Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Camille es perturbadora y oscura, como su pueblo

#seriesenvena
‘Heridas abiertas’
es un thriller policiaco con grandes dosis de drama, donde Amy Adams brilla con luz propia. Su actuación es carne de premios.

Yolanda Fernández

Whatsapp
Eliza Scanlen, Amy Adams y Patricia Clarkson forman una familia muy particular en ‘Heridas abiertas’. FOTO: HBO

Eliza Scanlen, Amy Adams y Patricia Clarkson forman una familia muy particular en ‘Heridas abiertas’. FOTO: HBO

Seré yo, que estoy acostumbrada a ver a Amy Adams en papeles más agradables, aunque ya ha demostrado sobradamente su vis dramática con películas como Animales nocturnos o La llegada, pero no deja de sorprenderme la gran capacidad que tiene para interpretar este tipo de personajes. Y en Heridas abiertas lo demuestra sobradamente.

En esta nueva serie de HBO Amy Adams encarna a Camille Preaker, una periodista que por orden de su editor debe regresar a su pequeño pueblo situado en el sur de Estados Unidos, en la América profunda, para investigar la misteriosa desaparición y muerte de dos chicas adolescentes que son encontradas con visibles signos de tortura.

Todo el mundo es sospechoso

Debido a los luctuosos acontecimientos vividos en el pueblo se  vive bajo el toque de queda y cuando Camille (Amy Adams) llega a su pueblo se encuentra con que todo el mundo sospecha del prójimo y parece que la situación no vaya a mejorar mucho. El sheriff y un agente del FBI venido de fuera intentarán esclarecer quién es el culpable, aunque entre ellos no se tengan ninguna simpatía.

La atmósfera que vive nuestra protagonista en su pueblo natal es claustrofóbica y agobiante lo que le lleva a tener angustiosos recuerdos de su infancia y adolescencia que no fue ni de lejos todo lo feliz que a esa edad debería de haber sido.

Camille Preaker es una mujer con profundos traumas por culpa de su tormentoso pasado

Con una madre controladora hasta la enfermedad como es Adora (Patricia Clarkson)  y que ha tratado a su hija mayor de una forma bastante especial, no es de extrañar los traumas que Camille arrastra. Bebe vodka como si fuera agua y su cuerpo tiene signos visibles de todos los traumas que arrastra y que intenta superar aunque lo consigue a duras penas. Volver al pueblo no le ayuda precisamente. Mejor que Camille no tenga nada puntiagudo cerca de ella...

Idas y venidas esclarecedoras

La narración de la historia está sujeta a continuos flashback de la protagonista donde cualquier acontecimiento de la actualidad es el disparo para que su mente vuelva al pasado y recuerde cosas que creía olvidadas.

La manera en que estos flashback se llevan a cabo es magistral, ya que en ningún momento el espectador se desorienta y sabe perfectamente en cada momento donde está.

Heridas abiertas es una serie hipnótica que te exige una atención máxima. Los cincuenta minutos de duración de cada capítulo obligan a una concentración total porque cualquier detalle por insignificante que parezca puede llegar a ser altamente relevante para el devenir de la historia. No pierdas la pantalla de vista nunca.

Calidad garantizada

Heridas abiertas está basada en el bestseller de Gillian Flynn, autora también de la superventas Pérdida que fue llevada al cine. Pero por si esto no fuera garantía suficiente de la calidad de la historia, nos encontramos al frente de la dirección a Jean-Marc Vallée director entre otras del otro bombazo en su momento de HBO Big Little Lies.

Esta miniserie de ocho capítulos que lleva emitidos hasta la fecha tres y que emite todos los lunes HBO, me recuerda mucho True Detective. El mismo ambiente cargado donde la fotografía en fundamental para crear el ambiente deseado de aparente calma y tranquilidad pero que dista mucho de ser real.

La banda sonora es otro elemento a tener en cuenta. Las intros de cada capítulo cambian de música y ya eso, nos da una idea del tono que puede tener el capítulo. Y la música a lo largo del capítulo es muy importante para terminar de definir el estado de ánimo de Camille en todo momento.

En resumen, otra joya que nos regala HBO y que recomiendo si buscas algo un poco más denso, aunque el verano creas que no es el momento para visionarla.

La interpretación de Amy Adams se lo merece.

Temas

Comentarios

Lea También