Más de Tarragona

Cambio de cromos en las delegaciones del Govern en Tarragona

Pacto. ERC y Junts acuerdan alternar todas las representaciones territoriales. Òscar Peris y Xavier Pallarès dejarán sus cargos en breve

Octavi Saumell

Whatsapp
Òscar Peris y Xavier Pallarès, en dos imágenes de archivo de la actual legislatura. FOTOs: Pere Ferré/Joan Revillas

Òscar Peris y Xavier Pallarès, en dos imágenes de archivo de la actual legislatura. FOTOs: Pere Ferré/Joan Revillas

El pacto de gobierno que Esquerra Republicana y Junts per Catalunya han sellado para la investidura de Pere Aragonès (ERC) como 132º President de la Generalitat comportará cambios en las delegaciones territoriales. En pocos días, el republicano Òscar Peris y el juntaire Xavier Pallarès dejarán de ser los máximos representantes de la administración autonómica en el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre, respectivamente, después de que las dos formaciones que volverán a reeditar el acuerdo de gobernabilidad hayan decidido intercambiar toda la estructura del Govern en las ocho demarcaciones catalanas.   

Òscar Peris y Xavier Pallarès, en dos imágenes de archivo de la actual legislatura. FOTOs: Pere Ferré/Joan Revillas

Así, Esquerra pasará de tener las delegaciones de Camp de Tarragona, Barcelona, Catalunya Central y Alt Pirineu y Aran a asumir las que hasta ahora estaban en manos de los de Carles Puigdemont: Lleida, Terres de l’Ebre, Girona y Penedès. Con todo ello, en breve Peris y Pallarès abandonarán sus cargos para ser relevados. 

El primero, vallense, ejerce desde principios de 2016, cuando sustituyó a Quim Nin. Durante este tiempo ha compaginado su responsabilidad en el Govern con la de concejal de Desenvolupament Econòmic, Comerç, Turisme y Ocupació del Ayuntamiento de Valls, donde es edil desde 2015. «Cuando estás en política, y más si estás en un gobierno de coalición, eres consciente de que es una etapa provisional y de que todo puede pasar», indicó ayer Peris, quien recalca que los cinco años en el cargo «han sido muy intensos», destacando el hecho de «haber dejado encarado el nuevo Hospital Joan XXIII» y de «haber incorporado al CatSalut el Sant Joan de Reus». 

Igual que Pallarès en el Ebre, 2016 y 2017 estuvo marcado por el choque con el Gobierno Central y los preparativos y la convocatoria del referéndum del 1 de octubre, con la posterior declaración de independencia del 27 de octubre. A raíz de ello, el 31 de octubre de 2017 ambos fueron cesados por la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Ocho meses después, tras la conformación del nuevo Govern de Quim Torra (Junts), los dos fueron restituidos y han liderado desde junio de 2018 en sus territorios una de las legislaturas más complicadas que se recuerdan, con la pandemia del coronavirus, la explosión de Iqoxe, el temporal Gloria o los incendios de la Ribera d’Ebre. «Ha llegado el momento, tras casi once años de camino. Solo puedo estar agradecido por haber tenido el honor de ser la voz del Ebre durante esta década con los Presidents Mas, Puigdemont y Torra», indicó ayer Pallarès.   

Los representantes y alcaldes del territorio hacen una buena valoración de su trabajo. «Ha sido muy positivo, pese a los momentos difíciles que han vivido, como la explosión de Iqoxe, la pandemia o los incendios de la Ribera d’Ebre, indica la presidenta de la Diputació, Noemí Llauradó (ERC), mientras que el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà (ERC), califica la labor de Peris como de «muy buena». «Quiero destacar su resolución en el Palau d’Esports, la Ciutat Residencial, el tan necesario nuevo Joan XXIII o el proyecto Barnahuss». Por su parte, Carles Pellicer, desde Reus, enfatiza que «hemos mantenido una relación fluida y hemos compartido momentos especialmente complicados».   

¿Decisión ligada al Port?

Ahora, según las fuentes consultadas, el objetivo del Govern es escoger a los nuevos delegados «con total paridad», de forma que a parte de repartir equitativamente cuatro y cuatro las designaciones entre Esquerra y Junts, estas también se escogerán al 50% entre hombres y mujeres. 

Asimismo, paralelamente a la desginación de los delegados territoriales, otro de los entes que en breve deberán nombrarse es la presidencia de la Autoritat Portuària de Tarragona (APT), que ahora preside desde noviembre de 2018 el exalcalde de Riudoms, Josep Maria Cruset. Según el acuerdo alcanzado entre ambos socios del futuro gobierno, el cargo será designado por los de Puigdemont, que llevan la batuta del Port desde 2011, ya que será Junts el partido que gestionará la Conselleria de Polítiques digitals, Infraestructures i Habitatge. La duda es si el conseller será el actual de Territori, Damià Calvet, o el de Polítiques Digitals, Jordi Puigneró.   

Temas

Comentarios

Lea También