Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Bienvenida" a una temporada de cruceros de récord

Arranca una temporada de cruceros de récord con un nuevo espacio de bienvenida. El Refugi 1 se estrenará el próximo lunes para el embarque y desembarque, lo que permitirá operativas de hasta 1.400 personas al día. La inversión realizada asciende a 90.000 euros

N. R.

Whatsapp
El Tarragona Port Welcome Center está en el Refugi 1. FOTO: alfredo gonzález

El Tarragona Port Welcome Center está en el Refugi 1. FOTO: alfredo gonzález

El Sea Could II atracaba ayer a las 8 de la mañana en el Moll de Costa. E una embarcación pequeña, con tan solo 94 pasajeros, mayoritariamente ingleses y algunos asiáticos, que llamaba la atención por sus velas y su estética tradicional. Era el quinto crucero de una temporada que empezó el Viernes Santo y que de nuevo será de récord para el enclave tarraconense.

Las previsiones que ha dado a conocer el Port de Tarragona afirman que hasta el día 3 de noviembre atracarán un total de 65 cruceros, lo que significa un crecimiento del 14% respecto al año pasado. Y esto hace que la cifra estimada de pasajeros se sitúe en estos momentos en 110.000 personas, 11.874 más respecto 2018, cuando ya se asumieron cifras récord.

«El nuevo espacio está dimensionado pensando en un posible crecimiento del servicio»

La actividad crucerista en Tarragona alcanza niveles de madurez y consolidación. Lejos quedan los 13.393 viajeros que llegaron en 2016. Y esto explica la entrada en funcionamiento del nuevo espacio de bienvenida, que a partir del próximo lunes día 6 se estrenará en el Refugi 1 del Moll de Costa.

Bajo el nombre de Tarragona Port Welcome Center, servirá para facilitar las operativas de embarque y desembarque, lo que permitirá gestionar la entrada de 700 personas y otras 700 de salida. Unos datos que en días puntuales, en los que coinciden hasta dos embarcaciones, llegarán a los mil pasajeros. 

Con una superficie de 1.300 metros cuadrados, el Welcome Center ha supuesto una inversión de 90.000 euros por parte de la Autoritat Portuària. Además, según explicó su presidente, Josep Maria Cruset, «está dimensionado pensando en un posible crecimiento del servicio».

Agilizar el proceso
La habilitación de este espacio llega motivada especialmente por la apuesta de la naviera italiana Costa Cruceros, que este año operará desde Tarragona el Costa Fortuna, con capacidad para hasta 3.470 personas. Representa un incremento significativo respecto al año pasado cuando, con el Costa Victoria, esta cifra era de 2.400 viajeros. De esta forma se acabará con la provisonalidad en las instalaciones del Moll de Llevant, cuando la operativa tenía que hacerse entre la aduanilla y una carpa provisional, que finalmente quedarán en desuso, mejorando la calidad en el servicio.

«Las personas que vengan con tiempo para embarcar podrán visitar el Moll de Costa»

El nuevo Welcome Center está dividido en dos espacios. Uno es para los que inician su viaje desde Tarragona y el otro para los que lo finalizan. El primero es el más grande, con una superficie de hasta 815 metros cuadrados. Los cruceristas se encontrarán con un primer punto de orientación en la puerta y a partir de ahí tan solo podrán entrar los viajeros. Estos tendrán a su disposición cuatro mostradores, en los que podrán proceder a hacer el check in. En este punto pasarán el control de seguridad y de identificación. Aquí también dejarán sus maletas y se les proporcionará un número para coger el autobús hasta el crucero. A partir de ahí, las personas que inician su viaje ya podrán despreocuparse de todo.

Las maletas pasarán por el escáner. «Es un proceso conjunto entre el personal de cruceros y la Guardia Civil, que garantiza el tema de la seguridad en el crucero», afirmaba Cruset. Si no se detecta ninguna incidencia, el equipaje ya puede ser cargado en el camión, siendo previamente precintado para que no pueda manipularse. En el caso contrario, se avisaría a la persona afectada por megafonía, para que en una habitación a parte pueda procederse a la inspección.

Para la espera se ha habilitado una zona con un mostrador con información turística, por si estas personas tienen algunas horas antes de embarcar y consideran la posibilidad de visitar la ciudad. También se les ofrecerá la posibilidad de hacer una visita a las instalaciones del Moll de Costa, como el Museu del Port, el Museu d’Art o El Teatret. «Es una oferta lúdica de cara a las personas más prudentes, que con antelación ya están aquí y tampoco quieren moverse mucho», decía el presidente del Port.

En la sala de espera, con capacidad para 1.205 personas, hay disponibles 96 asientos, con acceso wifi gratuito, y una zona de máquinas de vending. Por megafonía se avisará de la llegada de los autobuses que deben llevar al pasaje hasta el barco.
‘Check out’

En cuanto a las personas que llegan a la ciudad, la operativa es más sencilla. En este caso, el autobús les llevará desde el crucero al Refugi 1 y en este punto ya podrán recoger su equipaje y marcharse.

La zona de párking del Refugi 1 se habilitará también para facilitar este procedimiento. Una parte estará reservada para los autobuses y taxis. También se habilitará un espacio de estacionamiento para los familiares a partir de la modalidad Kiss&Go, de forma que tendrán unos diez minutos para despedirse, descargar las maletas y abandonar la zona.

La habilitación de estas instalaciones se hace de forma provisional para cubrir los déficits del Moll de Llevant. Pese a ello, el objetivo de la Autoritat Portuària pasa por la construcción a corto plazo del nuevo Moll de Balears, que debe permitir ganar capacidad en un futuro. 

Cruset afirmó en una entrevista en el Diari de Tarragona, que se publicó el pasado 17 de marzo, que los servicios técnicos del puerto están redactando los estudios complementarios a la ejecución de este proyecto y que está previsto que antes del verano estos estén acabados. Posteriormente, los informes se mandarán a Puertos del Estado, con el objetivo de que antes de acabar el año puedan iniciarse las obras. Su ejecución se prolongará por espacio de dieciocho o diecinueve meses, de forma que a mediados de 2021 podrían estar acabadas. Pese a ello, ayer el presidente del enclave tarraconense no entró en detalles.

Tan solo apuntó que el proyecto se presentaría tras el periodo electoral. 

Las previsiones de crecimiento son optimistas. Aunque aún hay interrogantes que deberán resolverse. Uno de estos es la respuesta del sector comercial los domingos ya que este año los servicios de Costa Cruceros están programados en festivo. Las dudas se resolverán el 26 de mayo.
 

Temas

Comentarios

Lea También