Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros se presenta como la alternativa al «trilacito»

En su mitin central, los socialistas se comprometen a habilitar un puente peatonal que conecte los barrios con el centro de la ciudad

Núria Riu

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros a punto de intervenir en el acto que ayer el PSC celebró en Bonavista.   FOTO: fabián acidres

Josep Fèlix Ballesteros a punto de intervenir en el acto que ayer el PSC celebró en Bonavista. FOTO: fabián acidres

En los próximos cuatro años vamos a dar la vuelta a Tarragona. No la va a conocer ni la madre que la parió». Son palabras del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, y candidato a la reelección por parte del Partit Socialista de Catalunya (PSC), que tras doce años en el cargo aseguraba que «estoy como nunca. Cuando más campaña y más contacto con la gente, más te carga las pilas», aseguraba un Ballesteros que se comparaba con una bicicleta con dinamo para explicar sus sensaciones durante estas semanas.

El PSC hacía su mitin central de campaña en la Plaza de la Fuente de Bonavista. El escenario se convirtió en un tinglado de flamenco. La música de Retales se encargaba de calentar el ambiente de una convocatoria que movilizó a la gente de partido y reunió a escaso público. Los acordes de «No estamos locos» abrían un acto con poco más de un centenar de personas, que acompañaban con sus palmas a la formación.

La primera en subir al escenario era la número dos de la lista y nuevo fichaje de cara a estas municipales, Sandra Ramos. Ésta apelaba a la victoria de Pedro Sánchez el pasado 28 de abril para «acabar el trabajo» y «frenar al trilacito» tras el 26 de mayo. «Hay partidos en esta ciudad que su máximo objetivo es quitar a Ballesteros», decía. Y, en este sentido, hacía un llamamiento a la «gente de buena fe» que quiere votar a los comuns y les alertaba de que «tienen un preacuerdo con ERC».

Los socialistas denuncian que ERC, En Comú Podem y la CUP «esconden las cartas» de un pacto tras los comicios del próximo domingo. «Lo tienen cerrado», aseguraba el alcalde quien manifestaba que sería la alianza «de la estelada». «Ante la crispación, convivencia. Ante el independentismo, pluralidad y garantías democráticas. Esto es lo que nos estamos jugando», apuntaba Ballesteros. 

Se defendió como el candidato del «diálogo, el progreso, la concordia y el respeto». Y afirmaba que «me avergüenza que alguien piense que la política es insultar, discrepar y mentir».

Gestión y futuro

Ballesteros tiró de gestión. Recordaba algunas actuaciones que se han llevado a cabo en este barrio como el desdoblamiento del Camí de la Coma, el Anillo Mediterráneo y el parque infantil de delante de la iglesia. Arreglar el centro cívico y la urbanización de la zona de los colegios eran otras de las actuaciones que nombró. Además, resaltaba que seguirá adelante con la urbanización del PP10 –en el que estaba prevista la llegada de Ikea– ya que «nos va a permitir crear 450 viviendas de protección oficial».

También habló de futuro. Y en este acto central aseguraba que se habilitará «un puente peatonal que permita que desde aquí pueda irse a la Avinguda de Roma y llegar a la Imperial Tarraco». Un proyecto que considera que debe «eliminar la guetización de Ponent». Y es que, según afirmó, «En estos próximos cuatro años tendremos el dinero para articular Bonavista con Ponent y el centro».

Otro de los compromisos que adquiría era que el antiguo Casal de Torreforta se convierta en un Casal de la Dona que lleve el nombre de la exconsejal Ana Santos, que fallecía el pasado 10 de abril, tras haber ocupado durante este mandato la cartera de Serveis a la Persona.
Los socialistas también sacaron pecho de su propuesta estrella durante esta campaña: la gratuidad del autobús, que debe producirse en 2023. «Es una idea que primero parecía de Pepito Grillo y que ya están siguiendo ciudades como París», afirmaba el alcalde quien aseguró que «nos han llamado de toda España para copiar el proyecto».

Junto con las banderas del PSC, también podían verse banderas de Tarragona y europeas. Y es que el eurodiputado Javi López, y candidato a las elecciones europeas del próximo domingo, fue único invitado de fuera que acompañó a los socialistas tarraconenses en este mitin central de campaña.

López, quien manifestó que «Ballesteros defiende los intereses de Tarragona incluso por encima de los del PSC», apeló a la necesidad más políticas ecologistas y feministas. «La mejor defensa de Europa es cambiarla y transformarla, haciendo una Unión Europea más pensada en la ciudadanía, cotidiana y próxima», argumentaba.

Transformar Europa

López ha trabajado codo con codo con el Ayuntamiento de Tarragona durante estos últimos años. De hecho, su trabajo y el de otros eurodiputados permitió que las instituciones europeas aportaran una subvención de dos millones de euros para los Juegos Mediterráneos. «Tarragona sabe que los grandes proyectos se hacen tejiendo complicidades. Y, ahora que Europa se encuentra en un momento existencial, debemos combatir la extrema derecha y las fuerzas excluyentes, racistas y clasistas que puedan bloquear las instituciones», decía López.

Fue un acto breve, en el que la música ponía el punto y final. En esta ocasión, Ballesteros no bailó. El ritmo lo marcó Montse Domínguez, número catorce de la lista, quien demostró que los socialistas quieren seguir dando marcha.

Temas

Comentarios

Lea También