Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Avanza el plan de bibliotecas 'con mucha voluntad y poco dinero'

El concejal Josep Maria Prats defendió el proyecto y la oposición reivindicó más recursos para la cultura

Carla Pomerol

Whatsapp
Beatriz Pérez (no adscrita, antes de Ciutadans) y Josep Maria Prats (ahora de Units per Avançar). Foto: ll. milián

Beatriz Pérez (no adscrita, antes de Ciutadans) y Josep Maria Prats (ahora de Units per Avançar). Foto: ll. milián

Parece que ya llega la buena, después de tantos años esperando un plan de bibliotecas digno. El pleno del Ayuntamiento de Tarragona aprobó ayer el proyecto que el concejal Josep Maria Prats tiene previsto para dotar de bibliotecas a la ciudad. La intención es invertir 9,7 millones de euros para reforzar la actual red de centros de lectura municipales. Y es que Tarragona arrastra un déficit de espacio y servicios de estas características desde hace mucho tiempo. La voluntad del concejal de Cultura, Josep Maria Prats, es poner en marcha hasta cinco equipamientos por el centro de la ciudad y los barrios periféricos. La oposición mostró creerse la buena voluntad del concejal en este tema, pero dudó de los recursos que el Ayuntamiento invierte en cultura.

La prioridad es la biblioteca de Torreforta, ubicada en el antiguo mercado

«Hoy –ayer para el lector– es un día histórico. Desde el año 1985, el Consistorio tenía la obligación de elaborar un plan de bibliotecas y aún no lo teníamos», aseguraba Prats, quien añadió que «es muy importante para conseguir que nuestros ciudadanos sean críticos, que es nuestro objetivo». Prats quiso destacar que no se trata de escoger los escenarios donde se instalarán estas bibliotecas, sino poner en marcha el servicio municipal de bibliotecas». Para el concejal de Cultura, el proyecto previsto más potente y prioritario es la de Torreforta, «ya que se convertirá en el motor del barrio», explicaba. 

La intención es poner en marcha cinco equipamientos por el centro de la ciudad y por los barrios

Por su parte, Jordi Martí, concejal de la CUP, asegura que «este es el único plan posible con la miseria de dinero que el Ayuntamiento concede a la cultura, pero no es el plan que nos comunicó cuando entró en el Ayuntamiento». En esta misma línea se mostró Rubén Viñuales, portavoz de Ciutadans, quien aseguró que «hay voluntad, pero no dinero». Por otra parte, Pau Ricomà, portavoz de ERC, destacó la importancia de crear un servicio municipal de bibliotecas y reivindicó tener como prioridad la biblioteca de Torreforta. La portavoz del gobierno, Begoña Floria, respondió a la información que este periódico publicó hace unas semanas. «Decidimos no acogernos a la subvención para una biblioteca en Campclar porque preferimos apostar por un espacio de encuentro en el mismo barrio».

Comentarios

Lea También