Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Casi 200 multas impuestas en un año a los propietarios de perros

La mitad de los expedientes fue por llevarlo en verano a la playa. Sólo se han impuesto seis sanciones por no retirar los excrementos
Whatsapp
Una persona pasea a su perro correctamente atado por el Parc de la Ciutat, en Tarragona.  Foto: Pere Ferré

Una persona pasea a su perro correctamente atado por el Parc de la Ciutat, en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Casi doscientas multas impuso el año pasado la Guàrdia Urbana relacionadas con la tenencia de perros. Prácticamente la mitad corresponden a llevar al animal por la playa durante la temporada de verano. Durante este 2015 los agentes seguirán controlando la presencia de canes en la vía pública.

Un trámite que es gratuito y obligatorio es tener al animal censado en el registro municipal. Durante el año pasado se detectaron 54 casos en que el propietario no lo había hecho. En cambio, una de las quejas históricas relacionadas con este tipo de animales en la ciudad –que hay dueños que no recogen los excrementos y los dejan en la vía pública– sólo originó seis denuncias.

Durante el año 2014, las diferentes unidades de la Guàrdia Urbana de Tarragona realizaron una campaña de control de perros en la vía pública, que se centraba en el cumplimiento de los deberes legales y la corrección de diversas conductas incívicas que se habían detectado. En total se identificó a 266 personas. Aunque la mayoría de veces se trataba de pedir la documentación aleatoriamente, en algunas ocasiones los guardias intervinieron a raíz de mordeduras, tanto a personas –incluso a una menor– como a otros canes.

También actuaron a raíz de denuncias sobre posibles malos tratos o por molestias vecinales. Durante el primer trimestre, por ejemplo, en varias ocasiones identificaron a las personas que habían okupado un edificio en la calle Méndez Nuñez con numerosos perros, lo que originó numerosas quejas de las personas que residen en los edificios cercanos y de transeúntes.

Principalmente, los agentes velan para que se cumpla la norma relativa a la tenencia de peros de razas potencialmente peligrosas, el control de la recogida de las deposiciones del animal, la seguridad en los espacios públicos con el objetivo de evitar que se lleven a los perros sin atar, la invasión de espacios de juegos infantiles por personas con su perro, el control de la obligatoriedad del censo de perros –que es gratuito– y la obligación de la identificación –implantación subcutánea de un microchip–. Además, los guardias, en el caso de que el perro sea peligroso, velan para que el dueño no deje al can sin atar en los recintos habilitados –pipicán–.

Las quejas de vecinos

La actuación policial viene, en parte, por las quejas que las diferentes asociaciones de vecinos han hecho llegar al Ayuntamiento sobre las molestias que provocan los perros en espacios públicos, producto del incumplimiento de sus propietarios o poseedores de no recoger las deposiciones o llevar a los canes sin atar. Los puntos problemáticos, especialmente por la presencia de excrementos, también son detectados por el Departament de Neteja Pública del Ayuntamiento. Todas las quejas son contestadas por escrito.

Durante el año pasado un total de 61 perros fueron trasladados al Centre de Recollida d’Animals al Municipi de Tarragona. La mayoría fueron recogidos de la vía pública por estar sin dueño. Pero también se dieron otros casos, alguno curioso, como el de un can que se quedó varios días solo en casa y saltaba a la del vecino, o bien otro perro peligroso que estaba continuamente desatado y la dueña carecía de licencia para tenerlo.

Durante el último trimestre del año, según la Guàrdia Urbana hubo un fuerte incremento de llamadas por las molestias vecinales ocasionadas principalmente por ladridos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También