Tarragona Tecnología

CaixaBank vuelve con nueva cara a la Plaça de la Font

La entidad bancaria abre un centro Business dirigido a pequeños empresarios

ÒSCAR LASCORZ

Whatsapp
Tres años después, reabre el histórico local. FOTO: PERE FERRÉPRIMER CAJERO AUTOMÁTICO CON RECONOCIMIENTO FACIAL. FOTO: PERE FERRÉ

Tres años después, reabre el histórico local. FOTO: PERE FERRÉPRIMER CAJERO AUTOMÁTICO CON RECONOCIMIENTO FACIAL. FOTO: PERE FERRÉ

En 2017, la Plaça de la Font se quedó huérfana de servicio bancario tras el cierre de la oficina de Banca Privada de Caixabank en el número 45 de la céntrica plaza tarraconense. Tres años después, la misma entidad bancaria ha reabierto este local histórico ofreciendo un servicio llamado Business destinado exclusivamente a microempresas, autónomos, emprendedores, comercios y pequeñas empresas con una facturación inferior a dos millones de euros. «Hemos agrupado gestores especializados en este ámbito que teníamos repartidos en las diferentes oficinas para ofrecer una atención de mayor calidad», explica el director territorial de CaixaBank en Catalunya, Jaume Masana.

Se trata del primer centro Business de la demarcación y, según Masana, se trabaja en la apertura de otro en la ciudad de Reus, ya que también se cumplen los parámetros comerciales que establece la entidad bancaria para abrir una sucursal de esta índole.

El punto fuerte de la nueva oficina es que integra y realza las ruinas del antiguo Circ Romà. Concretamente, el arco de la gradería y sus correspondientes muros de carga. El proyecto de rehabilitación del edificio donde se encontraba el antiguo Café Moka, que permitió resurgir el pasado de entre las ruinas y hacer compatibles los restos arqueológicos con el uso bancario, permitió la creación de un espacio en su interior que acoge los restos del Circ, mostrándolos al exterior gracias al ventanal que hay detrás de la fachada.

La Caixa presenta un cajero con reconocimiento facial en la Plaça Ponent

Con la vuelta de CaixaBank a la Plaça de la Font, se recupera un cajero automático muy solicitado por los visitantes y vecinos de la Part Alta de la ciudad que hasta ahora disponían solo uno en el Carrer Major.

Aprovechando la inauguración del centro Business, Caixabank también quiso presentar otra de las novedades más recientes para Tarragona: los primeros cajeros automáticos con tecnología de reconocimiento facial de la demarcación, ubicados en la Store de la Plaça Ponent. El sistema es el primero puesto en marcha por una entidad financiera a nivel mundial para realizar reintegros simplemente reconociendo al usuario a través de la imagen captada por la cámara del cajero y sin la necesidad de introducir manualmente el PIN.

Más seguridad y privacidad

«Hoy día aún necesitamos la tarjeta para sacar dinero y hacer nuestras gestiones, pero la idea es que no se tenga que utilizar, agilizando así el proceso», reconoce Masana, quien también ve a esta nueva tecnología como una aliada en la guerra contra el coronavirus, ya que «permite reducir el contacto físico de los clientes con la superficie de los cajeros, contribuyendo así a reforzar la seguridad en el uso de los terminales», asegura. Y es que para sacar efectivo, el usuario no necesita tocar el teclado.

El proceso de reconocimiento facial es posible gracias a la cámara y al software capaz de validar hasta 16.000 puntos del rostro del usuario, lo que garantiza una identificación correcta. Para evitar que se pueda usar una imagen estática, como una fotografía, el sistema también realiza un «control de vivencia» en el que se pide que el cliente mueva la cabeza y así verificar que el usuario realmente está presente.

Los usuarios de CaixaBank que quieran utilizar el reconocimiento facial en cajeros deberán contactar con su gestor para realizar el proceso de alta. No es necesario que sean clientes de la oficina Store de la Plaça Ponent.

Temas

Comentarios

Lea También