Más de Tarragona

‘Benvingut al poble’ gana los Syllabus de la URV

Universidad. Cinco cortometrajes son galardonados en el concurso en el que participan alumnos de Comunicación Audiovisual de la URV

MIQUEL LLABERIA BASELGA

Whatsapp
Imagen de los ganadores de la edición de este año. FOTO: CEDIDA

Imagen de los ganadores de la edición de este año. FOTO: CEDIDA

Los Premis Syllabus han vuelto este año después de que en 2020 no se pudieran realizar a raíz de la pandemia. El pasado martes 29 de junio se llevó a cabo la proyección y entrega de los premios en el Aula Magna del Campus Catalunya, donde cinco cortometrajes lograron conquistar algún galardón ante un jurado muy profesional, formado por Núria Villazán directora de Machín, toda una vida y guionista; Eulàlia Iglesias, periodista y crítica especializada en cine y audiovisuales; y David Serra, guionista y periodista.

Benvingut al poble fue el corto más galardonado con los premios de mejor cortometraje, dirección, dirección de fotografía, diseño de sonido y actor secundario. En este nos encontramos con un escritor de Barcelona en medio de una crisis creativa que se toma un descanso en Prat de Comte, «un pueblo perdido en la montaña» donde el protagonista no entiende muchas de sus costumbres.

Miguel Olmedo, uno de los alumnos que trabajó en su rodaje, explica que la idea surgió cuando propusieron pasar unos días en el pueblo de una integrante del grupo para desconectar: «a la hora de hacer la lluvia de ideas volvió esta y poco a poco fuimos perfilándola hasta llegar a la definitiva». A su vez, también comenta las dificultades añadidas por las restricciones sanitarias, por lo que todo el equipo pasó un test de antígenos antes del rodaje.

Por otra parte, David Ávila, estudiante y miembro del rodaje de Shock, pieza que fue premiada al mejor guión y actriz secundaria, asegura que se sienten «satisfechos y agradecidos» con el resultado. «Sinceramente, no esperábamos ganar ningún premio», admite Ávila. No obstante, critica que hubo desconocimiento a la hora de disponer de los equipos de grabación de la universidad.

Aun así, ambos coinciden en lo positiva que fue la vivencia. «Creo que la experiencia fue brutal […] hemos aprendido mucho sobre cómo funcionan los rodajes», asegura Olmedo. Ávila, por su lado, admite que extrae aprendizajes como «paciencia como elemento indispensable y preparación previa con tal de tener que improvisar el mínimo».

Asimismo, también se entregaron premios honoríficos a dos grupos de estudiantes de Comunicación Audiovisual del curso anterior, ya que su edición fue cancelada el año pasado. Estos fueron para el documental Revelant mirades y para el cortometraje Saecula Saeculorum.

Temas

Comentarios

Lea También