Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cardenal pide conocer el proyecto 2017 para dar apoyo económico

El presidente del Consejo Superior de Deportes no fija ninguna cantidad y advierte que buscarán una fórmula que permita un ´ahorro adicional´ para los Juegos
Whatsapp
Los representantes de las sedes con Cardenal en el centro.  Foto: Alfredo González

Los representantes de las sedes con Cardenal en el centro. Foto: Alfredo González

Parecía que estaba hecho, pero no. El anuncio de la visita del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, a Tarragona había desatado las mejores expectativas para la escenificación de un acuerdo que supusiera el espaldarazo definitivo para el proyecto olímpico en un día clave, justo cuando una parte del equipo del Comité Organizador se encontraba en Pescara para dar cuentas ante el Comité Internacional sobre el estado de los Juegos Mediterráneos 2017.

El optimismo que enarboló el alcalde Josep Fèlix Ballesteros el pasado lunes en la firma del manifiesto para solicitar al Estado que cumpliera con su parte en la inversión para la realización de los Juegos, se tornó ayer en pesimismo general cuando Cardenal hizo su comparecencia delante de los medios de comunicación. El presidente del CSD aseguró que el Estado daba su total apoyo a los Juegos pero condicionaba cualquier partida económica al estudio y análisis del proyecto Tarragona 2017. Con esta afirmación, Miguel Cardenal disparaba un dardo envenenado al comité tarraconense al decir implícitamente que el CSDno estaba al tanto de los movimientos que había realizado el Comité Organizador. «Trabajaremos conjuntamente y estudiaremos las necesidades de financiación que tienen que existir. No hemos estado en los dos últimos años [en el Comité] y no sabemos cuál es el escenario de los Juegos», dijo.

Las reuniones entre las dos partes tienen que producirse prácticamente de urgencia para que una hipotética partida económica pueda entrar en los Presupuestos Generales de 2016. En este sentido, se fijó un periodo de unas dos semanas para entablar una nueva reunión. De todas maneras, Cardenal aseguró que el CSD no podía aceptar de ninguna manera que el Ayuntamiento de Tarragona fijara la cantidad que debía aportar el Estado. «No puedo compartir que usted [en referencia al Ayuntamiento] me diga qué dinero tengo que aportar y que sea usted el que decida en qué se lo va gastar. Cuando una ciudad organiza un campeonato habla con nosotros y entonces decidimos qué financiación podemos ofrecer y en que ámbito», dijo al mismo tiempo que aseguraba que tratarían de encontrar para Tarragona 2017 una fórmula que permitiera «un ahorro adicional».

El presidente del CSD volvió a desmentir que el organismo que preside hubiera acordado ninguna cantidad con el Comité Organizador de Tarragona 2017 y no quiso fijar el montante que el Estado aportará a los Juegos: «En septiembre de 2012 ya advertimos a las sedes que nuestra capacidad de financiación era muy limitada. El Estado no pondrá todo el dinero que falta para los Juegos, nuestro límite es nuestra capacidad presupuestaria. Nuestra partida para infraestructuras en 2013, 2014 y 2015 fue de cero euros y lo que aportemos ahora no tiene que ir destinado necesariamente a infraestructuras».

Cardenal manifestó su compromiso total con los Juegos y vinculó el éxito o fracaso de los mismos, a su persona. Aún así, remarcó que su obligación estaba supeditada a su capacidad de participación en el Comité Organizador: «Siento estos Juegos tanto como el que más y lo que pase en ellos será tan fracaso o éxito para mí como para el alcalde. Eso sí, me siento obligado con ellos en la medida que me dejen participar».

El presidente del CSD hizo hincapié en la desgravación fiscal para los patrocinadores como uno de los esfuerzos económicos más grandes del Estado. «Una desgravación del 90% en las empresas que colaboren en los Juegos es dinero que el Estado deja de recaudar. Esa es una manera de ayudar al proyecto y, en el caso de Tarragona, se ha hecho con mucha antelación», dijo.

La relación con Ballesteros

Miguel Cardenal, que la semana pasada aseguró haber vivido un «desencuentro» con el alcalde Ballesteros, afirmó que no se trataba de nada personal pero dejó entrever que la relación con el Comité de Tarragona no era tan buena como en otras ciudades que han organizado eventos deportivos: «No sé por qué ha habido estos problemas. No tengo nada personal con el alcalde Ballesteros, simplemente las cosas no han venido rodadas. Nosotros hemos tenido una magnífica relación con Maite Fandós de Barcelona. Y eso también vale para aquellos que dicen que no apoyamos estos Juegos de Tarragona porque es Catalunya. Pues bien, Barcelona ha sido la sede de muchos campeonatos y eso prueba nuestro compromiso con Catalunya. Esperamos tener una magnífica relación con Tarragona a partir de ahora».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También