Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Atraca un súper de Tarragona y agrede a dos personas

Después del robo estuvo increpando a los clientes de una pizzería, pegando dos puñetazos a uno de ellos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos agentes en el momento de reducir al sospechoso.  FOTO: dt

Dos agentes en el momento de reducir al sospechoso. FOTO: dt

Un hombre que el domingo primero intentó robar con violencia efectos  del interior de un centro comercial del centro de Tarragona, cuando se marchó comenzó a agredir a las personas –a una le rompió un dedo- que se encontraban en las terrazas de diversos establecimientos.

Finalmente pudo ser reducido por una patrulla de los Mossos d’Esquadra a pesar de la fuerte resistencia que opuso en plena Rambla Nova. El sospechoso es un ciudadano lituano de 49 años y sin domicilio conocido. Sobre las siete de la tarde entró en un supermercado situado en la calle Unió. Al parecer, sustrajo algunos efectos y los empleados le llamaron la atención. Entonces, el ladrón se puso muy violentó y comenzó a agredir a los trabajadores, por lo que estos solicitaron presencia policial.

Una patrulla de los Mossos se desplazó al lugar. Cuando estaba ya en la zona, desde una pizzería cercana informaron a los agentes de que el sospechoso subía en dirección a la Rambla Nova. En este último establecimiento, el individuo había increpado a varias personas que se encontraban en el exterior. Una de ellas le recriminó su acción y recibió dos puñetazos. Cuando tomó la posición para defenderse de los ataques, uno de los golpes que recibió por parte del individuo le rompió un metacarpiano de la mano, según denunció la víctima en comisaría después de ser atendido en Urgencias.

El individuo continuó su camino hacia la Rambla Nova. Y al llegar a una heladería agredió a un camarero. La patrulla de Mossos, al recibir los avisos, solicitó la presencia de más agentes en la zona. Finalmente, una de las patrullas encontró al sospechoso en el cruce de la Rambla Nova con la calle Fortuny. Era un hombre corpulento y que, al parecer, se encontraba bajo los efectos del alcohol. Ofreció una fuerte resistencia. Los agentes lo tuvieron que reducir en el suelo para ponerle los grilletes, ante decenas de personas que se encontraban en este punto neurálgico de Tarragona. El detenido, que seguramente pasará hoy a disposición judicial, está acusado de un delito de robo con violencia y de otros dos de lesiones.

Temas

  • sucesos

Comentarios

Lea También