Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros afirma que si TGN no crece, se expulsará a los jóvenes por falta de vivienda

El pleno resolvió las alegaciones sobre la modificación de la agenda económica 

Núria Riu

Whatsapp
El pleno extraordinario de este lunes en el Ayuntamiento de Tarragona duró 29 minutos. FOTO: Alfredo González

El pleno extraordinario de este lunes en el Ayuntamiento de Tarragona duró 29 minutos. FOTO: Alfredo González

«El POUM es un documento que sigue válido». Así lo afirmó el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, quien recordaba la larga negociación, durante más de trece años, para la aprobación definitiva del Pla d’Ordenació Urbanística Municipal. Ballesteros hacía estas declaraciones en el pleno municipal extraordinario, celebrado este lunes, en el que se aprobó por diecisiete votos a favor, seis en contra y dos abstenciones la modificación de la agenda y los documentos socioeconómicos que acompañan el texto. 

Durante su intervención, el alcalde afirmaba que sin la aprobación del POUM «estaríamos hablando de que el planeamiento con el que nos estaríamos rigiendo sería de inicios de la década de los ochenta». Asimismo, alegaba que durante la negociación se resolvió la situación de 6.000 personas que se quedaban en la calle y que «se borró de un plumazo nyaps monumentales como El Rodolat del Moro, que se cargaba la Anella Verda, y La Móra 2». 

Han sido muchas las críticas durante los últimos tiempos sobre el modelo de crecimiento que establece el plan general. No obstante, Ballesteros aseguró que el desarrollo de ámbitos como Horta Gran presenta «muchas dificultades» por los problemas de inundaciones del Francolí y que el Pou Boronat «no tiene ningún sentido ya que se concibió en el momento de la burbuja inmobiliaria».

1.431 tarraconenses conformarán las mesas electorales del 28 de abril, de acuerdo con el sorteo que se llevó a cabo este lunes en el inicio del pleno.

«A parte de estas dos zonas no hay más posibilidades de crecimiento en el centro y se están acabando las viviendas», afirmaba el máximo representante municipal, quien afirmaba que «no hay posibilidades de más crecimiento en el centro y se está agotando la vivienda disponible, expulsando a los jóvenes que no tienen la posibilidad de acceder a un piso». Según cálculos del Ayuntamiento, Tarragona tan solo tiene suelo para edificar 1.500 nuevas viviendas. Una situación que el Consistorio asegura que obliga a estas personas a buscar una alternativa en municipios de las cercanías, como Els Pallaresos y El Catllar. «Es una realidad que ahora mismo estamos acariciando», decía el alcalde. 

La aprobación de la nueva agenda del POUM ha tenido tan solo una alegación, que hace referencia al número de viviendas que podrán construirse en Mas d’en Sorder. El concejal de Territori, Josep Maria Milà, defendió que «el plan es el mismo, pero el ritmo se ha acompasado a la situación actual». Milà recordaba también que tan solo sigue su trámite un contencioso administrativo, que es el que presentó la empresa CLH. «El resto están todos resueltos, desestimados o se retiraron». Las declaraciones del edil socialista venían después de la intervención del portavoz del PDeCAT, Dídac Nadal, quien considera que el POUM necesita algunas revisiones ya que «hay contenciosos que pueden poner en riesgo el plan». 

Más crítica fue la concejal de la CUP, Laia Estrada, quien aseguró que «es un mal POUM» y que esta modificación «tan solo beneficia los intereses de los promotores inmobiliarios». 

Por su parte, el concejal de ERC, Xavi Puig, defendía que los cambios en la agenda social y económica no son suficientes ya que «debe modificarse todo el POUM». La formación republicana defiende que  las promociones urbanísticas como La Budellera y La Vall del Llorito «amenazan» el patrimonio natural de la ciudad.

Temas

Comentarios