Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CCOO pidió a Iqoxe bunkerizar la sala de control en 2016

El sindicato lamenta que la compañía no hiciera caso de las peticiones de los trabajadores de aislar la instalación en la que murió un operador de planta en la explosión del día 14

A. SALDAÑA - N. PÉREZ - AGENCIAS

Whatsapp
Los sindicatos denuncian  «muchos» accidentes en Iqoxe. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los sindicatos denuncian «muchos» accidentes en Iqoxe. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

CCOO asegura que Iqoxe había acumulado 73 incidentes y accidentes laborales en los últimos cinco años, desde que fue adquirida por el grupo Cristian Lay. Según apunta, se trata de una cifra «anormal», por su alto número, en las empresas químicas de Tarragona. El sindicato lamenta que la compañía no hiciera caso de las peticiones de los trabajadores de bunkerizar la sala de control, en la que murió un operador de planta en la explosión del pasado 14 de enero. CCOO también denuncia que los estudios de evaluación de riesgos psicosociales indicaban que el 98,5% de los trabajadores tenían un ritmo de trabajo que les suponía un riesgo «muy alto», y que los dirigentes de Iqoxe, el día antes de la deflagración, calificaron de «simple opinión».

El secretario general de CCOO Industria de Tarragona, José Manuel Martín, hizo público un resumen de diferentes aspectos relacionados con la seguridad en Iqoxe que su sindicato ha puesto sobre la mesa en los últimos años. Según indicó, en la mayoría de ocasiones las demandas no fueron escuchadas.

Martín señaló ayer que entre los 73 incidentes y accidentes hay de diferentes características. Los más graves habrían sido conatos de incendios y alguna fuga, que habría desembocado en una exposición de trabajadores a óxido de etileno.

El representante de los trabajadores apuntó que el 9 de noviembre de 2016 los delegados de prevención ya pidieron que se bunkerizara la sala de control, al considerar que se estaba ampliando la planta y que cerca de la sala había nuevas instalaciones peligrosas. El secretario general de CCOO Industria de Catalunya, José Antonio Hernández, puntualizó que «todas las grandes empresas químicas» de Tarragona tienen este tipo de salas muy protegidas, pero no pudo concretar si se trata de una medida obligatoria. Para Hernández, una mayor protección de la sala habría reducido el impacto de la explosión en este espacio.

En declaraciones al Diari, José Manuel Martín asegura que si alguien le dio el visto bueno a la sala de control, ahora debe explicar por qué. Porque sí, seguramente cumplía la normativa, de hecho tenía una licencia para operar, pero, según él, «puedes aprobar con un cinco o con un diez. Creemos que en la industria química el tema de la seguridad no puede estar nunca en mínimos, no podemos conformarnos con un cinco, sino que hay que exigir los máximos, el diez», sostiene Martín.

La empresa siempre ha defendido que ha cumplido con todas las medidas que marcaba la ley y desde la conselleria de Empresa se afirmó que Iqoxe no tenía carencias en seguridad industrial.

Escaso impacto de las sanciones

En este sentido, Martín también se queja de la escasa fuerza que tienen las sanciones. «Una falta grave se sanciona con 6.000 euros, ya sea una empresa pequeña o grande. Una multa de esta cantidad igual te hunde el negocio de un emprendedor, pero para una empresa química que factura y gana millones de euros cada año esta multa es irrisoria. Al empresario le sale más rentable pagar cuatro o cinco sanciones al año que llevar a cabo una inversión grande para subsanar definitivamente el problema, que es lo que habría que exigir», señala el representante de CCOO.

La situación es diferente en seguridad laboral. El conseller de Treball, Chakir El Homrani, indicó la semana pasada que se había sancionado a la empresa en diferentes ocasiones por este motivo. Los sindicatos han ido más allá, y han expuesto que «los delegados manifestaron preocupación por la carga de trabajo» de los empleados, que en ocasiones suponían «hacer turnos de doce horas para cubrir las bajas».

Con todo, en noviembre de 2018 se inició un informe sobre riesgos psicosociales entre los trabajadores. «Un 98,5% de ellos estaba en un ritmo de trabajo con un riesgo muy alto; un 1,5%, con riesgo medio y ninguno, sin riesgo», reveló Martín. Además, afirmó que «el día antes del accidente» desde la empresa se les trasladó que aquel informe era «una simple opinión, una encuesta». «En los estudios de riesgos psicosociales participan todos los trabajadores, y si se detecta un incumplimiento se puede actuar vía Inspección de Trabajo», recordó Martín. Aunque sobre este aspecto pidió que «afloren las bajas encubiertas» en la química tarraconense.

Críticas a la AEQT

Los sindicatos también han sido críticos con el papel de la Asociación Empresarial Química de Tarragona (AEQT) tras la explosión en Iqoxe. Según explicaron, en la reunión que mantuvieron anteayer con la entidad y el secretario general de Treball, Josep Ginesta, la AEQT afirmó que no podía llegar a acuerdos porque no actuaba como patronal. «No nos podemos desgastar con alguien que reconoce que no puede llegar a acuerdos», indicó Hernández, que instó a buscar un interlocutor válido para buscar soluciones en materia laboral y de seguridad en el polígono químico de Tarragona. Por ello, afirmó que «cuando no encuentras un interlocutor, hay unos por encima, que son Fomento del Trabajo y Pimec, que representan a todos los sectores», y les instó a dialogar.

El papel de las grandes empresas

Para José Manuel Martín, «las empresas grandes, que son las que mejores medidas de seguridad tienen, están en la obligación de exigir a las más pequeñas esas mismas medidas de seguridad, porque también les afecta a ellas, ya que están al lado y en muchos casos son sus proveedoras de materia prima».

La Generalitat también emitió ayer un comunicado en relación con la Asociación Empresarial Química de Tarragona. El departamento de Treball pidió a la AEQT «aclarar su representación para constituir la comisión de seguridad y salud laboral del complejo petroquímico». Ginesta ha solicitado además a la asociación que traslade a los dirigentes de Iqoxe que «sería bueno que tuvieran un cambio de actitud en la forma que se relaciona con la administración» porque «no es bueno que dé informaciones contradictorias».

Temas

Comentarios

Lea También