Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bancos y dados de piedra sustituirán a los bolardos antiterroristas

Los nuevos elementos de mobiliario urbano sustituirán a los bloques de hormigón modelo ‘New Jersey’ que se colocaron provisionalmente tras los atentados terroristas del año pasado

Norián Muñoz

Whatsapp
El nuevo mobiliario es de piedra artificial. FOTO: Cedida

El nuevo mobiliario es de piedra artificial. FOTO: Cedida

El Ayuntamiento de Tarragona ya ha decidido cuál será el modelo de barreras que instalará en la Rambla Nova como elemento de seguridad para evitar ataques con vehículos. Se trata de bancos y dados de piedra artificial, rectangulares y cuadrados, que se dispondrán a la altura de los pasos de peatones y otros sitios desde los cuales un vehículo podría acceder a la zona peatonal.

Así lo explicaba José Luis Martín, concejal de Espais Públics, quien señalaba que los técnicos de la Brigada Municipal optaron por este modelo porque es menos invasivo desde el punto de vista estético y su mantenimiento, a diferencia de lo que sucede con jardineras o pilonas, es muy sencillo. Además, apunta, también pueden servir de asiento para los ciudadanos.

Los nuevos elementos sustituirán a los bolardos azules de hormigón de modelo ‘New Jersey’ que son propiedad del Port de Tarragona y que se instalaron después de los atentados de Barcelona y Cambrils. La primera zona donde se instalarán los nuevos elementos es la coca más cercana al Balcón del Mediterráneo, porque es la que tiene menos concentración de ferias y otras actividades. 

Los bolardos actuales, objeto de críticas. FOTO: Lluis Milián

Instalación por tramos

En cada coca se instalarán 11 bancos y 18 dados y este primer tramo tendrá un coste de 10.000 euros. Se espera que, siguiendo los plazos de la nueva ley de contratación, el mobiliario pueda instalarse hacia el mes de junio de este año. Los bancos y dados están hechos con piedra artificial color ceniza e imitación a granito. Los bancos largos miden 2 metros por 50 por 45 centímetros y los dados, 50 por 50.

La idea es que en las otras cuatro cocas de la Rambla se instalen los mismos elementos cuando se produzca el traslado del mercadillo pendiente de que se recpecionen las obras. (En su momento se anunció que antes de la instalación se deberá arreglar el suelo). El resto de tramos se sacarán a concurso en un único lote.

Los bolardos actuales habían sido objeto de críticas de vecinos y comerciantes, que eran conscientes de la importancia de la seguridad pero que pedían una solución más estética. 

Comentarios

Lea También