Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros creará una concejalía de 2017 y Milà será su hombre fuerte

El nuevo cartapacio unirá turismo con patrimonio e incluirá un área dedicada específicamente a la gente mayor
Whatsapp
Imagen del pasado 9 de mayo, con Josep Fèlix Ballesteros junto a la candidatura que le acompañó en las elecciones del 24 de mayo. Foto: Pere Ferré

Imagen del pasado 9 de mayo, con Josep Fèlix Ballesteros junto a la candidatura que le acompañó en las elecciones del 24 de mayo. Foto: Pere Ferré

 

Josep Fèlix Ballesteros (PSC) ya tiene un primer esbozo del cartapacio municipal con el que el próximo 13 de junio iniciará su tercer mandato al frente de la alcaldía de Tarragona. El líder socialista, que hace menos de dos semanas se impuso cómodamente en los comicios celebrados el pasado 24 de mayo, contará de cara a los cuatro próximos años con un renovado equipo en el que habrá tres ediles menos que en la actualidad, ya que los resultados electorales determinaron un descenso en la representación socialista de 12 a 9 miembros. 
Esta reducción en el número de concejales obligará al equipo de gobierno a compactar más las áreas que se ocupará cada responsable, ya que –como mínimo hasta después de las Geneales de finales de noviembre–el PSC gobernará en minoría, tras no llegar a ningún acuerdo para formar gobierno con el resto de partidos que tendrán representación en el pleno (C’s, ERC, PP, CiU, CUP e ICV).
Milà: edil y...¿gerente?
Dos son las principales novedades que presentará el cartapacio municipal a partir del próximo 13 de junio. La primera será la creación de una concejalía específica para la organización de los Juegos del Mediterráneo de 2017. Esta área estará liderada por Javier Villamayor y tendrá vigencia hasta después del evento. Será entonces cuando se realizará una modificación del gabinete. La apuesta por Villamayor podría entenderse en clave sucesoria, ya que en 2019 Ballesteros ya no se presentará y tiene en la celebración de los Juegos el gran reto de su último mandato.   
La segunda gran novedad es la baja del concejal de Seguretat Ciutadana i Territori, Carles Castillo, quien se ocupa de dos áreas estratégicas que, dentro de ocho días, pasarán a ser gestionadas por separado. Por lo que se refiere a la Guàrdia Urbana, las fuentes consultadas (sindicales incluidas) afirman que es el primer teniente de alcalde, Pau Pérez, quien cuenta con más opciones de asumir el día a día de la Policía Local. Se trata de una petición realizada por Asemit, que podría ser aceptada en la configuración del nuevo cartapacio. Pese a ello, tampoco está descartado que esta competencia sea asumida directamente por el alcalde. Asimismo, Pérez mantendrá la responsabilidad de Serveis Centrals, Economia i Hisenda, confirmándose como un hombre de la máxima confianza de Ballesteros. 
Asimismo, Josep Maria Milà heredará el liderazgo del área de Territori de Castillo. Milà, arquitecto de profesión y con una importante carrera profesional, será uno de los grandes pesos pesados del nuevo ejecutivo, ya que entre otras materias asumirá Urbanisme, Llicències, Medi Ambient, la Oficina de Projectes y Smhausa. La incorporación de Milà permitirá, además, que éste asuma la ejecución del nuevo POUM y adopte las funciones del esperado gerente, una tarea que hasta ahora realiza el vicesecretario general. Milà gestionará áreas que, hasta ahora, estaban divididas entre los ediles Xavier Tarrés y Victòria Pelegrín.  
La cuarta pata del núcleo duro de confianza del alcalde será Begoña Floria. La edil, que es concejal desde 2007, continuará ejerciendo las funciones de portavoz municipal que realiza desde hace ocho años. Asimismo, la número ‘4’ de la lista socialista podría ver aumentadas sus atribuciones, ya que a parte de seguir con las competencias en Movilidad (y presidencia de la EMT incluida) se perfila para dirigir una de las áreas que, desde 2011, ha gestionado Patricia Antón: comercio, a la vez que se prevé que mantenga Cultura i Festes. 
Precisamente, la reciente baja de Antón también ha comportada un importante rompecabezas en la configuración del nuevo ejecutivo. La actual edil ocupó el número ‘10’ de la candidatura del PSC, por lo que se quedó a las puertas de poder repetir su presencia en la Plaça de la Font. 
La otra principal competencia de Patricia Antón (Turisme) será ocupada, con toda seguridad, por una concejal que se estrenará en el pleno el próximo día 13: Ana Santos. Esta militante socialista –y número ‘6’ de la última lista– también podría asumir las concejalías de Turisme i Patrimoni, que por primera vez irán bajo un mismo paraguas. Hasta la fecha, la responsabilidad de Patrimoni era de Carme Crespo, quien no ha formado parte de la última lista de Ballesteros. Santos también podría encargarse de Serveis Socials.   
Roca, una pieza clave
Otra de las personas que tendrá un protagonismo destacado en el nuevo gobierno socialista será el hasta ahora director del Institut Comte de Rius, Francesc Roca. El número ‘9’ de la lista asumirá una cartera en la que estarán vinculadas las áreas de Promoció Econòmica, Ocupació y Ensenyament, que la actualidad son responsabilidad de Tarrés y Joan Sanahujes. Durante la pasada campaña electoral, Josep Fèlix Ballesteros manifestó su voluntad por acercar más el trabajo de la Formación Profesional Dual y el mundo empresarial, una especialización de la que Roca ha recibido numerosos premios a lo largo de los últimos años.   
Por su parte, Ivana Martínez –que en el actual mandato ha sido la última en entrar tras la marcha de Antonio Rodríguez en enero de 2013–mantendría sus actuales responsabilidades de Joventut, Centres Cívics, Cooperació i Espais Públics, si bien ahora todo parece indicar que también heredará Neteja Pública, que la próxima semana aún será competencia de Joan Sanahujes. 
Finalmente, la número ‘2’ de la lista socialista, Elvira Ferrando, seguirá los mismos pasos que el anterior ‘2’ de Ballesteros, y relevará a Francisco Zapater en la cartera de Relacions Ciutadanes. Ferrando está muy vinculada a la Setmana Santa (preside la Germandat del Sant Ecce-Homo) y mantiene una buena relación con las entidades de la ciudad. Asimismo, la ‘2’ socialista también podría encargarse de la nueva cartera destinada a la Gent Gran.  

