Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bel parte como gran favorito y aspira a un tercer mandato

Convergencia i Unió espera repetir gobierno ya sea en solitario o con un posible pacto con ERC. El PSC y Movem Tortosa luchan por liderar la alternativa de izquierdas al actual alcalde
Whatsapp
Imatgen de uno de los plenos celebrados en este mandato en el Ayuntamiento de Tortosa. Foto: Joan Revillas

Imatgen de uno de los plenos celebrados en este mandato en el Ayuntamiento de Tortosa. Foto: Joan Revillas

Las elecciones municipales en Tortosa tienen, de partida, un ganador claro. Tras un último mandato gobernando con una cómoda mayoría absoluta, Ferran Bel y su lista de CiU aspiran a un nuevo mandato al frente del consistorio, el tercero y último del actual alcalde. La fragmentación de la izquierda, con la aparición de dos nuevas candidaturas -CUP y Som Tortosa (vinculada a Podem)- hasta alcanzar un total de cinco, dificulta una alternativa sólida capaz de formar un gobierno alternativo.

Estas dos formaciones sumadas a la lista de extrema derecha de Democracia Nacional elevan a nueve las candidatos que concurren a los comicios. La disparidad de opciones de voto y la previsión que algunas de ellas quizás no alcancen votos suficientes para lograr representación favorecerá, por aplicación de la ley electoral, a la opción más votada, casi con toda seguridad, CiU.

Por contra, el desgaste de ocho años de mandato y el incumplimiento de una de los principales objetivos del mandato -la construcción de las nuevas piscinas- pone en peligro la actual mayoría absoluta, que el mismo candidato, Ferran Bel, ha señalado como objetivo muy difícil de alcanzar de nuevo.

Así las cosas, dos de los escenarios más probables pasan por un gobierno en solitario de CiU o por un pacto de gobierno con ERC, reeditando así el primer mandato de Bel, 2007-2011, cuando gobernó con los republicanos. El número uno de ERC, Josep Felip Monclús, ha realizado una oposición benigna, a diferencia del PSC y ICV, abiertamente contrarios a la política de CiU. Además, Esquerra espera alcanzar un buen número de votos y concejales en la línea de crecimiento de la formación en toda Catalunya. En estas condiciones, un pacto, como el alcanzado entre las dos formaciones a nivel nacional, no sería anormal.

Movem Tortosa, agrupación de partidos encabezada por ICV, aspira a liderar el voto que pide un cambio de personas y políticas en al ayuntamiento. Una campaña intensa, en la calle y redes sociales, y la suma de representantes de la sociedad civil le pueden ayudar en ese propósito.

El PSC, por su lado, presenta como líder al arquitecto Enric Roig y han apostado por una campaña atrevida con el objetivo de recuperar el peso perdido en la política local, cuando gobernaron en coalición entre 1999 y 2007.

De las tres nuevas listas, dos podrían sacar representación en el consistorio -son necesarios unos 700 votos-, la CUP y Som Tortosa. En el último mandato, los independentistas se han hecho un hueco en la vida política de la ciudad con mociones populares y una crítica directa a la gestión sanitaria en las Terres de l’Ebre. Som Tortosa, uno de los círculos de Podem, espera captar el voto de Podemos, toda una incógnita.

Completan el mapa político el Partit Popular, que aspira a mantener representación, al igual que Plataforma per Catalunya. La nueva lista de Democracia Nacional le intentará arañar votos.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También