Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bellvei intenta anular la recepción que hizo de su polígono industrial

Ponerlo al día cuesta tres millones. Algunas empresas no han podido instalarse por la falta de servicios
Whatsapp
En el polígono no hay nada. Además se han expoliado los cables eléctricos.  Foto: JMB

En el polígono no hay nada. Además se han expoliado los cables eléctricos. Foto: JMB

La recepción del polígono industrial de Bellvei por parte del Ayuntamiento ha llegado a los tribunales. El actual gobierno (Mes per Bellvei-PSC) considera que la recepción que hizo el anterior consistorio (CiU-PP) el 16 de mayo de 2011, seis días antes de las pasadas elecciones municipales, es lesivo para el municipio y ha iniciado los trámites judiciales para anular aquella recepción.

El anterior consistorio recepcionó el polígono a pesar de que faltaban muchas obras por hacer. El alcalde, Fèlix Sans, explicó que el Ayuntamiento acude a los tribunales porque si pasan cuatro años después del acuerdo de recepción ya no puede anularse y el consistorio debe asumir la obra.

Costaría 3 millones

Sans explicó que poner al día el polígono al pie de la N-340 es inasumible para las arcas municipales, ya que supone una inversión de unos 3 millones de euros y el presupuesto anual del municipio es de 2 millones, de los que sólo puede destinar a inversiones unos 300.000 euros.

El exalcalde Josep Fonts (CiU), que firmó la recepción del polígono, explicó en el pleno municipal que para la aprobación «nos basamos en informes técnicos y jurídicos. Si hubiese informes desfavorables no se hubiese recepcionado».

En el gobierno que aceptó el polígono estaba José Angel Pascual (PP), ahora en la oposición. Señala que «había informes técnicos y de secretaría e intervención que hacían suponer que el polígono estaba para recepcionar». Pascual puntualiza que la iniciativa no fue del consistorio. «Los promotores ofrecieron la recepción y el Ayuntamiento, basándose en los informes técnicos, lo recepcionó».

El actual Ayuntamiento ha iniciado el proceso para paralizar la recepción, pero el grupo de CiU está en contra de la medida, ya que considera que no se ha dado audiencia a partes que pueden estar implicadas, como los anteriores secretarios e interventor municipal, así como promotores o propietarios de parcelas. Pero el actual alcalde considera que se ha dado audiencia a todos los interesados y se han mantenido 30 reuniones sin llegar a conclusiones, por lo que ante la urgencia de anular la recepción se opta por la vía judicial.

‘Se busca paralizar’

La concejal del PSC en el actual gobierno, Nuria Güell, sospecha que los intentos por parte de CiU para paralizar la anulación de la recepción buscan que venza el plazo para anular la recepción. El exalcalde Fonts niega esa intención de ganar tiempo. «Argumentar lesividad no es el mejor sistema. Debe llamarse a todas las partes para que se expliquen», señala. También recrimina al actual gobierno que tras la recepción había un año de garantía para resolver deficiencias y la aceptación del polígono se hizo en mayo de 2011.

El alcalde preguntó a su antecesor «¿qué solución hay? Falta un mes y medio para que el Ayuntamiento ya no pueda recurrir y deba asumir el polígono inacabado y debemos actuar para evitar que esa actuación suponga la ruina para el pueblo».

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También