Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Capturados los siete perros en el Francolí que atacaron a dos ciclistas

Desde hace tiempo la Guàrdia Urbana estaba recibiendo quejas sobre la presencia de estos canes sueltos
Whatsapp
Tres de los perros antes de que fueron cogidos y llevados a una perrera. Foto: Guàrdia Urbana de Tarragona

Tres de los perros antes de que fueron cogidos y llevados a una perrera. Foto: Guàrdia Urbana de Tarragona

Siete perros que habían atacado a dos ciclistas y posteriormente mordido a uno de ellos fueron finalmente capturados por los laceros a petición de la Guàrdia Urbana por el peligro que suponían para las personas que caminan o circulan por el camino paralelo al río Francolí. Al parecer, no era la primera vez que dicho cuerpo policial recibía quejas por las presencia de estos canes sueltos por la zona.

La última intervención policial se produjo el pasado martes. Dos ciclistas, vecinos de Reus, circulaban por el mencionado camino de tierra. Cuando se encontraban a la altura del puente sobre la autopista AP-7 un grupo de perros se abalanzó sobre ellos, provocando que cayeran de la bicicleta. Posteriormente, uno de los canes mordió la pierna de uno de los ciclistas.

Tras recibirse el aviso, la patrulla de la Unitat de Medi Ambient se trasladó al punto y encontró a los ciclistas, quienes explicaron a los agentes lo que había ocurrido. En el mismo lugar se encontraba el supuesto dueño de los perros, un ciudadano italiano de 53 años y sin domicilio conocido. No aportó ningún tipo de documentación ni de él ni de los perros. Sólo portaba una citación del Juzgado de Instrucción número 4 de Tarragona por unas diligencias abiertas en 2012.

Una ambulancia acudió al lugar y curó a la persona herida. Los sanitarios le realizaron una primera cura y dijeron que no era necesario evacuar al herido a un centro sanitario ya que las heridas eran de carácter leve.

El dueño de los perros aseguró que no tenía ninguna documentación de ellos debido a su precaria situación económica. Ante ello se le informó de que se activaría el servicio municipal de laceros para la retirada de los perros ante la peligrosidad mostrada y la reincidencia de las quejas de los ciudadanos. Sobre las ocho de la tarde los perros fueron recogidos y, en dos viajes, fueron llevados a la perrera.

El dueño de los canes se mueve por los márgenes del río Francolí, desde el puerto hasta la zona de El Morell, donde al parecer tiene una especie de cabaña. No sólo la Guàrdia Urbana sino también los Mossos habían ya había recibido quejas por la presencia de estos perros.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También