Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

CDC de Tarragona cierra en falso las sanciones a los exediles hasta después del 27-S

Los afiliados acuerdan dejar para después de las plebiscitarias los resultados del 24 de mayo y la crisis con los exconcejales
Whatsapp
El presidente del Comité Local de CDC, Jordi Sendra, ayer, justo antes de empezar la asamblea de militantes. Foto: Lluís Milian

El presidente del Comité Local de CDC, Jordi Sendra, ayer, justo antes de empezar la asamblea de militantes. Foto: Lluís Milian

 

Calma tensa en Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) hasta después de las elecciones plebiscitarias del próximo 27 de septiembre. Así podría resumirse la asamblea de militantes que se llevó a cabo ayer, tras haber transcurrido 37 días desde los comicios municipales del pasado 24 de mayo y haber pasado más de cinco meses desde que se convocara el último encuentro con los afiliados en la ciudad. 
Los pésimos resultados de las elecciones locales en Tarragona, en los cuales la federación de Convergència i Unió bajó su representación en el Saló de Plens de la Plaça de la Font de los siete a los tres concejales, hacían presagiar una reunión subida de tono entre la dirección municipal y los afiliados, más después del anuncio por parte del presidente local, Jordi Sendra, de tramitar posibles sanciones contra los miembros del partido que no apoyaron la candidatura encabezada por Albert Abelló. 
Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La mayoría de los cuarenta militantes convergentes que ayer acudieron a la asamblea acordó cerrar temporalmente –y en falso– los desencuentros con el sector liderado por la exportavoz del grupo municipal –Victòria Forns– para centrarse en la cita con las urnas que se llevará a cabo dentro de poco menos de tres meses.
Exediles: sólo Maribel Rubio
A la asamblea de ayer acudieron, entre otros, afiliados históricos como el exalcalde Joan Miquel Nadal; el máximo responsable de la Xarxa Santa Tecla, Joan Maria Adserà; o el exsenador Lluís Badia. Asimismo, por parte del sector crítico que había sido amenazado con recibir sanciones tan sólo acudió la exedil Maribel Rubio, ya que faltaron a la cita la diputada Victòria Forns y los exconcejales Xavier Quintana y Òscar Busquets. 
Al finalizar el encuentro, que se alargó por espacio de poco más de una hora, Jordi Sendra afirmó que el debate interno había sido «exquisito» y que la gran parte de las 16 intervenciones que se realizaron «fueron para situar el 27 de septiembre como la gran prioridad del partido. Debemos remar todos juntos, ya que son unos comicios históricos y trascendentales para Catalunya y para los tarraconenses». 
Especialmente significativo es este cambio de rumbo de los nacionalistas –ahora independentistas– después de que, durante la pasada campaña electoral para los comicios locales, el alcaldable Albert Abelló dejara en un segundo plano el Procés y las aspiraciones de independencia de Catalunya. 
El máximo portavoz de CDCen la ciudad afirmó ayer, sin embargo, que «ahora es el momento de buscar la unidad y de recuperar los resultados que el partido obtuvo en el pasado, tanto en las municipales como en las autonómicas, ya que nuestro objetivo prioritario es que Catalunya pueda ser un nuevo Estado independiente».    
Por ello, Sendra evitó hablar sobre la debacle sufrida el pasado 24 de mayo y afirmó que la tramitación de los posibles expedientes a los exconcejales que remaron en contra de Abelló «es un tema interno del partido» que se paralizará hasta después de los próximos comicios, en los que considera que «todos debemos centrarnos en estar al lado del President Mas». 
‘¿Unió? Seremos más libres’
Jordi Sendra también quiere que, como mínimo hasta después del 27 de septiembre, se mantenga la calma con el exsocio de federación, Unió Democràtica. Por ello, ayer descartó que su partido rompa el grupo municipal con UDC que tiene en Tarragona, si bien sí que destacó que «ahora seremos más libres y es posible que votemos diferente en algunos temas». 
El líder de CDC en la ciudad desmintió, asimismo, que su partido no tenga a ningún militante en el pleno municipal y, por ello, mostró ante los periodistas la inscripción de Albert Abelló como nuevo afiliado de la formación convergente. Asimismo, Sendra no descartó que, a corto plazo, también se dé de alta la otra edil que los independentistas tienen ahora mismo en la Plaça de la Font: Cristina Guzmán.  

