Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros gira hacia la derecha

El PSC firmó en febrero un pacto de gobierno ´no ideológico´ con el PP y Unió. Diez meses después, el portavoz del PP, Alejandro Fernández, ya ha dejado el ejecutivo para centrarse en el Parlament

Octavi Saumell

Whatsapp
Alejandro Fernández, Josep Fèlix Ballesteros y Josep Maria Prats, el 2 de febrero. FOTO PERE FERRÉ

Alejandro Fernández, Josep Fèlix Ballesteros y Josep Maria Prats, el 2 de febrero. FOTO PERE FERRÉ

El 2 de febrero se firmó en Casa Canals lo que era un secreto a voces: el alcalde, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), confirmaba su giro hacia la derecha y sellaba un polémico acuerdo de gobierno con el PP y Unió. Los socialistas, que en las últimas elecciones municipales perdieron tres ediles, gobernaron con sólo nueve concejales durante los primeros ocho meses de mandato.

Esta clara minoría complicaba mucho la gestión del día a día, hasta el punto de que el alcalde decidió decantarse por las dos únicas formaciones que apoyan los Juegos del Mediterráneo, en detrimento de formar un Tripartit con ERC e ICV, una opción que también habría dado una mayoría estable a Ballesteros. La apuesta por las formaciones conservadoras generó división interna entre los socialistas. Militantes como Carme Crespo o Mariano Pescador se dieron de baja, mientras que pesos pesados como Carlos Castillo o Xavier Sabaté piden romper el acuerdo.

Los tres líderes aseguraron que se trata de un pacto «no ideológico» basado en el feeling personal y la voluntad de desbloquear los temas históricos pendientes. En esta línea, se mencionaban los Juegos del Mediterráneo, el Mercat Central, el preventorio de La Savinosa, la Ciutat de Repòs, el edificio del Banco de España, la plataforma del Miracle o el Port Esportiu.

Diez meses después, sin embargo, pocas son las soluciones que se han dado a estos temas estratégicos. La mejor noticia es que el año se iniciará con la reapertura del Mercat Central después de cinco años y medio de obras y más de nueve desde que los paradistas dejaran el histórico inmueble para iniciar su actividad en la carpa que, en teoría, debía ser sólo provisional.

Ballesteros espera que esa inauguración se lleve a cabo «durante el primer trimestre de 2017». Pese a ello, lo cierto es que, a poco menos de tres meses para que se cumpla este calendario, lo cierto es que aún restan 15 puntos de venta por ocupar: ocho correspondientes a paradas de producto fresco y siete de locales comerciales, una circunstancia criticada por la Associació de Venedors.


De momento, sin anuncios
Por lo que se refiere al resto de deberes, a día de hoy no se ha realizado ningún gran anuncio. Sólo ha trascendido que los presupuestos municipales de 2017 incluyen una partida de 100.000 euros para elaborar el proyecto ejecutivo de la reforma del edificio del Banco de España, mientras que la Diputació ha adjudicado a un despacho de arquitectos la redacción del futuro complejo de la Savinosa.

La Generalitat busca sin suerte un inquilino para la Ciutat de Repòs. Port Esportiu, Tabacalera y plataforma del Miracle no parece que vayan a tener una solución de inmediato. Todo esto, a expensas de la evolución que experimente el caso Inipro, en el que tanto el alcalde Ballesteros como la portavoz municipal –Begoña Floria– están siendo investigados.

Por si no fuera poco, en noviembre se conoció que uno de los pilares del pacto, Alejandro Fernández (PP), dejaba el Ayuntamiento de Tarragona para ejercer como portavoz del PP en el Parlament de Catalunya. José Luis Martín es el nuevo líder de los conservadores y Jou Acero vuelve al Saló de Plens.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También