Autorizaciones de caza para frenar la fauna

Cazadores y campesinos alertan que no será suficiente y vaticinan graves daños a huertos y cultivos a punto de brotar

ACN

Whatsapp
Una paloma torcaz, comiendo una hoja de almendro hace unos días. FOTO: ACN

Una paloma torcaz, comiendo una hoja de almendro hace unos días. FOTO: ACN

Los cazadores tarraconenses avisan que la proliferación de la fauna silvestre durante el periodo de confinamiento es de «magnitudes brutales» y que la treintena de autorizaciones excepcionales para cazar concedidas hasta ahora no son suficientes para ponerle freno. A pesar de estar en periodo de veda y que la fase 1 de la desescalada impide la caza, el Departament d’Agricultura ha concedido permisos especiales para cazar en 18 municipios del Camp de Tarragona donde jabalíes, corzos, conejos y palomas torcaces causan graves daños en cultivos. Los campesinos imploran a la administración que agilice estos permisos, conscientes del riesgo que corren campos, huertas y cultivos que ya brotan, especialmente la viña del Priorat.

Según datos facilitados por los servicios territoriales de Agricultura, del 25 de abril al 12 de mayo se han concedido un total de 29 autorizaciones al conjunto del Camp de Tarragona: 9 en el Priorat (entre Porrera, Falset, Marçà y Torroja del Priorat), 7 en el Alt Camp (Bràfim, Querol, Cabra del Camp, Figuerola del Camp y Vila-rodona), 5 en el Baix Camp (Cambrils, Riudoms y Vandellòs-L’Hospitalet de l’Infant), 3 en la Conca de Barberà (Vimbodí y Rocafort de Queralt), 3 en el Baix Penedès (La Bisbal del Penedès y Santa Oliva, al circuito de pruebas de Idiada) y 2 en el Tarragonès (La Secuita y Vilallonga del Camp).

«No nos hace ninguna gracia cazar durante el periodo de reproducción de los animales; esto no es caza, es un trabajo», espeta el presidente de la Federación Catalana de Caza Territorial de Tarragona, Joaquim Vidal. Pero apunta que el covid-19 ha llevado a una situación «imprevista»: que los animales se han hecho amos y señores de los cultivos. . Vidal da hecho que harán falta muchos más permisos. «Este año no pararemos», augura.

Desde Agricultura se garantiza que todos los municipios que han denunciado daños han obtenido permiso especial. «Ninguna petición ha quedado desatendida», afirma el director territorial de Agricultura, Àngel Xifré, el cual recuerda que, mientras no se ha dado luz verde a los cazadores, los Agentes Rurales han asumido esta tarea. Xifré atribuye la problemática no tanto a un crecimiento de la fauna, sino a un desplazamiento de las especies, que incluso han llegado a zonas de seguridad -cerca de autopistas o zonas urbanizadas.

Temas

Comentarios

Lea También