Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Atraca en Tarragona otro yate que perteneció a Abramovich

Le Grand Bleu, de 113 metros
Whatsapp
En la Marina Tarraco hay dos yates que pertenecieron a Abramovich:\'Le Grand Bleu\' y \'Pelorus\'. Foto: Pere Ferré

En la Marina Tarraco hay dos yates que pertenecieron a Abramovich:\'Le Grand Bleu\' y \'Pelorus\'. Foto: Pere Ferré

La Marina Tarraco cuenta desde ayer con la embarcación Le Grand Bleu atracada en el Moll de Costa. Con 113 metros de eslora, se trata de uno de los diez yates privados más grandes y lujosos del mundo, y que en su día perteneció al magnate ruso Roman Abramovich (propietario también del Chelsea, club de fútbol londinense). Se da la circunstancia de que estas semanas también se encuentra en la Marina Tarraco otro yate que en el pasado fue propiedad de Abramovich:el Pelorus, incluso más largo que Le Grand Bleu, con 115 metros de eslora, si bien no tan voluminoso como el que llegó ayer.

Construido en el año 2000, Le Grand Bleu fue propiedad de Abramovich entre 2002 y 2006. En 2006, el propietario del Chelsea se lo donó a su amigo y socio Eugene Shvidler, todavía su actual propietario.

Según recoge la página web Vadebarcos, Le Grand Bleu fue construido en 2000 por Kusch Yachts en los astilleros de Bremer Vulkan en Bremen (Alemania) para el magnate de las telecomunicaciones estadounidense John McCaw, siguiendo un diseño del genio italiano Stefano Pastrovich.

Se trata de un súper yate que, además de sus 113 metros de eslora, cuenta con 18 metros de manga, y está construido con un casco de acero y una superestructura de acero y aluminio. Tiene capacidad para 20 invitados, y su tripulación está formada por 35 personas. Respecto a su interior, llama la atención su «garaje». Además del helicóptero que transporta, sobre la cubierta hay espacio para un velero de 22 metros de eslora y un yate a motor de 20 metros de eslora. Y en su interior, un minisubmarino, un jeep Land Rover y una lancha de desembarco para transportarlo, motos de agua, y así hasta la treintena de embarcaciones auxiliares.

Para desplazar el buque a una velocidad máxima de 17 nudos, el barco cuenta con una planta propulsora formada por dos motores de 3.400 kW cada uno que impulsan dos hélices montadas en sus respectivos ejes. Su velocidad de crucero es de 15 nudos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También