Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Beret: "No soporto la avaricia ni el ego"

El sevillano Beret regala hoy lunes en la Tarraco Arena Plaça una tarde (19 horas) llena de música para «saltar, disfrutar y emocionarse»

SÍLVIA PETIT

Whatsapp
Foto: cedida

Foto: cedida

Tiene 23 años, la cabeza perfectamente amueblada, el corazón lleno de cosas bonitas y la poesía y el ritmo hip hopero en la sangre y todo eso hace que sus letras sirvan para algo; algo como hablar de los problemas de la vida, de las luchas internas por querer y querernos, de plantarle cara a enfermedades como la ansiedad y de contar que tenemos miles de complejos sueltos que debemos vencer. Su madre lo parió como Fran, y el mundo lo conoce como Beret; nació en la Sevilla de sus amores y ahora emociona a adolescentes y a los que tenemos casi 50 con una ‘jartá’ de canciones que nos pellizcan el alma y nos hacen, como mínimo, empatizar con los otros e incluso con una misma.

Hola Fran. Estará usted contento con la que ha liado...

Jajajajaja, la verdad es que es bien bonito lo que está pasando y me alegro de hacer sentir y causar en ti y en otras personas todo eso que has dicho.

Estoy convencida de que hoy usted le va a dar la vuelta a la Tarraco Arena Plaça. No se puede imaginar las ganas que tiene Tarragona de verle.

Pues me alegro un montón y no por llenar un espacio, sino por compartir todo lo que canto y lo que cuento y que la gente pueda vivir y disfrutar una noche bonita con la música y el buen rollo como artistas invitados.

Lleva una temporadita que no para en casa. Eso es buena señal porque parece que Beret es imprescindible en los conciertos y festivales de este año.

Casi no tengo vacaciones y voy rascando 4 o 5 días para descansar y ver a mi gente, pero de qué me voy a quejar si esto me hace feliz y me lo paso en grande. Todo esto me llegó un poco por casualidad y fue el público quien decidió escucharme y unirse a mi locura, y aquí estamos.

Usted es tal cual ¿verdad? No hay postureo, no canta un estilo definido, no planifica ni espera nada y resulta que se los lleva a todas y a todos de calle.

Mi único plan es ese, no planificar. Mi objetivo es no premeditar nada porque te aseguro que se vive más feliz y si llega, pues de puta madre. Las cosas tienen que venir solas y el efecto es mucho más bonito.

Yo tengo casi 50 años, soy fan de Beret y me voy al concierto con las hijas de mis amigos que tienen de 10 a 20 y que también son fans de Beret. ¿Cómo lo ha hecho esto?

Eso es lo que más me gusta de subirme a un escenario; ver que hay público de todas las edades. Me encanta ver que la música puede llegar a todo el mundo, que no hay razas, ni años, ni condiciones. En estos cuatro años ha venido gente que ahora son padres y están ahí con sus hijos. Me fascina.

¿Beret canta verdades?

Beret es Fran, un chaval de 23 años que sufre, disfruta, padece y vive como cualquier otro. El amor, el desamor, los defectos, las pasiones, los fracasos y los éxitos son el pan de cada día de todos. Los que tienen y los que no, los que lo dicen y los que se callan y el que no, miente. Nos sentimos débiles, pero no pasa nada. Yo le canto a eso porque eso yo también lo vivo.

Pero en todas sus canciones hay algún mensaje y me parece que Beret ha sufrido bastante para lo joven que es.

Es que yo no me he librado del sufrimiento y cuando compongo hablo de todo eso. Por eso me gustaría que desde pequeños tuviéramos claro que la única persona de la que tenemos que depender es de nosotros mismos, que pasemos de las presiones sociales y de las chorradas de la gente y que no piensen nunca que el dinero y el éxito da la felicidad.

Entonces usted no es feliz; tiene éxito y mucho.

Soy feliz y mucho, pero mi felicidad no depende de la música; me hacen feliz cosas mucho más sencillas, que nadie se equivoque.

¿Usted es consciente de que ahora es el ídolo de una gran masa y que lo que usted diga es una verdad como un templo?

No me gusta nada que me idealicen, ¡para nada! quién soy yo y qué he hecho para que alguien me vea como un ser diferente. Soy un tío muy natural y normal y la gente me conoce porque soy cantante pero no por eso soy más importante. Pero si mi mensaje llega a gente, lo escucha y lo pone en práctica no me da ningún miedo porque son siempre cosas positivas.

¿Usted sigue teniendo ídolos?

Sí tengo ídolos pero no idealizo tanto. Por supuesto que me sigo emocionando cuando veo cantar o tocar a alguien que me gusta pero me ha cambiado un poco el concepto. Como todo en esta vida, hay artistas que te sorprenden para bien y otros con los que no te quieres cruzar más.

¿Cómo ve el mundo?, ¿Cree que nos lo estamos cargando?

El mundo es una locura y para que esto cambie tenemos que cambiar las personas y eso es muy difícil. Me jode, me molesta la avaricia y hay demasiada. Me gustaría que desapareciera el ego porque sólo provoca daño.

¿Cambiaría algo de su mundo?

Haber disfrutado un poco más de todo esto porque va muy rápido y a veces no te das ni cuenta de qué ha pasado. Me hubiera gustado tener la capacidad de vivirlo todo más tranquilo y más sereno.

Usted habla abiertamente de la ansiedad que sufre. Le felicito Fran, creo que ser un ídolo no es sólo por cantar bonito sino por mostrar sus debilidades

Gracias, de verdad. No entiendo por qué un cantante no puede hablar abiertamente de sus mierdas. Yo tengo un trastorno que puede hacerme sentir miedo extremo ante situaciones como salir a la calle o cantar en público. ¡Vamos, ideal para lo mío!

Y cómo lo hace para escapar de ese miedo?

Es muy complicado salir de la ansiedad y la única forma de curar el trastorno es poder olvidar el síntoma teniéndolo. La ansiedad no se cura, pero se olvida.

Si usted nos deja, esta noche todos y todas le ayudaremos a olvidar la maldita ansiedad y cantaremos fuerte para hacerla bien pequeñita.

De eso se trata Sílvia, de estar todos unidos y ya te digo yo que el mundo sería más bonito. Yo prometo regalaros una noche llena de música para saltar, llorar, emocionarse, disfrutar y de alguna manera, abrazarnos.

Temas

Comentarios

Lea También