Josep Fèlix Ballesteros (PSC) ya tiene un primer esbozo del cartapacio municipal con el que el próximo 13 de junio iniciará su tercer mandato al frente de la alcaldía de Tarragona. El líder socialista, que hace menos de dos semanas se impuso cómodamente en los comicios celebrados el pasado 24 de mayo, contará de cara a los cuatro próximos años con un renovado equipo en el que habrá tres ediles menos que en la actualidad, ya que los resultados electorales determinaron un descenso en la representación socialista de 12 a 9 miembros.

Esta reducción en el número de concejales obligará al equipo de gobierno a compactar más las áreas que se ocupará cada responsable, ya que –como mínimo hasta después de las Geneales de finales de noviembre–el PSC gobernará en minoría, tras no llegar a ningún acuerdo para formar gobierno con el resto de partidos que tendrán representación en el pleno (C’s, ERC, PP, CiU, CUP e ICV).

Milà: edil y...¿gerente?

Dos son las principales novedades que presentará el cartapacio municipal a partir del próximo 13 de junio. La primera será la creación de una concejalía específica para la organización de los Juegos del Mediterráneo de 2017. Esta área estará liderada por Javier Villamayor y tendrá vigencia hasta después del evento. Será entonces cuando se realizará una modificación del gabinete. La apuesta por Villamayor podría entenderse en clave sucesoria, ya que en 2019 Ballesteros ya no se presentará y tiene en la celebración de los Juegos el gran reto de su último mandato.

