Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Así queda el mapa político de Tarragona tras las elecciones municipales del 26-M

La marca de PDeCAT pierde 15 poblaciones respecto a 2015 pero vence en el territorio tarraconense frente al crecimiento republicano (67 triunfos). El soberanismo se impone en el 75% de localidades. El PSC manda en la costa

Raúl Cosano

Whatsapp
Así queda el mapa político de Tarragona tras las elecciones municipales del 26-M

Así queda el mapa político de Tarragona tras las elecciones municipales del 26-M

Así queda el mapa político de Tarragona tras las elecciones municipales del 26-M

Así queda el mapa político de Tarragona tras las elecciones municipales del 26-M

La marca blanca Junts, el paraguas bajo el que ha acudido el PDeCAT –heredero de la antigua Convergència–, a estas elecciones municipales, ha aguantado con buena salud el pronosticado auge de ERC. Los resultados en clave territorial muestran, una vez más, cuán diferentes son las lógicas que imperan en las distintas citas con las urnas. Si los republicanos vencieron en el 82% de municipios en las generales del 28-A y relegaron a los neoconvergentes a la insignificancia, en esta ocasión Junts ha sabido jugar sus bazas, amortiguar su retroceso y mantenerse como fuerza ganadora. 

Junts ha ganado en 72 poblaciones, por las 87 victorias de 2015. Así, aunque pierde 15 municipios, sí logra mantenerse fuerte en puntos clave. Sin ir más lejos, poblaciones importantes como Valls, Reus, Salou, Vila-seca, Tortosa o Móra d’Ebre consiguen reeditar sus triunfos y mantener posiciones frente a esa amenaza de Esquerra, que apuntaba a teñirlo todo de amarillo, tal y como sucedió en las pasadas elecciones al Congreso y al Senado. 

El tirón de la figura del alcalde
La resistencia del personalismo de algunos alcaldes –sus figuras siguen teniendo tirón– o incluso el influjo de la marca Puigdemont, candidato a las europeas, pueden haber sido elementos a favor de una fuerza que en las anteriores elecciones concurrió bajo la ya desaparecida CiU. A favor también juega la herencia histórica en el sustrato de algunos municipios, que durante años, incluido el ‘pujolisme’, fueron convergentes. 

Los republicanos, eso sí, experimentan en esa contienda por la superioridad soberanista un enorme crecimiento, pasando de las 51 victorias a las 67, y se quedan cerca de dar el ‘sorpasso’ en clave provincial. Han añadido, por tanto, 16 municipios a su nómina de éxitos, a lo que hay que agregar el refuerzo decisivo en lugares estratégicos como Reus –han triplicado resultados– o Amposta, donde de la mano de Adam Tomàs ha revalidado una mayoría absoluta todavía más aplastante. 

El resultado de estos dos partidos, muy igualados en estos comicios, arroja otra lectura inevitable en clave soberanista, más aún si se trata del primer envite local después del 1-O y de acontecimientos determinantes en clave de Procés. Así, el soberanismo ha vencido en 139 de los 184 municipios tarraconenses, el 75% del total. No hay prácticamente variación con respecto a cuatro años atrás, cuando fueron 138 los municipios identificados con el independentismo, a juzgar por los resultados de las elecciones. 

El voto del PSC, urbano
El tercer partido en liza es el PSC, que crece en términos de votos globales, aunque pierde ocho poblaciones donde se había impuesto en 2015. Los socialistas exhiben de nuevo un caladero de voto muy definido: urbano, costero y ligado a grandes municipios del litoral. Más allá de la compleja situación en Tarragona capital, con una victoria pírrica en votos, los socialistas vencen en bastiones  del Baix Penedès como El Vendrell, Calafell, L’Arboç, Santa Oliva o Cunit y en otros feudos históricamente rojos como Mas de Barberans o La Canonja. Ulldecona, Constantí o Mont-roig del Camp también son terreno socialista, con un global de 19 victorias. 

El escrutinio revela el poderío clásico del municipalismo: partidos ajenos a la política catalana e incluso estatal, desligados de otras siglas, que son independientes y han conseguido imponerse. Es el caso de Vila-rodona, Ascó, Bellvei o Conesa pero también de otros municipios más grandes como La Pobla de Mafumet o Roda de Berà. En total, los independientes han logrado 18 victorias. Hay, en esta casuística, casos representativos, como el de Magí Pallarès, alcalde de Sant Jaume dels Domenys (Baix Penedès), que ha ganado con el partido Convergents. 

Temas

Comentarios

Lea También