margalef.  

Art you talking to me? surgió a raíz de la propuesta del Centre d’Art «para que la Escola participara en el programa de exposiciones con un trabajo abierto. A partir de ahí se empezó a visualizar de qué manera podíamos encajar dentro de un espacio de arte contemporáneo», revela el comisario. 

La expresión artística seleccionada está recogida también en un catálogo que se presentó el pasado jueves con la performance Calvari 19 de Oriol Enguany.

¿Qué significa esta performance? «Ha sido como volver a trabajar el primer dibujo de Trash-Pressiosisme amoranàrquic», el mural que preside una de las salas del Tinglado 2 y que queda definido por la anarquía. «He podido compartir con el espectador mi forma de ejecutar murales y pinturas. Será una pieza de la que se hará una revisión posterior y dará cabida a la siguiente intervención. Hoy sería el inicio de un cuadro», puntualiza. Pero la performance es también «Jesucristo en la cruz, con los dos ladrones». El simbolismo de la religión unido a las creencias y la tradición. 

La misma a la que se aferra Angie Jon del Carpio con Antijoia. Tradición y vanguardismo para una joyería próxima con materiales del cofre de mamá. «Me gusta mucho trabajar con la forma del cuerpo y con la joyería puedo potenciar más lo que empecé en pintura, llevarlo a un nivel más maduro y empecé con el látex, que es muy sensible y delicado», comenta Angie. El amor por los objetos personales más preciados, como un tapete de ganchillo de la abuela, «que ya es una joya por ser de quien fue», intervenida con yeso y pan de oro o unas hojas caídas de un árbol en un día de lluvia. «Trato de fusionar cuerpo humano y naturaleza porque creo que no hay nada más precioso. Y llevarlo a nivel de joya», concluye.

La muestra está abierta hasta el día 10.

Temas

Comentarios

Lea También