Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros: «Yo nunca he sido antiindependentista»

Entrevista con Josep Fèlix Ballesteros, Alcalde en funciones de Tarragona. «El pacto con el PP nos afectó». «Con ERC podemos hablar de todo, seré generoso. ¿Aparcar la Budellera? La ciudad tiene otros posibles crecimientos»

Octavi Saumell

Whatsapp
El alcalde en funciones de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, el pasado domingo por la noche atendiendo a la prensa. FOTO: Pere Ferré

El alcalde en funciones de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, el pasado domingo por la noche atendiendo a la prensa. FOTO: Pere Ferré

El alcalde en funciones de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros  (PSC), atiende por teléfono al Diari de Tarragona a las nueve de la mañana, pocas horas después del recuento de las elecciones Municipales que le deja al filo de la navaja de poder repetir como máximo representante del Consistorio, un cargo que ostenta desde 2007 y que espera mantener a partir del 15 de junio. 

Han pasado pocas horas desde el recuento. ¿Cómo está?
Bien, con la sensación de haber cumplido con una labor muy difícil. Debe tenerse en cuenta de que la situación política no era fácil, sino un todos contra Ballesteros. 

¿Fue una amarga victoria?
Fue una victoria, la cuarta que logro desde que soy alcalde. Esto sí, fue más ajustada de lo que esperábamos, pero lo que está claro es que ERC no ha logrado la victoria. Hemos vencido nosotros, por los pelos.  

«Debería haberme dedicado más a la micropolítica. El próximo mandato será el de coser calles como Apodaca o Reial»

¿Los siete ediles son un fracaso?
No. Hemos mantenido mucho el voto de hace cuatro años. De hecho, a falta del recuento del extranjero nos hemos quedado a 800 votos. El auge de participación ha beneficiado a los partidos independentistas. 

¿El resultado es un voto de castigo a su gestión?
No, creo que ha sido más bien por la coyuntura general. 

¿Por qué cree que las Europeas han beneficiado a ERC?
Debemos analizarlo bien, pero lo que está claro es que han tenido un efecto llamada, pese a que Junts per Tarragona no ha tenido un buen resultado. 

«No soy partidario de compartir la alcaldía. El gobierno de TGN es una cosa demasiado seria como para trocearlo»

Dídac Nadal se ha quedado con tres concejales. 
Está claro que no ha logrado su objetivo. Nosotros, en cambio, hemos ganado en los barrios, mientras que en el centro y Llevant lo ha hecho Esquerra, en gran parte gracias al incremento de participación. 

¿Los tarraconenses han apostado por un cambio de ciclo después de 12 años de gobierno socialista?
No. La situación no se ha producido solo en Tarragona. La sociedad y el panorama ha cambiado respecto a hace años. 

¿Tarragona es independentista?
No, de hecho, creo que han sumado el 40%. Históricamente, en las últimas seis elecciones el independentismo se ha quedado en el 35% de media en la ciudad. 

«No quiero que Tarragona sea moneda de cambio de nada. Ni del independentismo ni del constitucionalismo»

¿Se ve de alcalde?
De hecho, ahora mismo soy alcalde, ni que sea en funciones. Creo que tengo suficiente experiencia y habilidad para poder llegar a un acuerdo, lo veremos en las próximas semanas. 

¿Descarta un pacto con Esquerra?
Si Ernest Maragall se proclama alcalde en Barcelona, yo no descarto nada. Tenemos tiempo hasta el 15 de junio.  

¿El acuerdo con ERC es ahora su gran prioridad?
No lo sé, abriré conversaciones con todos los partidos, menos con la CUP, con quien todos ya sabemos que es difícil que podamos llegar a algún acuerdo. Si no hay una alternativa clara y sólida contra nosotros, el alcalde es el de la fuerza más votada. 

«Ya goberné cuatro años con ERC, no soy antiindependentista. ¿Pactar con los Comuns? No descarto a nadie, solo a la CUP»

¿Se vería en un gobierno con Pau Ricomà?
Sinceramente, aún no me lo he planteado, pero también le digo que cosas más difíciles se han visto. De hecho, él era el presidente de la Empresa de Desenvolupament Econòmic cuando pactamos con ERC entre 2007 y 2011. 

¿Qué recuerdo tiene de ese gobierno?
Muy bueno, pero con siete concejales me veo capaz de gobernar en solitario, como se ha hecho en otras poblaciones, como Reus. 

¿Aceptaría partirse la alcaldía con Esquerra?
Es que aún ni hemos hablado... De todas formas, no soy partidario de partir grandes alcaldías, como la de Tarragona. El gobierno de la ciudad es una cosa demasiado seria como para trocearlo. 

«Si hay un acuerdo alternativo estaré en la oposición durante los cuatro años. No dimitiré por respeto a nuestros votantes»

¿Y si ERC pide su dimisión para poder firmar un acuerdo estable de gobierno?
No lo han hecho. Cuando él decía que se veía liderando el cambio, yo estaba gobernando. 

El lema de ERC era ‘Vota el canvi’. Y en una entrevista con el ‘Diari’, Ricomà aseguró que «la alternativa real pasa por un gobierno sin Ballesteros». 
En política no hay nada imposible. Los políticos debemos gestionar la complejidad y hacer valer la experiencia y la generosidad. 

