Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Blockchain: ¿La tecnología que acabará con los intermediarios?

Bancos, agentes de la propiedad inmobiliaria, registradores, abogados o notarios asisten a la eclosión de una herramienta que les arrebata el control de los datos y los distribuye en red

Rafael Servent

Whatsapp
Blockchain: ¿La tecnología que acabará con los intermediarios?

Blockchain: ¿La tecnología que acabará con los intermediarios?

En los bancos están preocupados. ¿Qué les inquieta? Pues la posibilidad –cada vez más cercana– de que no les necesitemos como intermediarios para llevar a cabo transacciones financieras. ¿Y eso? Eso tiene un nombre: tecnología Blockchain o de ‘cadena de bloques’. Que, tal y como explica el tortosino Josep Pegueroles, profesor de la Escuela de Telecomunicaciones de la UPC y experto en seguridad de la información, es la tecnología que permite «garantizar la autenticidad e integridad de una información sin requerir de una entidad central en la que confiar».

Que no es poco. Documentos, bases de datos o libros contables son algunas de las informaciones que pueden acabar en estas redes que funcionan «con un algoritmo que te permite tener una base de datos completamente distribuida, donde en lugar de tener una entidad que vigila la integridad de un libro contable, esa vigilancia se distribuye entre agentes que no tienen por qué tener confianza entre ellos», explica Pegueroles.

El típico documento que colgamos en ‘la nube’, en un sitio como Drive, y que subimos ahí porque confiamos mucho en la profesionalidad (y la bondad) de la gente de Google. Pero que aquí, en lugar de dárselo a Google (o a quien sea que nos ofrezca tecnología a cambio de darle a un inocente botón de «Estoy de acuerdo con los términos y condiciones»), ese documento se lo confiamos ahora a una red distribuida de desconocidos. No mucho más desconocidos que Google, pero con mucho menos poder individual que Google. De hecho, sin ningún poder individual. Aunque con todo el poder colectivo.

¿Cómo? Pues porque con la tecnología Blockchain, gracias a que no hay nadie que concentre ese poder, toda transacción u operación es permanente e inalterable sin el consenso de los miembros de la red distribuida. Es decir, que nadie nos puede modificar el documento o falsear las cuentas.


 
El misterioso Satoshi Nakamoto y otros enigmas
Satoshi Nakamoto es el alias bajo el que se esconde el desarrollador o el grupo de desarrolladores de la moneda electrónica Bitcoin y de la tecnología Blockchain que la hace posible. Apartado ya (o eso ha dicho) de este proyecto –que vive de forma autónoma gracias a la comunidad de desarrolladores que trabajan en su código abierto desde que éste se hizo público–, no son pocos quienes han querido rastrear su identidad. Hasta el momento, sin demasiado éxito. 
 
La primera aparición pública de Satoshi Nakamoto (a quien muchos atribuyen un origen en algún país de habla inglesa de la Commonwealth) fue en un paper (publicación científica) de octubre de 2008,  en un foro de Internet bitcoin.org. En él proponía una solución al problema del double spending (doble gasto) en las monedas electrónicas (la posibilidad de ‘fotocopiar’ monedas hasta el infinito), con la tecnología Blockchain como respuesta a los posibles desmanes de entidades emisoras centralizadas. Pero Satoshi Nakamoto no fue el principio.
 
Antes de él (o de ellos), en el primer Internet de los años noventa, los gurús de la criptografía y la seguridad informática Ross Anderson y Bruce Schneider (ellos sí, sin alias) ya hablaron de esta posibilidad.


Una contabilidad pública persona a persona, en red, sin necesidad de ninguna autoridad central ni operador acreditado. Así que no sólo los bancos deberían estar alerta. APIS, registradores oficiales, notarios o abogados son algunos de los colectivos que sin duda verán alterado su statu quo con esta tecnología.


Mucho más que bitcoins

Pero... ¿Eso del Blockchain no era lo de los bitcoins? Pues sí. Y no. Los impulsores de la tecnología Blockchain son a la vez los impulsores de la moneda electrónica Bitcoin, que se sustenta sobre esa tecnología. Pero hasta ahí el vínculo. Bitcoin es una moneda, Blockchain es una tecnología que va mucho más allá.


El minero retirado
Ramón Padilla, en su tienda Infocoste de Salou.
Ramón Padilla es responsable de la tienda Infocoste, en Salou. Repara dispositivos móviles. Hace dos años instaló en su tienda un cajero automático de bitcoins, que ahora no funciona. Todo va muy rápido aquí. Empezó como minero, donde se ganó unos cuantos bitcoins validando transacciones y confirmando bloques. Llegó a tener un ordenador dedicado a hacer de nodo. Ahora, los mineros están en China. Hay granjas enteras de ordenadores en naves industriales procesando algoritmos, en busca de bitcoins. 

  • Bloque Un bloque es un conjunto de transacciones confirmadas e información adicional que se ha incluido en una cadena de bloques. Cuenta con códigos alfanuméricos que enlazan con el bloque anterior y el siguiente. En Bitcoin, los bloques se cierran y se enlazan a la cadena cada diez minutos.
  • Minero Los mineros son chips u ordenadores dedicados que utilizan algoritmos para verificar las transacciones que se llevan a cabo en la red, y que una vez verificadas se integran en bloques de datos. En Bitcoin, cada vez que un minero completa un bloque (cuando el bloque se enlaza con el bloque anterior), recibe una pequeña cantidad de bitcoins como recompensa.
  • Nodo Un nodo es un ordenador conectado a una red distribuida que utiliza un software para almacenar y distribuir una copia actualizada en tiempo real de la cadena de bloques. Cada vez que un bloque es confirmado y añadido a la cadena, la operación se comunica a todos los nodos para que lo añadan a las copias que almacenan.

Para Susana Martín, economista y cofundadora del Instituto de la Moneda Social y coorganizadora, junto a la UOC, del cuarto Congreso Internacional de Monedas Sociales y Complementarias que se celebra en Barcelona entre el 10 y el 14 de mayo, explica que «la cadena de bloques se puede usar para monedas sociales y para muchas otras cosas: es un protocolo de transmisión de valor, con una criptografía que valida transacciones por consenso».

«Ahora –prosigue–, los bancos dan fe de que A ha transferido a B. El Blockchain es una forma descentralizada de gestionar el sistema de pagos. Pero también servirá para los registradores públicos, o para las patentes: hay grandes posibilidades de agilizarlas y hacerlas fiables». ¿Desaparecerán los notarios? No lo cree así Martín, igual que no cree que vayan a desaparecer los bancos. Simplemente, se adaptarán: «En lugar de dar fe (algo que podrá hacer la cadena de bloques), tendrán que reforzar su papel de asesores, haciendo que la gente comprenda lo que está a punto de firmar». 

«A medio plazo –coincide Josep Pegueroles, de la UPC–, APIS, notarios o abogados se tendrán que adaptar. Es una tecnología que ha venido para quedarse, no es una moda. Y que para mí, tiene un impacto comparable a cuando aparecieron los certificados digitales, que nadie sabía bien qué hacían, pero que después todo el mundo tiene en su DNI o pasaporte electrónico». 

Temas

Comentarios

Lea También