Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cantos, fe y alegría en la romería del rocío en Tarragona

Los andaluces emprendieron ayer desde El Serrallo la peregrinación al Santuario del Loreto, donde estarán hasta mañana por la noche

Rossi Vas

Whatsapp
La romería salió este viernes de la iglesia Sant Pere de El Serrallo.  FOTO: Alfredo González

La romería salió este viernes de la iglesia Sant Pere de El Serrallo. FOTO: Alfredo González

«Las vivencias aquí son muy diferentes a las que se comparten en Andalucía, pero la fe se encuentra en el traslado mismo y esto es lo más importante». Con estas palabras la multitud de familias, socios de la Asociación Cultural Folclórica de Andalucía en Tarragona, fundada en el año 1984, empezó la famosa celebración de la Romería del Rocío rumbo al Santuario del Loreto.

Dedicada con adoración y devoción a la Madre de Jesús, esta fiesta juntó ayer por la tarde en las puertas de la Iglesia de Sant Pere del Serrallo a unas doscientas familias. Vestidos según marca la tradición, con trajes andaluces y faralaes, los peregrinos contaron entusiasmados acerca de la ruta solemne que siguen durante los tres días.

«Soy de Sevilla, pero llevo en Tarragona desde los 30 años», relató la presidenta de la asociación, Luisa Márquez, de 71 años. Con un vestido largo de un color verde vivo, esta mujer expresó la veneración que desde este círculo le tienen a la fiesta.

Mientras continuaba con su relato, la gente se acumulaba impaciente. Doce carrozas junto a los dos bueyes que llevaban la estatua de María Santísima del Rocío formaban parte de la preparación de la ruta, llamada ‘el traslado de la fe’, según las palabras de Pedro Ceballos.

Este hombre de 70 años se vino a Catalunya con dieciocho. Es originario de Huelva y comparte la añoranza de los demás hacia «las vivencias durante esta celebración», tan distintas en Andalucía.

Son 120 las hermandades en su ciudad natal, y él mismo pertenece a la Hermandad Nuestra Señora del Rocío de Huelva. Orgulloso, enseña la medalla simbólica que lleva. En el 2015 estuvo en Andalucía en estas fechas. «Entonces hice 40 kilómetros caminando», recuerda. 

Aunque sean rutas diferentes, todos están de acuerdo en que «esta es una de las fiestas más importantes y hay que conmemorarla con alegría».

Unas 500 personas se pusieron a hacer el majestuoso traslado, iniciado en la Iglesia del Serrallo. «La gente se va agregando por el camino», explicaba a voces la multitud. 

Un saludo ceremonioso y cantos religiosos marcaron el inicio. Después de los cantos ‘Ave María’ y ‘Salve, Madre’, todos emprendieron la ruta hacia el Santuario del Llorito, portando la Santa Imagen. Cantos y bailes junto con las emociones de alegría y admiración a la Virgen forman una parte importante de la ceremonia.

Entre los lugares sagrados, donde los peregrinos paran para rezar, se encuentra la Iglesia de Sant Pere i Sant Pau. La estatua se queda depositada allí hasta el domingo.

Otros momentos importantes son la ofrenda de flores a los caseteros en las casetas, previamente instaladas para este fin en la zona del santuario, y también la Misa Flamenca y el Rezo del Ángelus.

Según la tradición, se realizan cantos religiosos, saludando de esta manera a los caseteros, a quienes las gentes tiran flores. Un fragmento dulce de la celebración es la Procesión de la Virgen ‘Chica’, llevada por los niños que dan su saludo a los caseteros.

«Todo acabará el domingo sobre las 22 horas, cuando volveremos a Tarragona», contaron Luisa y Pedro, felices de formar parte de esta celebración.    

Temas

Comentarios

Lea También