La segunda gran novedad es la baja del concejal de Seguretat Ciutadana i Territori, Carles Castillo, quien se ocupa de dos áreas estratégicas que, dentro de ocho días, pasarán a ser gestionadas por separado. Por lo que se refiere a la Guàrdia Urbana, las fuentes consultadas (sindicales incluidas) afirman que es el primer teniente de alcalde, Pau Pérez, quien cuenta con más opciones de asumir el día a día de la Policía Local. Se trata de una petición realizada por Asemit, que podría ser aceptada en la configuración del nuevo cartapacio. Pese a ello, tampoco está descartado que esta competencia sea asumida directamente por el alcalde. Asimismo, Pérez mantendrá la responsabilidad de Serveis Centrals, Economia i Hisenda, confirmándose como un hombre de la máxima confianza de Ballesteros.

Asimismo, Josep Maria Milà heredará el liderazgo del área de Territori de Castillo. Milà, arquitecto de profesión y con una importante carrera profesional, será uno de los grandes pesos pesados del nuevo ejecutivo, ya que entre otras materias asumirá Urbanisme, Llicències, Medi Ambient, la Oficina de Projectes y Smhausa. La incorporación de Milà permitirá, además, que éste asuma la ejecución del nuevo POUM y adopte las funciones del esperado gerente, una tarea que hasta ahora realiza el vicesecretario general. Milà gestionará áreas que, hasta ahora, estaban divididas entre los ediles Xavier Tarrés y Victòria Pelegrín.

La cuarta pata del núcleo duro de confianza del alcalde será Begoña Floria. La edil, que es concejal desde 2007, continuará ejerciendo las funciones de portavoz municipal que realiza desde hace ocho años. Asimismo, la número ‘4’ de la lista socialista podría ver aumentadas sus atribuciones, ya que a parte de seguir con las competencias en Movilidad (y presidencia de la EMT incluida) se perfila para dirigir una de las áreas que, desde 2011, ha gestionado Patricia Antón: comercio, a la vez que se prevé que mantenga Cultura i Festes.

Precisamente, la reciente baja de Antón también ha comportada un importante rompecabezas en la configuración del nuevo ejecutivo. La actual edil ocupó el número ‘10’ de la candidatura del PSC, por lo que se quedó a las puertas de poder repetir su presencia en la Plaça de la Font.

La otra principal competencia de Patricia Antón (Turisme) será ocupada, con toda seguridad, por una concejal que se estrenará en el pleno el próximo día 13: Ana Santos. Esta militante socialista –y número ‘6’ de la última lista– también podría asumir las concejalías de Turisme i Patrimoni, que por primera vez irán bajo un mismo paraguas. Hasta la fecha, la responsabilidad de Patrimoni era de Carme Crespo, quien no ha formado parte de la última lista de Ballesteros. Santos también podría encargarse de Serveis Socials.

Roca, una pieza clave

Otra de las personas que tendrá un protagonismo destacado en el nuevo gobierno socialista será el hasta ahora director del Institut Comte de Rius, Francesc Roca. El número ‘9’ de la lista asumirá una cartera en la que estarán vinculadas las áreas de Promoció Econòmica, Ocupació y Ensenyament, que la actualidad son responsabilidad de Tarrés y Joan Sanahujes. Durante la pasada campaña electoral, Josep Fèlix Ballesteros manifestó su voluntad por acercar más el trabajo de la Formación Profesional Dual y el mundo empresarial, una especialización de la que Roca ha recibido numerosos premios a lo largo de los últimos años.

Por su parte, Ivana Martínez –que en el actual mandato ha sido la última en entrar tras la marcha de Antonio Rodríguez en enero de 2013–mantendría sus actuales responsabilidades de Joventut, Centres Cívics, Cooperació i Espais Públics, si bien ahora todo parece indicar que también heredará Neteja Pública, que la próxima semana aún será competencia de Joan Sanahujes.

Finalmente, la número ‘2’ de la lista socialista, Elvira Ferrando, seguirá los mismos pasos que el anterior ‘2’ de Ballesteros, y relevará a Francisco Zapater en la cartera de Relacions Ciutadanes. Ferrando está muy vinculada a la Setmana Santa (preside la Germandat del Sant Ecce-Homo) y mantiene una buena relación con las entidades de la ciudad. Asimismo, la ‘2’ socialista también podría encargarse de la nueva cartera destinada a la Gent Gran.

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También