Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Así operaban las 19 empresas del cártel instalado en Tarragona

Las compañías, algunas ubicadas en La Pobla de Mafumet, admitían los beneficios por los pactos y el recelo de los clientes por los precios. Llegaban a acuerdos a través de archivos Excel que se intercambiaban
 

Raúl Cosano

Whatsapp
Vista general del Port de Tarragona, uno de los lugares donde actuó el cártel. Foto: Pere Ferré

Vista general del Port de Tarragona, uno de los lugares donde actuó el cártel. Foto: Pere Ferré

La documentación sobre el cártel del montaje y el mantenimiento que operaba en toda España pero con especial intensidad en Tarragona revela que las comunicaciones entre empresas eran habituales. La CNMC sostiene en su resolución que quedó acreditado que las compañías «formulaban su estrategia comercial sobre la base del conocimiento de la estrategia del resto de las empresas». Así lo corroboran diversos extractos. Un ejemplo de una de las firmas: «Como algunos de vosotros habéis tenido que marchar antes de finalizar la reunión, os comento que no se ha llegado a un acuerdo todavía en el posible reparto de las zonas». Y otra muestra, de la empresa Navec: «Como sabéis, ha habido acuerdos entre varias empresas para poner buenos precios en estas licitaciones». El entramado tenía entre sus víctimas a compañías del Port de Tarragona y a gigantes como Repsol, Dow y CLH.

Las pruebas transcritas permiten verificar que los participantes de la trama reconocen los beneficios. «Gracias a los acuerdos se ha ganado dinero», admiten. En ese mismo correo, se establecen los precios por zonas –en los que aparece también Tarragona, de importancia en muchos trabajos–, así como una previsión de las paradas y contratos para el siguiente año, donde vuelve a aparecer Tarragona, con una «posible parada en etileno en mayo»; pruebas, todas ellas de la intensa relación entre las firmas del cártel. 

En un mail interno de 2015, la firma Tamoin pone énfasis en la necesaria confidencialidad de los asuntos: «No podemos hacer una oferta muy ‘para arriba’ para no suscitar mosqueos ni quedar fuera (...) Tampoco nos pasemos en los incrementos que metamos y comuniquemos al resto de ofertantes». 

En ocasiones las empresas debían aportar explicaciones para justificar las ofertas de cobertura ante clientes que pedían aclaraciones respecto a la diferencia de precios detectada, al compararla con otros proyectos del pasado. En una ocasión, Tamoin cubrió a MASA en un servicio a Petronor. Desde Tamoin, un responsable relata una conversación con el jefe de mantenimiento de Petronor: «Le tenía que explicar por qué habíamos ofertado un precio más alto que el que tenemos en el otro contrato de mantenimiento del taller. Yo le he dicho que para ese contrato tendríamos que traer toda la gente nueva (que no está instalada en Petronor). No descarto que nos llamen al orden y/o que algún día nos lo echen en cara en alguna reunión». 

Los tratos se hacían con un ‘modus operandi’ que la trama fue evolucionando con los años. En una primera etapa, la empresa designada para ser la adjudicataria de la obra daba sus precios para que fueran elevados por las demás mediante ofertas de cobertura hasta un cierto porcentaje, según narra la CNMC en su resolución. En una fase posterior, las empresas se intercambiaban versiones de archivos ‘Excel’, que iban rellenando cada una con los precios y las ofertas de cobertura. Posteriormente, establecieron códigos propios, como números o siglas para las empresas participantes, indicando con un ‘sí’ o con un ‘no’ si las empresas participaban en una licitación concreta.

Grupo Navec, una corporación con su sede central en La Pobla de Mafumet, fue sancionada con 9,3 millones pero, a su vez, ha sido eximida. La compañía poblense delató la existencia de la trama y por eso no deberá pagar la sanción. Sin embargo, uno de sus directivos, también sancionado, no se ha beneficiado de las reducciones previstas al no colaborar con la CNMC. Por otra parte, tras las inspecciones realizadas por la CNMC, otra de las empresas participantes en el cártel, Enwesa, presentó una solicitud de reducción del importe de la multa y aportó elementos de prueba adicionales, por lo que se le ha reducido la multa en un 50%.

Temas

Comentarios

Lea También