¿Qué condiciones pondrá usted sobre la mesa?
Hablaremos con todos y de todo lo que sea relativo a la ciudad. No quiero que Tarragona sea moneda de cambio de nada, ni del independentismo ni del constitucionalismo. Tarragona debe ser lo primero y lo único. 

«La gestión de los Juegos no ha influido. El departamento de Patrimoni de la Generalitat ha puesto mucho palos a las ruedas para el Palau»

Esquerra le exigirá que deje de dar la espalda al proceso soberanista. 
Soy como soy y todo el mundo sabe cómo pienso. De todas formas, nunca he dicho que yo sea antiindependentista.  

En el cinturón metropolitano de Barcelona el PSC ha mejorado, pero en Tarragona han perdido dos concejales y está contra las cuerdas para repetir de alcalde. 
Las dinámicas territoriales son muy diferentes. Aquí en Tarragona llevo doce años, y en Lleida el PSC lleva treinta en la Paeria. 

¿Les ha perjudicado su posición sobre el proceso?
No, creo que si ha afectado ha sido muy poco. 

¿Pues qué les ha pasado para quedarse con siete concejales?
Hemos mantenido la práctica totalidad del voto, lo que pasa es que el independentismo se ha movilizado mucho por las Europeas. Hace un año todo el mundo nos daba por muertos y desahuciados, y ahora hemos sido la lista más votada. 

¿Cree que han ganado las elecciones gracias al efecto de las Generales del 28 de abril?
Pues seguramente, sí. La victoria de hace un mes nos ha ayudado mucho. 

ERC ha sido beligerante con el proyecto para construir un nuevo barrio en la Budellera.  
Estoy dispuesto a hablar de todo con todo el mundo. No habrá líneas rojas. 

¿Estaría dispuesto a dejar este plan parcial en un segundo plano a corto plazo?
La ciudad tiene otros posibles crecimientos, como es el plan de mejora urbana del entorno del Nàstic. Tenemos que hablarlo. 

¿El adiós de IKEA ha sido decisivo?
No, al contrario. En los barrios de Ponent están muy ilusionados con el nuevo proyecto. 

Si con ERC no fuera posible... ¿se plantea un gobierno con los Comuns?
Contemplo todas las posibilidades, todo es posible. 

Haga autocrítica. ¿Qué cambiaría de los últimos tiempos?
De la campaña, nada. Gracias a ella nos hemos salvado. Lo que debería haber hecho es haberme dedicado más a la micropolítica y no tanto a los grandes proyectos. Los próximos años serán los de coser las calles, como la renovación de las calles Apodaca, Reial o Unió.

¿El pacto de gobierno con el PP le ha perjudicado?
Es posible que haya influido, pero repito que prácticamente nos hemos mantenido. 

¿Se arrepiente de haber firmado el pacto de Casa Canals con PP y Unió?
No, porque hemos dado estabilidad a la ciudad. Además, el comercio de la ciudad está tirando hacia adelante como nunca, la actividad constructiva se ha incrementado, el Port va bien, Dow seguirá invirtiendo en Tarragona...

¿Qué afectación han tenido los Juegos en los resultados?
No mucha. Conozco muchos voluntarios que están orgullosos de haber colaborado. Ha pasado demasiado tiempo como para que ahora esto haya influido. Nos ha quedado un Anillo Mediterráneo al que deberemos sacarle partido el próximo mandato. 

¿La Generalitat ha podido bloquear la negociación por el traspaso del Palau por temas electorales?
Desde el Departament de Patrimoni del Govern se han puesto muchos palos a las ruedas. 

¿Se ha hecho demagogia con este tema y la gestión de los Juegos del pasado verano?
Hay gente que no ha actuado con lealtad institucional. 

La pasada semana reconoció por primera vez que la ceremonia de inauguración no fue un éxito. ¿Por qué ha tardado tanto?
Los que promovieron el boicot a los Juegos ahora no pueden quejarse de que no fuera un éxito...

Ve posible un pacto alternativo que le deje fuera de la gobernabilidad de la ciudad?
No lo sé, esto deberían decirlo ellos. La situación es parecida a la de 2011. 

Entonces había dos actores implicados –Convergència i Unió y el Partido Popular– que sumaban 14, y al final usted siguió de alcalde. 
Estuve días pendiente de ellos. Ahora la situación es prácticamente calcada, sí. 

¿Usted estará en la oposición durante cuatro años si al final se materializa este acuerdo entre ERC, JxTGN, CUP y Comuns?
Haré lo que me diga mi partido, pero lo que está claro es que me han escogido para estar en el pleno municipal. 

¿Se le ha pasado por la cabeza dimitir?
No. Esto sería traicionar la confianza que nos han demostrado nuestros votantes. 

¿Sabe que si no gobierna sería la primera vez que un alcalde que en Tarragona opta a la reelección no repite?
No lo sabía, pero estoy muy tranquilo. 

Usted está imputado por el caso  Inipro. ¿Dimitirá si llega a juicio oral?
Es un tema que prácticamente ni ha salido durante la campaña electoral. Aún falta por resolver el recurso de reforma y el otro ante la Audiencia Provincial. Soy inocente y lo demostraré. 

Temas

Comentarios

Lea También