Bonavista mejorará sus conexiones a partir del 2022

Endesa tiene previsto finalizar su parte de los trabajos en el plan parcial 10 a lo largo del mes de diciembre

NÚRIA RIU

Whatsapp
Una nueva acera en sustitución del viejo camino de tierra. PERE FERRÉ

Una nueva acera en sustitución del viejo camino de tierra. PERE FERRÉ

«Objetivamente habrá una mejora sustancial y a partir de enero Bonavista estará mucho mejor conectada con la carretera del norte, respecto a hace un año o dos». Es la respuesta que el concejal de Territori, Xavier Puig, daba ayer a la cuarentena de vecinos de este barrio que el pasado domingo por la tarde se concentraban para exigir la reapertura «inmediata» del Camí de la Coma, para mejorar la seguridad del barrio. La entrada en funcionamiento de este vial de acceso no podrá hacerse hasta que terminen las obras de urbanización del plan parcial 10, que inicialmente estaban previstas para el mes de noviembre, pero que finalmente se prolongarán hasta principios del año que viene.

Desde el Ayuntamiento se asegura que este retraso se debe a que «la obra que falta por hacer requiere de un paso previo, que es que Endesa acabe de quitar las torres eléctricas que irán soterradas». Unos trabajos que, según afirmó, «quizás deberían haber empezado antes», pero que ahora mismo están en marcha. Esto ha comportado una demora adicional de las obras que ya se habían retrasado «por el tema de la Covid y después por cuestiones logísticas».

Pese a ello, el responsable de urbanismo del Ayuntamiento puso en valor que, con esta actuación, «se generarán dos carriles nuevos hacia Buenos Aires y Bonavista, lo que significa una descongestión importante para entrar y salir del barrio, a los que hay que sumar dos carriles más para ir a Campclar desde la avenida principal del PP10». Una mapa final que, según apuntó, «objetivamente mejorará mucho la situación» ya que «multiplicará» las calles que salen del barrio desde el sector norte.

El tercer teniente de alcalde recordaba que esta es una obra valorada en un millón de euros, que sigue adelante con el objetivo de dar «máxima movilidad, accesibilidad y seguridad» al barrio. No obstante, abría la puerta a que si más adelante hay que abrir un vial adicional, «el Ayuntamiento está abierto a mirarlo y a trabajarlo».

Mientras tanto, la compañía Endesa sigue sobre el terreno con los trabajos para el soterramiento de la línea que cruza por el punto por el que discurría el antiguo Camí de la Coma, y que se prevé que finalicen a lo largo del mes de diciembre. La actuación es de alta complejidad, ya que afecta a 24.000 usuarios, y se ha dividido en cinco fases. Por el momento, ya se han ejecutado tres y está previsto que este mismo jueves se siga con la cuarta. «Es una operación que no puede hacerse de una sola atacada. No puede irse más rápido de lo que vamos», indica Carmen Cárdenas, técnica superior de Endesa en Tarragona Norte. Para cada una de las fases, la eléctrica recibe toda la documentación por parte del contratista para hacer la cesión, se comprueba que todo está correcto y cuando hay el ‘ok’ hay que mandarlo a Industria de la Generalitat, que emite el acta de puesta en marcha. A partir de ahí, puede procederse a la descarga, para que pueda llevarse a cabo la desconexión y su posterior conexión a la red subterránea.

La compañía asegura que ya tiene la autorización para abordar la cuarta fase esta misma semana. No obstante, aún falta autorizarse la última ya que «la documentación no estaba bien completada por parte del contratista». La empresa calcula que esta podrá llevarse a cabo a inicios de diciembre para que acto seguido, cuando esté todo tramitado, pueda procederse a desmontaje del centro de transformación y del resto de torres metálicas. Con todo, Cárdenas afirma que «nos gustaría tenerlo todo finalizado en diciembre». Tan pronto como acabe esta parte, podrá continuarse con las obras de urbanización.

Temas

Comentarios

Lea También