Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros y Cardenal se reunirán este mes para desbloquear el 2017

El Gobierno Central podría incluir una partida de 2 ó 3 millones en 2016 y dejar el resto hasta los 15 deseados para 2017
Whatsapp
Imagen de la visita que Miguel Cardenal realizó a Tarragona el 21 de enero de 2013. Foto: Lluís Milián

Imagen de la visita que Miguel Cardenal realizó a Tarragona el 21 de enero de 2013. Foto: Lluís Milián

El hielo existente entre el Ayuntamiento de Tarragona y el Consejo Superior de Deportes (CSD) podría empezarse a derritir la próxima semana. Según ha podido saber el Diari, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) ha pedido una reunión con el presidente del CSD, Miguel Cardenal, que podría llevarse a cabo en pocos días. Ayer no se había confirmado aún ni el día ni la hora, pero todo parecía indicar que el encuentro podría programarse de forma inmediata, antes de finalizar este mes de agosto, durante la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Asimismo, el diputado del Partido Popular Alejandro Fernández hará lo propio este martes a las once de la mañana, en una reunión que podría servir para dar el primer paso y rebajar la tensión existente entre el Consistorio y el organismo dependiente del Gobierno Central. Fuentes populares se mostraban ayer esperanzadas ante la posibilidad de que las cuentas estatales para 2016 incorporen una partida de «2 ó 3 millones de euros» para los Juegos del Mediterráneo de 2017.

Se trataría de una cifra todavía insuficiente con los 14,7 millones que tanto la organización como el Comité Olímpico Español (COE) reclaman al Estado, pero podría incluirse –asimismo– el compromiso de pagar el resto en el siguiente año. De esta forma, la organización tarraconense podría llevar a cabo las licitaciones de las obras pendientes, como son el estadio desmontable, el centro acuático y las reformas del Nou Estadi y del campo de atletismo.

‘Cogemos el guante’

El concejal de Presidència, Javier Villamayor (PSC), mostró ayer la «total predisposición» del Consistorio para retomar «el diálogo fluido» con Cardenal. El edil socialista realizó estas manifestaciones tras analizar la comparecencia que el pasado jueves realizó el presidente del CSD en el Congreso, en la cual Cardenal reconoció la tensión existente entre ambas partes, llegando incluso a relatar que el alcalde abandonó en una ocasión la sede del CSD «porque dijo que tuvo que esperar demasiado». Pese a ello, el alto cargo del Estado mostró su «completa voluntad por trabajar con Tarragona». Ayer, el segundo teniente de alcalde remarcó que «es el momento de que las instituciones estén a la altura», por lo que «cogemos el guante que nos lanza Cardenal».

Pese a ello, Villamayor se mostró molesto con las afirmaciones del presidente de CSD en las cuales éste expuso que «hay federaciones que nos han hecho llegar que sus deportes no se están preparando de forma sostenible para los Juegos de 2017». Sobre ello, el edil tarraconense afirmó que «ninguna de estas federaciones nos ha hecho llegar esta opinión y, de hecho, hemos tenido muy buenas calificaciones en todas las visitas que el Comité Internacional ha realizado a la ciudad».

‘El Estado ha cumplido’

Por su parte, Alejandro Fernández (PP) considera que «el alcalde se ha equivocado gravemente asegurando que el Gobierno incumplía unos acuerdos que en realidad no existen». En este sentido, aseguró que «el Gobierno ha cumplido los dos convenios firmados y si Ballesteros considera que hay que hacer uno nuevo, se hará. Pero no se puede acusar con falsedades».

Finalmente, el diputado de Unió Martí Barberà considera que «es el momento de dejar a un lado las rencillas personales y priorizar los intereses personales». A juicio del político democristiano, «debe fomentarse el diálogo y buscar soluciones, ya que se trata de un proyecto de todo un territorio, no sólo de la ciudad de Tarragona». Barberà, esto sí, criticó que el alcalde de Tarragona «firmara en 2013 un protocolo sin especificar ningún tipo de inversión por parte del Gobierno Central».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También