Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Áurea Peña Aparicio: «La dieta saludable es conciencia»

Flexibilidad, personalización y disfrute son las claves para mantener una alimentación sana y gozar de salud

Ana Rivera

Whatsapp
La nutricionista Áurea Peña en su consulta. FOTO: BIEL CAPDEVILA

La nutricionista Áurea Peña en su consulta. FOTO: BIEL CAPDEVILA

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universitat Rovira i Virgili, máster en Nutrigenómica y nutrición personalizada por la Universitat de les Illes Balears y contando con varios postgrados de nutrición aplicada a la actividad física, Áurea Peña revela los detalles para reducir el sobrepeso y gozar de una mejor salud a razón de cuidar nuestra alimentación. 


¿Existe la mejor dieta?
Claro que sí, la mejor dieta es la que se adapta a nuestros gustos y a nuestro ritmo de vida. Somos únicos, tenemos trabajos diferentes, necesidades distintas, gustos diversos, así como objetivos y metas específicas y además nos ejercitamos de manera diferente, así que es importante individualizar y personalizar. Podría ser un plan en el que se prioricen alimentos saludables, pero sin prohibir ninguno aunque no lo sea. Que te permita disfrutar de la comida sin sentirte culpable por puntualmente comer algo que no tenemos planificado, es decir, una alimentación saludable, flexible y consciente.  
 
¿Qué hay detrás de esas dietas que prometen hacernos perder muchos kilos en muy poco tiempo?

 Opino que son dietas en las que no se tiene en cuenta la educación nutricional, más bien des-educan alimentariamente. Se recupera el peso porque la dieta no les ha enseñado nada, no se han resuelto las causas que originaron ese aumento de peso, como pueden ser el estrés, sedentarismo, ansiedad, organización de las comidas, pocas nociones culinarias,... Además son dietas muy restrictivas que producen ansiedad, y que limitan tanto algunos alimentos, que cuando finalizamos el proceso, nos hacen comerlos de manera descontrolada. No suelen promocionar el ejercicio físico, así que la gran parte del peso perdido suele ser masa muscular, y esto genera grandes cambios a nivel metabólico que favorecen la recuperación de la grasa perdida e incluso muchas veces aumentamos más. 


¿Por qué siempre caemos en el efecto rebote y tenemos que volver a empezar?
Vivimos en una sociedad donde casi todo se obtiene o queremos conseguirlo de manera rápida, fácil y sin esfuerzo, por eso siempre recaemos en los mismos errores sin pararnos a pensar en el precio que pagamos para llegar a ese objetivo y tampoco nos acordamos del peso que recuperamos al finalizarlas. Podemos bajar de peso puntualmente, pero éstas no hacen que mantengamos el peso perdido en el tiempo. Si no nos funciona de manera permanente,¿por qué no buscamos otras opciones? Practica hábitos de vida saludables que te hagan disfrutar de la vida. 


¿Qué peligros tiene seguir las dietas de nuestros familiares y/o amigos o las que se ponen de moda?
Deberíamos de matizar un poco, si nuestros familiares y amigos tienen un tipo de alimentación saludable, variada, sostenible y no tenemos un objetivo a nivel antropométrico, podría ser correcto. Ahora bien, si éstos siguen este tipo de ‘dietas milagro’ pueden conllevar una pérdida de nutrientes y vitaminas esenciales para nuestro organismo, además de efectos psicológicos negativos y generar desequilibrios en el metabolismo de las personas.


¿Qué tipo de alimentación recomendaría para seguir una dieta  que nos ayude a mejorar la salud?
Para mí una dieta saludable es aquella en la que no existe una gran rigidez, no hay alimentos prohibidos, ni un exceso de control, tampoco desorden, ni una permisión excesiva. Todo ello para mí es conciencia, flexibilidad, escoger los alimentos de una manera responsable... Basarse en una alimentación que atienda a mis necesidades y preferencias concretas y particulares, en la que disfrute diariamente y que me permita salirme del camino si algún día me apetece verdaderamente, pero sin culpabilidad, ni remordimientos. Una alimentación de la que disfrutes diariamente y no tenga fin. 

Temas

Comentarios

Lea También