Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo en la provincia

Treball había recibido hasta ayer 23 peticiones, que afectan a más de 400 trabajadores, una cifras que se dispararán a partir de hoy tras conocerse las medidas económicas del Gobierno

JOAN MORALES-COLPISA

Whatsapp
La empresa Apple Catering de Reus presenta hoy un ERTE que afectará a una decena de trabajadores. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La empresa Apple Catering de Reus presenta hoy un ERTE que afectará a una decena de trabajadores. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La crisis del coronavirus provocará a partir de hoy una avalancha de solicitudes de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTO) que dejarán en paro a miles de trabajadores en la provincia de Tarragona.

Ayer, antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentase el paquete de medidas económicas aprobadas por el Consejo de Ministro para paliar los efectos de la pandemia, el Departament de Treball de la Generalitat de Catalunya informó de que en la demarcación de Tarragona se habían presentado 23 expedientes que afectaban a 434 personas. A nivel de Catalunya, las cifras totales -a día de ayer- eran de 206 expedientes presentados y 24.337 trabajadores afectados. Unos números que desde hoy mismo se dispararán hasta unos extremos incalculables y preocupantes. Para hacernos una idea de la magnitud del problema, la asesoría Dades i Serveis -referente en la provincia de Tarragona en temas laborales, fiscales, jurídicos, contables y mercantiles- tenía ayer encima de la mesa más de 80 ERTO para presentar, a la espera de lo que anunciase el Gobierno. Su director general, Xavier Artal, explicaba al Diari que «nunca habíamos vivido algo así en nuestra asesoría. Y estamos ante un problema que afecta a más de un 80% de las empresas».

Casos de negocios y empresas que, obligados por la situación, tienen que despedir temporalmente a sus empleados se sucederán estos días. Un ejemplo lo podemos encontrar en la empresa Apple Catering de Reus, cuyo máximo volumen de negocio se centra en los comedores escolares.

Desde que el pasado jueves el Departament d’Educació anunció el cierre de todos los centros educativos de Catalunya, esta empresa ha perdido entre 40.000 y 50.000 euros, tal y como explica su propietario, Joan Alsina. «Mañana (hoy para el lector) cierro puertas hasta que los colegios vuelvan a su actividad normal. No vale la pena seguir con el negocio abierto. El 90% de nuestro volumen de trabajo es para colegios y la situación así no se puede aguantar», explica Alsina. Este pequeño empresario ya había hablado con su gestoría para tirar adelante un ERTE que afectará a los 10 trabajadores que tiene a su cargo. «Yo lo que quiero es que, a pesar del ERTE, mis empleados no se sientan perjudicados, pero así no puedo continuar» comenta su propietario.

Un caso parecido es el de el catering L’Avellana, también de Reus, donde antes de que estallase la crisis del coronavirus hacían 400 menús diarios, la mayoría para colegios, guarderías y residencias de ancianos. «Ahora estoy haciendo unos 50 y de los 13 trabajadores que somos nueve no trabajan desde hace días. Estamos a la espera de lo que hoy pueda anunciar el Gobierno, pero me veré obligado a presentar un ERTE porque soy autónomo y si no tengo ingresos no puedo pagar a mis trabajadores», comenta Joni, propietario del catering.

Detrás de esta problemática también encontramos historias familiares de trabajadores afectados que se han quedado sin trabajo. Como Eva, que trabaja como monitora de un comedor escolar y la semana pasada fue informada que entraba a formar parte de un ERTO. «Nos dijeron que en 15 días ya nos dirían algo, pero creo que va a durar más», explica. En su caso, también ha quedado afectado uno de sus hijos, que es monitor de la Fundació Privada en Xarxa.

También a nivel nacional

Mientras, a nivel estatal siguieron aumentando ayer el número de grandes empresas que deciden parar su actividad por el brote de coronavirus en España. Ayer fue el turno de Airbus, que rectifica y decide suspender su producción en España y Francia durante cuatro días (hasta el lunes 23 de marzo) después de que el lunes los sindicatos del comité de empresa denunciaran a la compañía por no detener la actividad en Getafe, Illescas y Barajas, donde se han detectado hasta 20 casos positivos de coronavirus.

Otra de las grandes industrias que ha decidido bajar la persiana temporalmente es Volkswagen, que anunció el cierre de la mayoría de sus fábricas europeas por un periodo de «dos a tres semanas» debido a la pandemia. El constructor de automóviles alemán explicó en un comunicado que la producción se interrumpirá en sus fábricas de España, Setúbal (Portugal), Bratilava e Italia antes de que acabe la semana. «La mayoría del resto de fábricas en Alemania y toda Europa también se están preparando para suspender la producción», aseguró el presidente del grupo Herbert Diess, quien advirtió que el 2020 va a ser un año «muy difícil» para la industria porque la pandemia presenta «desafíos operacionales y financieros desconocidos».

Este mismo lunes su marca Seat anunciaba un ERTE para sus 14.800 empleados en España. Las dificultades productivas derivadas de la crisis del coronavirus le harán también mantener cerrada la fábrica de Martorell (Barcelona) de 5 a 6 semanas, según aseguran los sindicatos.

Más allá, fuentes de Gestamp, el mayor fabricante de componentes de España, con 22 fábricas y 6.000 empleados, aseguranque están adaptando su situación a los clientes y valorando «todas las opciones de flexibilidad» a su alcance, lo que incluye los ERTE, que ya están negociando para sus plantas. «La producción se ajustará a la de nuestros clientes y en los próximos días irá disminuyendo de forma progresiva», explican. Por tanto, los ERTE se plantean como una medida más de flexibilidad pero, de momento, «los estamos negociando».

Pero no solo las fábricas de vehículos están afectadas. Esta crisis global tiene gran incidencia en el consumo y las compras, al haber tenido que cerrar todas las tiendas del país, excepto alimentación y farmacias. Uno de los primeros del sector de la moda en activar un ERTE ha sido Adolfo Domínguez, que ayer martes anunció la medida para 728 empleados hasta mayo tras el cierre de 188 tiendas en nuestro país desde la declaración del estado de alarma.

Temas

Comentarios

Lea También