Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Arte sin edulcorantes, los usuarios de La Muntanyeta llegan al Tinglado

 El Tinglado 2 acoge una muestra de pinturas tanto de usuarios como de monitores de La Muntanyeta 

Agnès Llorens

Whatsapp
Foto: Pere Ferré

Foto: Pere Ferré

En uno de los extremos de la sala, un bodegón que cuelga del techo nos interroga. Las frutas y verduras que habitualmente componen esta tipo de composiciones han ‘huido’ del marco y se encuentran suspendidas a su alrededor, sujetas con un hilo de pescar. De lejos, el conjunto aporta el efecto óptico potente, que nos transporta a una pintura que ha perdido sus elementos y que se muestra como una naturaleza muerta rota. En otro extremo, una silla de ruedas vacía, enmarcada por una maraña de plástico, nos obliga a reflexionar sobre la necesidad de depender de este elemento sin caer, en ningún momento, en las arenas movedizas de la lástima fácil. 

Estas son algunas de las instalaciones que el visitante podrá encontrar en el Tinglado 2 del Moll de Costa, que hasta el 27 de mayo acogerá la exposición Llibertats Artístiques, que muestra algunos de los trabajos que han elaborado, conjuntamente, los 31 usuarios y la decena de monitores del taller ocupacional Gresol, que forma parte de L’Associació Provincial de Paràlisi Cerebral de Tarragona (APPC) La Muntanyeta, un centro ocupacional y residencia para personas con parálisis cerebral, que persigue atender a su salud, pero también procurar su disfrute del ocio y su inserción en la sociedad. 

Foto: Pere Ferré

Uno de los monitores del centro, Manel Maigí, nos guía a través de las distintas obras que se exponen en este espacio y que mezclan sin pudor estilos y técnicas de pintura, pero que persiguen todas ellas el mismo objetivo, que no es  otro que el de mostrar un poco el interior de cada uno de sus autores. Aunque no es la primera vez que los usuarios del centro exponen sus pinturas, sí es una ocasión especial, por el hecho de ocupar un espacio de grandes dimensiones.

"Hemos estado trabajando durante seis meses en las sesiones de arteterapia que hacemos regularmente para que cada uno de los usuarios pueda expresarse”, explica, mientras me muestra producciones que han sido elaboradas con los puños, algunos cuadros más realistas y hasta una taza de váter, que se expone como una obra de arte y que quiere transgredir dentro de una exposición que cuenta con muchos registros diferentes. «Queremos que la gente venga y disfrute del mismo modo que nosotros hemos gozado elaborándolos».

A su lado, dos de los usuarios del centro -Isaac y Diana- se muestran contentos con sus cuadros y nos hablan de sus favoritos, en especial uno que firman los monitores del centro y que muestra, entre otros elementos típicos de Tarragona, el escudo del Nàstic en uno de los extremos. 

De momento —a pocos días de abrir— una tercera parte de las obras ya se han vendido, por parte de visitantes que ya han hecho su aportación. «Estamos muy contentos de este éxito, que se traducirá en una ayuda económica para nuestras actividades», valora directora de este servicio de la APPC, Àngels Estupiñà, que destaca de modo especial que cada uno de los cerca de setenta pinturas que componen la muestra se ha elaborado según las capacidades de cada una de las personas del taller ocupacional Gresol, que han encontrado en el arte una forma de expresión y comunicación.

Foto: Pere Ferré

«Tenemos el firme convencimiento que podemos aprovechar las capacidades de cada uno, sean cuales sean, por este motivo, la exposición muestra de manera conjunta a usuarios y monitores, porque todos tenemos cosas que nos hacen diferentes», añade Estupinyà, que explica que algunas de las obras se han elaborado usando los puños y los pies, por ejemplo, en usuarios que no pueden usar sus manos, lo que aporta riqueza en cada producción y un carácter distintivo. «Queremos que al visitar la exposición, los visitantes tengan la capacidad de olvidar quien los ha elaborado y que, simplemente, disfruten de la propuesta», añade la directora del servicio. 

Esta muestra del Tinglado 2 supone el impulso del nuevo proyecto DiversArt, que impulsa el Centre d’Art del Ayuntamiento de Tarragona. Dentro de esta iniciativa, cada año se contará con la participación de alguna de las entidades, escuelas y centros de enseñanza. La propuesta es que los diferentes participantes vayan cambiando y que participen de esta iniciativa diferentes agentes sociales de Tarragona. De alguna manera, la exposición —y del ciclo por extensión— quieren mostrar arte sin edulcorantes y sin necesidad de centrar la atención en el remitente

Temas

Comentarios

Lea También