Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros (PSC) empata con Ricomà (ERC): ¿quién será el alcalde?

Con más del 98%, el PSC pierde dos escaños respecto a 2015 y ERC logra disputarle la alcaldía al doblar sus resultados y escaños

Jordi Cabré

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros, PSC, atendiendo a los medios de comunicación. FOTO: Pere Ferré

Josep Fèlix Ballesteros, PSC, atendiendo a los medios de comunicación. FOTO: Pere Ferré

Tarragona con el 98,6% de los votos tiene un futuro incierto. El ganador moral sería el PSC de Josep Fèlix Ballesteros con más de 13.000 votos. Pero las victorias morales y el primer puesto en votos son factores que no garantizan la alcaldía de la capital de la provincia. Sus siete concelaes, dos menos que en 2015, son una cifra que a día de hoy no garantiza más que lo dicho anteriormente, una victoria moral.

ERC, de Pau Ricomà, es la alternativa a Ballesteros. Los republicanos han logrado doblar sus expectativas, casi sus escaños (de 4 a 7) y quedarse a pocos, muy pocos votos, del PSC. El alcaldable es un serio candidato a presidir el salón de plenos y erigirse como el primer alcalde republicano tras la muerte del dictador Franco.

El directo del 26M

Sigue todo lo que sucede en esta jornada electoral aquí, al minuto

Con este equilibrio de fuerzas entre los dos partidos ganadores, la silla de la Alcadía no tiene propietario. si pactan entre sí, una opción que el Diari dejó entrever durante la campaña electoral podrían repartirse el mandato. si por el contrario, no se entienden faltará por ver qué papel juegan el resto de fuerzas que han salido representadas.

Sede de ERC, en Tarragona. FOTO: Núria Riu

Ciudadanos, al margen del descenso del PSC y ascenso de ERC, ha logrado mantenerse firme con sus cuatro escaños y reforzando su posicionamiento en la ciudad tras la irrupción en 2015 de la candidatura de Rubén Viñuales.

Detrás de él, y también salvando los tres escaños de esta legislatura, se presenta Junts per Tarragona de Dídac Nadal. La formación que perdió al líder Albert Abelló durante la legislatura ha logrado mantener su representación con caras nuevas y a pesar del baile de siglas del partido.

En Comú Podem ha salido airoso de estos comicios. Los herederos de la antigua Iniciativa per Catalunya han conseguido no sólo aguantar la herencia de Arga Sentís, sinó doblar votos y  representación. Carla Aguilar ha sabido canalizar las diferentes tendencias de Podemos y afianzar la candidatura municipalista.

FOTO: Agnès Llorens

Por detrás de En Comú Podem Se ha quedado la CUP, otro de los partidos que ha resistido y ha mantenido sus dos concejales dejando en última posición de votos, aunque con el mismo número de escaños al PP. Los populares han perdido la mitad de sus sillas en la sala de plenos.

Precisamente esta pérdida de PP y PSC (dos escaños cada uno menos que en 2015) hace difícil un pacto constitucionalista PSC-Ciudadanos-PP, puesto que la suma es de 13, uno menos que la mayoría absoluta.

La jornada electoral ha terminado. Ahora empiezan las negociaciones. 

Temas

Comentarios

Lea También