Calma tensa en Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) hasta después de las elecciones plebiscitarias del próximo 27 de septiembre. Así podría resumirse la asamblea de militantes que se llevó a cabo ayer, tras haber transcurrido 37 días desde los comicios municipales del pasado 24 de mayo y haber pasado más de cinco meses desde que se convocara el último encuentro con los afiliados en la ciudad.

Los pésimos resultados de las elecciones locales en Tarragona, en los cuales la federación de Convergència i Unió bajó su representación en el Saló de Plens de la Plaça de la Font de los siete a los tres concejales, hacían presagiar una reunión subida de tono entre la dirección municipal y los afiliados, más después del anuncio por parte del presidente local, Jordi Sendra, de tramitar posibles sanciones contra los miembros del partido que no apoyaron la candidatura encabezada por Albert Abelló.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La mayoría de los cuarenta militantes convergentes que ayer acudieron a la asamblea acordó cerrar temporalmente –y en falso– los desencuentros con el sector liderado por la exportavoz del grupo municipal –Victòria Forns– para centrarse en la cita con las urnas que se llevará a cabo dentro de poco menos de tres meses.

Exediles: sólo Maribel Rubio

A la asamblea de ayer acudieron, entre otros, afiliados históricos como el exalcalde Joan Miquel Nadal; el máximo responsable de la Xarxa Santa Tecla, Joan Maria Adserà; o el exsenador Lluís Badia. Asimismo, por parte del sector crítico que había sido amenazado con recibir sanciones tan sólo acudió la exedil Maribel Rubio, ya que faltaron a la cita la diputada Victòria Forns y los exconcejales Xavier Quintana y Òscar Busquets.

Al finalizar el encuentro, que se alargó por espacio de poco más de una hora, Jordi Sendra afirmó que el debate interno había sido «exquisito» y que la gran parte de las 16 intervenciones que se realizaron «fueron para situar el 27 de septiembre como la gran prioridad del partido. Debemos remar todos juntos, ya que son unos comicios históricos y trascendentales para Catalunya y para los tarraconenses».

Especialmente significativo es este cambio de rumbo de los nacionalistas –ahora independentistas– después de que, durante la pasada campaña electoral para los comicios locales, el alcaldable Albert Abelló dejara en un segundo plano el Procés y las aspiraciones de independencia de Catalunya.

El máximo portavoz de CDCen la ciudad afirmó ayer, sin embargo, que «ahora es el momento de buscar la unidad y de recuperar los resultados que el partido obtuvo en el pasado, tanto en las municipales como en las autonómicas, ya que nuestro objetivo prioritario es que Catalunya pueda ser un nuevo Estado independiente».

Por ello, Sendra evitó hablar sobre la debacle sufrida el pasado 24 de mayo y afirmó que la tramitación de los posibles expedientes a los exconcejales que remaron en contra de Abelló «es un tema interno del partido» que se paralizará hasta después de los próximos comicios, en los que considera que «todos debemos centrarnos en estar al lado del President Mas».

‘¿Unió? Seremos más libres’

Jordi Sendra también quiere que, como mínimo hasta después del 27 de septiembre, se mantenga la calma con el exsocio de federación, Unió Democràtica. Por ello, ayer descartó que su partido rompa el grupo municipal con UDC que tiene en Tarragona, si bien sí que destacó que «ahora seremos más libres y es posible que votemos diferente en algunos temas».

El líder de CDC en la ciudad desmintió, asimismo, que su partido no tenga a ningún militante en el pleno municipal y, por ello, mostró ante los periodistas la inscripción de Albert Abelló como nuevo afiliado de la formación convergente. Asimismo, Sendra no descartó que, a corto plazo, también se dé de alta la otra edil que los independentistas tienen ahora mismo en la Plaça de la Font: Cristina Guzmán.

 

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También