Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calvario en TGN: dueños que regalan pisos, mafias que revenden llaves y viviendas ocupadas cada día

La ocupación en Tarragona deja situaciones de todo tipo

Raúl Cosano

Whatsapp
Los inmuebles usurpados se disparan un 67% en la provincia. En 2017 hubo 521. La nueva ley de desalojo exprés aliviará a los dueños, que podrán liberar su vivienda en unos pocos días. Foto: Fernando Jiménez

Los inmuebles usurpados se disparan un 67% en la provincia. En 2017 hubo 521. La nueva ley de desalojo exprés aliviará a los dueños, que podrán liberar su vivienda en unos pocos días. Foto: Fernando Jiménez

Pagar 500 euros para echarlos

Diego Reyes, promotor inmobiliario de Tarragona, ha llegado a negociar con los ocupas para que se marchen: «Una vez les di 500 euros para que se fueran. Me salía más barato que emprender el proceso judicial». 

Tres años con ocupas

Una ocupación de larga duración en Salou que se ha convertido en un calvario judicial para su dueño: amenazas, sentencias y recursos. La ocupación se detectó a finales de 2015 y los propietarios aún no han podido acceder.

El comercial que se topó con ocupas

Sucedió en Constantí. El comercial de una inmobiliaria fue a enseñar un piso que pertenecía a un banco, y se topó para su sorpresa con que ya había ‘inquilinos’. Esos ocupas se defendieron diciendo que habían obtenido la autorización del ente bancario.

Se llevaron hasta las tuberías

Ha sido un caso reciente en Tarragona. El dueño de un piso pudo acceder finalmente a su vivienda después de una ocupación y se encontró con un estado deplorable. Los antiguos ocupantes, antes de marcharse, habían desvalijado la casa, desde el cobre hasta las tuberías. 

Ocupación ‘globalizada’

En Parcelas Rión, próximas a la autovía, unas antiguas fincas con huerto y jardín fueron ocupadas por extranjeros. La ocupación se extendió a parcelas colindantes. Al final, había ocupas de numerosas nacionalidades y de varios continentes. Las denuncias ante la polícia apenas sirvieron de nada. Finalmente el proceso finalizó por cuestiones urbanísticas y riesgo de ruina. Las parcelas fueron desalojadas por la policía en un operativo que comportó la demolición. Hoy la zona, incluida en un plan parcial municipal, es terreno para un aparcamiento a las afueras de Tarragona. 

Regalar el piso porque tiene ocupas

«Regalo piso en el centro de Tarragona. No sé cómo estará por dentro, lleva cinco años ocupado y nadie hace nada. Hay denuncia y en manos de abogados». Y continúa el anuncio, muestra de la desesperación por la ocupación que: «Por temas de trabajo no puedo pagar hipoteca, faltan 12 años por pagar 440 euros al mes. Antes que se lo quede el banco y la mala persona que hay dentro, prefiero cederlo». 

Desalojan y ocupan tres días después

Un piso ocupado en la calle Comte de Rius. Hubo una sentencia de desahucio un viernes. El martes a medio día se presenta el administrador del propietario para enseñar el piso a unos nuevos inquilinos. Al llegar encuentra un agujero donde estaba la cerradura y la puerta con una nueva y gente dentro. El inquilino desahuciado era conocido de los nuevos ocupantes y les había facilitado la información y estos entraron en la vivienda. No hubo forma rápida de sacarles. Hubo que interponer un nuevo juicio de desahucio que duró meses. 

        

Reventa de llaves por 100 euros

Piso alquilado en Bonavista. El inquilino dejó de pagar y estuvo tres meses sin hacerlo. Antes de que se le desahuciara vendió las llaves a otros, que se metieron en el piso y se lo llevaron todo, desde las puertas a las ventanas. Acabaron ellos revendiendo la llave a otros por 100 euros.

... Y hasta chalets de lujo ocupados

Uno de los focos en la provincia con más afectación del fenómeno ocupa es Vilafortuny. Esas urbanizaciones hasta hace poco de alto standing han visto cómo se han devaluado, en parte por la acción de los ocupas.

Temas

Comentarios

Lea También